GESTIÓN

5 maneras de sacar lo mejor en los demás

Los buenos líderes pueden sacar lo mejor de sus empleados y mejorar orgánicamente la productividad reconociendo sus fortalezas y sus aciertos y permitiéndoles equivocarse.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
gestión

 Ser líder, o jefe, no es enfocarse en los objetivos o las ganancias sino en sacar lo mejor en los demás. Un estudio de la consultora DDI demostró que 98% de los empleados que tenían buenos líderes se sentían motivados a dar lo mejor de sí mientras que tan sólo 11% con jefes y líderes ineficientes se sentía así. Esto quiere decir que el buen desempeño de un grupo depende en gran medida de la calidad del liderazgo. Se puede lograr un liderazgo efectivo de las siguientes maneras.

Se enfocan en las fortalezas
Los buenos líderes identifican los puntos fuertes de cada miembro del equipo y les dan la oportunidad de utilizarlos para que puedan cultivar y optimizar sus diferentes talentos y capacidades.
Mientras que algunas fortalezas serán obvias, los buenos líderes saben descubrir las que están ocultas. Programar reuniones uno a uno y hacer preguntas como: "¿Qué más te gusta hacer como parte de su trabajo?" y "¿Qué es lo que más extrañas acerca de los trabajos que has tenido en el pasado y por qué?" es una de las formas de descubrir qué es lo mejor que tiene para dar cada uno y cómo prepara el ambiente de trabajo para que esas fortalezas salgan a la vista.

Saben dar reconocimiento

Las personas que sacan lo mejor de los demás también premian y reconocen el buen trabajo. Los líderes a menudo se preocupan porque creen que los elogios dan una impresión poco profesional o que los empleados pueden caer en la complacencia o el exceso de confianza.
Pero de hecho se trata de hacer que una persona se sienta bien consigo mismos, incluso cuando se sienten amenazados o están en tiempos difíciles. Cuando el jefe reconoce los aciertos se tolera mejor que marque los errores.

Saben formar grupos

Ningún equipo de trabajo funciona bien si los integrantes no son compatibles. Un buen líder sabe exprimir la capacidad de sus equipos de trabajo porque conoce las fortalezas y las debilidades de cada uno. Esto le permite formar grupos con vínculos que permitan minimizar las desventajas y exaltar las fortalezas.

No hacen micromanagement
Hacer micromanagement significa vigilar de cerca cada uno de los pasos de un proceso.Sacar lo mejor de los demás significa delegar. Los buenos gerentes tienen cuidado de no excederse con el control. Su trabajo consiste en asignar o dirigir los objetivos generales de trabajo y luego dejar hacer. A veces el miedo al fracaso les hace intervenir aconsejando a cada paso, y eso fastidia porque revela falta de confianza.
Cuando un buen líder permite que su equipo gane confianza en base a aciertos y errores, los está preparando para que sean más eficientes en el futuro.

Crean entornos seguros para la crítica
Un buen líder sabe cómo generar un ambiente seguro que le permita criticar y modificar su plantilla de empleados sin temer posibles críticas o ataques. El buen gerente crea un ambiente de alta tensión porque exige trabajo de calidad, pero también tiene una alta tolerancia a los errores, lo que permite tener un espacio para el error y la crítica. Pero también para la mejora y la adquisición de experiencia.

Fuente: Revista Mercado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)