PANORAMA

Airbnb lucha por sobrevivir en Nueva York

Airbnb se enfrenta a su supervivencia en la Gran Manzana mientras Andrew Cuomo, el gobernador de Nueva York, tiene previsto firmar un proyecto de ley que acabaría con el negocio de alquiler de viviendas en la ciudad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nueva York

La start up de San Francisco ha emprendido una campaña para intentar sortear la legislación, ofreciéndose a introducir un sistema de registros de huéspedes obligatorio para que las autoridades tengan un seguimiento. 

También añadiría un compromiso de que cada vivienda limite su cupo a un alquiler para evitar perjudicar al sector hotelero.
Cuomo deberá decidir si firmar el proyecto de ley a finales de esta semana. De convertirse en ley, impondría multas de hasta 7.500 dólares a los anfitriones que anuncien su casa a través de la plataforma Airbnb.

Linda Rosenthal, miembro de la asamblea estatal que ha redactado el proyecto de ley, asegura que las concesiones de Airbnb no son "en absoluto" suficientes. En su opinión, la plataforma ha contribuido a reducir el stock de viviendas a precios competitivos de Manhattan.

El servicio de alquileres por Internet ya ha tenido numerosos enfrentamientos con los reguladores, que acusan a la compañía de reducir el stock de viviendas a buenos precios y de perjudicar al sector hotelero.

PROTESTAS

En Nueva York, los sindicatos de hoteles y las autoridades han sido especialmente sonoros en sus protestas, ante lo que consideran la incapacidad de la compañía de cumplir la ley de alojamientos de 2010 que prohíbe los alquileres a corto plazo en Manhattan, pero que se cumple en contadas ocasiones.

Airbnb ha declarado su intención de pagar impuestos en Nueva York, y calcula que podría generar 90 millones de dólares al año en el Estado con el nuevo sistema de registros. La plataforma también prohibiría el acceso a los que hayan infringido la ley de 2010 en más de tres ocasiones. Airbnb ya ha alcanzado acuerdos fiscales en muchas ciudades, como por ejemplo París, su principal mercado. En Nueva York, Airbnb cuenta con 46.000 viviendas.

Al igual que otras start up de Silicon Valley que han alterado los modelos de negocio tradicionales, Airbnb se ha visto obligada, no sin mostrar su oposición, a aceptar las exigencias de los reguladores locales y de los grupos de presión. 

La empresa ha empezado a experimentar con acuerdos de reparto de ingresos y, según los ejecutivos de la plataforma, esta iniciativa podría extenderse a la ciudad de Nueva York.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)