ACTIVIDAD

En la compra de alimentos se "empieza a hacer economía casera”

Advierten que los comercios minoristas de la alimentación tuvieron que asumir costos que se incrementaron sin poder trasladarlo a precios, lo que provoca una reducción de la rentabilidad de las empresas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El coordinador de la Cámara Nacional de la Alimentación, Marcelo Ríos

El coordinador de la Cámara Nacional de la Alimentación, Marcelo Ríos, señaló que el sector del comercio minorista de la alimentación está sintiendo este año “el freno en el consumo” a diferencia de los niveles registrados en los últimos años.

"Hay mucha cautela en plaza; por más que la gente tiene que comer igualmente se retiene un poco. (Antes) compraba lo más caro y ahora empieza a hacer economía casera”, explicó el ejecutivo.

La organización está integrada por el Centro de Industriales Panaderos del Uruguay; la Unión de Vendedores de Carne; la Confederación de Confiterías, Bombonerías y Afines; la Cámara Uruguaya de Fabricantes de Pastas y la Asociación de Kioscos, Salones y Sub Agencias de Quinielas del Uruguay. Entre estas asociaciones, el sector congrega a unos 2.200 comercios y da empleo a unas 18.000 personas.

Ríos afirmó que los comercios minoristas de la alimentación están enfrentando un declive en los márgenes de ganancia sobre sus ventas.
En esto influye no solo la moderación en el gasto de los consumidores locales sino también el incremento de los costos de producción.

En lo que va del 2015, tanto los panificadores así como las panaderías y las fábricas de pastas se vieron afectados por un incremento del tipo de cambio de un 20% lo que ha incidido en el monto a pagar en dólares para la compra de harina, su principal materia prima, apuntó Ríos.

A esto se suma el costo de mano de obra y cargas sociales, variables que se elevaron aproximadamente en un 12% en el acumulado de los últimos 12 meses, agregó.

“Si este aumento de costos lo comparamos con el incremento de precios del pan, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la suba fue de un 7%. Por lo tanto, gran parte del aumento de los costos no fue trasladado a los precios y fue absorbido exclusivamente por las panadería y las fábrica de pastas”, esgrimió el coordinador de la Cámara.

Por otra parte, el aumento de la carne para los comercios de carnicería rondó en el caso de la media res en un 12% y en un 9% o 10% en los cortes sin hueso.

En el sector, los salarios aumentaron 11%, teniendo en cuenta una estimación del incremento ya vigente al 1º de julio pasado.
El INE, según sus mediciones, señala que la carne en promedio aumentó un 7,5% en materia de precios y, al igual que el sector de la harina, tuvo que asumir costos que no pudo trasladar a precios, afirmó Ríos.

INFORMALISMO

También analizó el problema del informalismo que impacta en el sector. “Hay que erradicar lo informal para que todos podamos crecer a nivel de lo saludable y de la economía”, dijo Ríos, quien sostuvo que los comercios en regla terminan pagando más carga fiscal a causa de la evasión en la que incurren los establecimientos informales.

“Es complicado este tema pero hay que trabajarlo, hay que hacer algo, no nos podemos quedar de brazos cruzados. Las cámaras empresariales estamos afines a colaborar la regularización del sector y de trabajar todos juntos” concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)