INFORME DE OCTUBRE

Banco Mundial: "no vamos a tener los vientos favorables" de 2003-2013

La región necesita encontrar sus “propios motores de crecimiento”, indicó.

Végh (izquierda) participó de una conferencia en el IEEM. Foto: F. Flores
Végh (izquierda) participó de una conferencia en el IEEM. Foto: F. Flores

En octubre, el Banco Mundial (BM) presentó el informe "Entre la espada y la pared: La encrucijada de la política monetaria en América Latina y el Caribe". En aquella oportunidad, el encargado de conversar acerca del trabajo del organismo desde Washington había sido su economista jefe, el uruguayo Carlos Végh.

Ayer, pero esta vez en una de las aulas del IEEM de la Universidad de Montevideo, Végh volvió a hablar de este estudio, instancia de la que también participaron como comentaristas los economistas Javier de Haedo y Pablo Rosselli (ver aparte). Desde una de las butacas de la sala, el exdirector de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Andrés Masoller, que renunció a su cargo a fines de septiembre, prestó atención a las diferentes disertaciones.

A modo de síntesis de cuál es la foto de la región hoy, el jerarca del BM indicó que se espera América Latina y el Caribe que vuelva a crecer este año (a una tasa de 1,2% tras la contracción de 2016). "No es una cifra para tirar manteca el techo pero por lo menos nos estamos recuperando", ilustró.

Végh añadió que la situación fiscal de los países latinoamericanos es "bastante precaria", lo cual demandará "ajustes fiscales" en la mayoría de ellos.

Uruguay "no es la excepción", comentó, aunque mostró confianza en que hay "cierta posibilidad de poder llegar al 2,5% en el 2019", la meta del gobierno para el final de la administración de Tabaré Vázquez. Los últimos datos marcan que en los 12 meses a octubre el rojo de las cuentas públicas se ubicó en 3,5% del Producto Interno Bruto (PIB).

Este contexto, dijo Végh, supone un "dilema" para los bancos centrales: ¿pueden recortar la tasa de interés de política monetaria para estimular la actividad sin arriesgarse a una mayor depreciación e inflación?

La "encrucijada" que este escenario configura deja dos caminos claros a seguir: llevar adelante una política monetaria procíclica o una contracíclica.

Este tema "mantiene despiertos a muchos banqueros centrales" de Latinoamérica, ya que se trata de una "decisión difícil", dijo Végh.

Reformas.

El economista también se refirió a qué puede esperar Uruguay desde fuera de fronteras. A su criterio, los factores externos están "relativamente estables".

"Ni nos están perjudicando ni nos están ayudando", resumió.

Entre otros, se refería al comportamiento de los precios de las materias primas, las tasas de crecimiento en China y Estados Unidos, y las condiciones de liquidez a nivel global. Éstas últimas, dijo, siguen sonriendo a la región, aunque alertó acerca de la durabilidad de esta situación, producto de una futura alza de las tasas por parte de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo.

Más allá de este diagnóstico acerca de lo que pasa a nivel global, lanzó una advertencia en este terreno: "la región necesita encontrar sus propios motores de crecimiento porque no vamos a tener los vientos favorables que tuvimos entre 2003 y 2013".

Es por esto que se deberán encarar reformas estructurales —educativa, laboral y de pensiones, enumeró— que ayuden a lograr esta expansión de la actividad. También se deberá invertir en infraestructura e incrementar el comercio internacional. "Vamos a tener que depender de nosotros mismos", afirmó.

Por otro lado, Végh hizo foco en los niveles crecientes de deuda pública que tienen los países de la región. El promedio es 58,7% del PIB, guarismo que en Uruguay es todavía superior: está por encima del 60%. El "problema" de tener una deuda "tan alta" (además de los vinculados a su sostenibilidad, dijo) es que "determina en gran parte la calificación crediticia".

Uruguay posee grado inversor "pero no tiene mucho espacio" en este terreno, reflexionó Végh.

Proyecto de cincuentones: "gol en contra histórico"

A su turno, De Haedo y Rosselli comentaron algunos aspectos del trabajo del BM, y también mecharon algunos temas de la agenda actual. Sobre la polémica de los denominados “cincuentones”, De Haedo calificó al proyecto enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento -y que cuenta con la oposición del equipo económico liderado por el ministro Danilo Astori- como un “gol en contra histórico”. En tanto, Rosselli dijo que es “profundamente inconveniente e injusto” el planteo propuesto para solucionar este reclamo. “Debiera hacerse con criterios razonablemente medianos”, indicó.

Un día después del anuncio de incrementos tarifarios dado a conocer por el gobierno, Rosselli señaló que algunas de las tarifas se encuentran “en niveles insosteniblemente altos”. Como ejemplo de esto, apuntó al gasoil -su precio subirá 4,8% en enero- que, dijo, está 40% por encima de los precios de paridad de importación. En relación al futuro, De Haedo indicó que Uruguay tiene frente a sí “dos años de lo mismo”, fruto de una “Argentina cara” que lo seguirá “impulsando”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)