GESTIÓN

Cuando el jefe de la sección comercial es una app

Hace poco que un universitario sueco aceptó un trabajo bastante poco habitual para la temporada de verano. El estudiante trabaja en el área comercial y todavía no ha conocido a nadie de la empresa donde se fabrican los productos que vende. Es que su jefe es una aplicación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
apps

Esta aplicación estudia los puntos fuertes y las debilidades del equipo de ventas. Le envía productos de una docena de marcas y traza una ruta optimizada que parte de Estocolmo para incluir el mayor número posible de clientes en cada desplazamiento.

Las empresas utilizan las apps para buscar vendedores freelance, que, a su vez, eligen cuándo trabajar y qué misiones comerciales aceptar. La startup en cuestión se llama Universal Avenue, y asegura que la idea es que la venta se vea como un servicio.

Aunque la empresa con sede en Estocolmo es la pionera de esta iniciativa, las funciones de outsourcing que siempre se han considerado fundamentales para un negocio, forman parte de una tendencia que está ganando terreno en algunas empresas. 

Cualquier empresario que necesite enviar personal comercial a posibles clientes a los que es difícil ver en persona, puede hacerlo ahora recurriendo a la fórmula del teletrabajo y el empleo a tiempo parcial.

Este tipo de filosofía, conocida como "economía compartida" se conoce por los servicios ofrecidos a los clientes, como Uber y Airbnb. 

Sin embargo, lo que muestra esta novedosa tendencia es que se puede aplicar a las operaciones entre empresas. En este caso, la iniciativa permite la venta directa para la pequeña y mediana empresa.

Lo que hacen compañías como Universal Avenue no es un outsourcing en el sentido tradicional de la palabra. La empresa sigue formando a sus empleados a través de cursos y pruebas desde su app. Además, trabaja con socios que son trabajadores autónomos. 

Los empleados freelance deciden cuándo y cómo trabajan y su relación con la empresa sólo se basa en sus resultados. Aunque la tecnología empleada es novedosa, el modelo de ventas no lo es. Durante más de 50 años, los estadounidenses se han dedicado a vender Tupperware o productos cosméticos para obtener ingresos extra.

Según el competidor Upwork, el pasado trimestre, los vendedores freelance ganaron casi 10 millones de dólares en la plataforma y al mes se registran 6.700 solicitudes de empleo en la página web, un incremento de un 57% con respecto a hace un año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)