PORTAFOLIO

El automóvil ya es inteligente

Cada año, la Feria Internacional de la Electrònica del Consumo (CES) de Las Vegas, se convierte en una gigantesca vidriera de tecnologías de todo tipo. Y esta vez la cosa no ha sido para menos. Esta edición ha sido el desembarco, por la puerta grande, de los automóviles con nuevas tecnologías.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
inteligentes

Las marcas han aprovechado para mostrar cómo el coche se ha convertido, ya, en un automóvil inteligente. Tanto, que será posible incluso llamarlo con un simple toque de «smartwatch». Los nuevos BMW y Mercedes arrancarán solo tras «llamarlo» con el reloj o el móvil, vendrán hasta donde esté su dueño y abrirán sus puertas como gesto de bienvenida.

Durante su presentación, el vicepresidente de BMW, Elmar Frickenstein, hizo todo un «remake» de la serie clásica de «El auto fantástico» y llamó al coche a traves de su reloj. Ni que decir tiene que el vehículo acudió de inmediato. Lo mismo hizo Ulrich Hackenberg, de Audi, que durante su presentación mostró cómo controlaba su automóvil con apenas un par de toques de un nuevo e intrigante reloj de LG.

Mercedes, por su parte, también presentó un prototipo futurista, el F015 Luxury, muchas de cuyas funciones pueden controlarse a través de una «app» desde el teléfono móvil. El coche puede programarse para que viaje de forma completamente autónoma, para lo cual los asientos delanteros giran sobre sí mismos para que los ocupantes puedan charlar tranquilamente y cara a cara mientras el vehículo se desplaza.

En los tres casos (BMW, Audi y Mercedes) los coches pueden navegar por internet, integrarse con las agendas, calendarios y correos de los usuarios para convertirse en una auténtica extensión de la vida digital en la que no falta de nada.

Pero muchas otras firmas automóvilísticas han presentado novedades en CES 2015. Entre ellas, Volkswagen, que mostró su Golf R Touch, un vehículo equipado con un sistema de control por gestos que permite al conductor, con determinados movimientos de la mano, acceder a numerosas funciones. 

El coche «observa» continuamente los gestos, tanto del conductor como del copiloto, gracias a una serie de cámaras situadas en el techo, justo sobre las cabezas de los dos pasajeros de la parte delantera. De forma que tienen presente cualquier gesto de sus manos. El sistema se activa alzando la palma de la mano y se desactiva cerrando el puño y volviendo a bajar la mano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)