GESTIÓN

El valor de la discordia bajo la lupa de Richard Branson

No puedes estar en desacuerdo permanentemente con tus colegas superiores u otros fundadores, pero el debate ocasional es bueno para todos y ayudará a dar forma al enfoque de tu equipo, afirma el empresario fundador de Virgin Group y compañías como Virgin Atlantic America, Virgin Mobile y Virgin Active.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
discordia empresas

El viejo adagio de que ‘una familia que come junta permanece unida’ también aplica para los desacuerdos en los negocios: un equipo que se desafía entre sí tendrá éxito junto.

"En los negocios, como en la vida, no vas a estar de acuerdo con todos todo el tiempo. Hacer frente a las diferencias conforme surgen mientras se sigue abierto a los puntos de vista de los otros es crucial para forjar relaciones de negocios duraderas", sostiene Branson en una columna publicada por El Tiempo de Bogotá.

En casi 50 años en los negocios, "he aprendido que tener un debate sano sobre estrategia y dirección es vital si se desea que una empresa tenga éxito, así que siempre aliento a mis colegas a desafiarme y expresar si están en desacuerdo con alguno de los planes de nuestro grupo".

Por supuesto, "no puedes estar en desacuerdo permanentemente con tus colegas superiores u otros fundadores, pero el debate ocasional es bueno para todos y ayudará a dar forma al enfoque de tu equipo". 

"En las reuniones de la alta dirección de Virgin, no siempre estamos de acuerdo de inmediato en qué inversiones hacer o qué curso de acción tomar. Por ejemplo, en 1999 todos mis colegas superiores se oponían a que lanzáramos Virgin Blue Airlines (ahora Virgin Australia Airlines). Pero otros partidarios de la aventura y yo peleamos duro para seguir adelante, ya que sentíamos muy firmemente que la aerolínea iba a convertirse en un negocio muy valioso; y así resultó ser. Por otra parte, yo mantuve abiertas nuestras Virgin Megastores algunos años más de lo que mis colegas querían y ellos tuvieron razón".

A largo plazo, "el desacuerdo y el debate son saludables; es poco probable que las organizaciones dirigidas por un director ejecutivo que rige a un equipo de hombres que siempre dicen 'sí' tengan éxito. Siempre me he rodeado de colegas que piensan diferente a mí y que aportan habilidades diferentes a nuestras compañías".

"Conforme evalúes los asuntos en los que tú y tus socios no estén de acuerdo, trata de alentar una verdadera conversación de manera que puedan llegar al meollo del problema".

"Evita el análisis mediante un power point, ya que esas presentaciones introducen un tono poco natural y casi robótico que no es útil cuando se está teniendo una discusión".

"Y recuerda que no hay una mejor manera de solucionar una diferencia de opinión que con un debate firme y en tono amistoso; ¡y quizá uno o dos tragos fuertes juntos!", concluye la columna Branson.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)