ENTREVISTA

Oportunidades de negocios para las Pymes uruguayas en Estados Unidos

El encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos, Brad Freden, destacó la creciente dinámica comercial, así como el interés de inversores estadounidenses en desarrollar nuevos emprendimientos a nivel local. A pocos días de culminar su actividad en la Embajada de Estados Unidos en Uruguay, Freden habló con El País.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos, Brad Freden

— Después de pasar los últimos tres años en Uruguay, ¿qué opina sobre la relación actual entre EE.UU. y Uruguay?

—Durante mis tres años en Uruguay, hemos trabajado arduamente con nuestras contrapartes uruguayas para fortalecer más nuestra ya fuerte relación bilateral. Mientras me preparo para dejar Uruguay, es un placer reflexionar sobre lo que hemos logrado juntos. Nuestra relación económica es estrecha y sigue fortaleciéndose. Más de 130 empresas estadounidenses operan en Uruguay y emplean directa o indirectamente a más de 20.000 uruguayos en la economía local. En 2013, Uruguay comenzó a exportar cítricos y cordero sin hueso a Estados Unidos. Nuestro país es ahora el primer mercado de exportación de cítricos de Uruguay y su mayor mercado de carne después de la Unión Europea. En 2014, nuestros países firmaron un memorándum de entendimiento para promover el crecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas, y estamos trabajando juntos en una variedad de proyectos en apoyo a ese acuerdo. También estamos creando más intercambios de estudiantes entre nuestros dos países y siguiendo muchos caminos de cooperación en ciencia y tecnología. De hecho, el año pasado vimos un aumento de más de 8 % en el número de uruguayos que estudian en Estados Unidos y un aumento de 24 % en el número de alumnos estadounidenses estudiando en Uruguay. Además estamos trabajando en apoyo al memorándum de entendimiento que nuestros dos países firmaron en 2014 sobre la promoción de la inclusión social. Hay muchos otros logros que podría destacar, pero estos son algunos de los que me enorgullece haber sido partícipe durante los últimos tres años.

—¿Qué nos puede decir sobre la nueva Embajadora de EE. UU. ante Uruguay?

—La embajadora Kelly Keiderling llegará pronto a Uruguay y no puedo pensar en una mejor persona para representar a los Estados Unidos en Uruguay que ella. He tenido la oportunidad de conocerla durante los últimos meses y me ha impresionado constantemente. Es una diplomática de carrera con mucha experiencia en América Latina. Es una persona dinámica y maravillosamente accesible que habla español con fluidez y está muy ansiosa por conocer al pueblo y la cultura de Uruguay. No tengo duda de que llevará la relación entre Uruguay y Estados Unidos a nuevos niveles.

DIALOGAR Y ESCUCHAR


—¿El acercamiento entre Estados Unidos y Cuba es una señal hacia Latinoamérica para fortalecer aún más los vínculos?

— Como ha dicho el Presidente Obama, su objetivo es que la relación entre Estados Unidos y el resto de la región se base en el respeto mutuo. La cuestión ya no es qué puede hacer Estados Unidos por la región, sino qué pueden hacer Estados Unidos y los países de América Latina conjuntamente como parte de una verdadera asociación.

Trabajar como socios requiere dialogar y escuchar. Creo que pasar del aislamiento a la interacción con Cuba ha demostrado que nuestra promesa de escuchar era más que solo palabras. La nueva relación entre Estados Unidos y Cuba también ha aumentado la capacidad y flexibilidad para que muchos de nuestros amigos de la región trabajen con nosotros. Dados estos avances, no hay duda de que el cambio en la relación entre Estados Unidos y Cuba ha fortalecido la capacidad de Estados Unidos y América Latina para trabajar juntos como socios.

—¿Puede regresar a la agenda pública de análisis y debate la creación de un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) o Estados Unidos ha optado por recorrer el camino del TLC con cada país? ¿Qué lugar ocupa el TIFA?

— En general, la tendencia actual de Estados Unidos es buscar acuerdos de comercio regionales en lugar de acuerdos bilaterales. Por ejemplo: nos alegra mucho haber firmado el Acuerdo de Asociación Transpacífico con 12 países hace algunos meses y ahora estamos muy concentrados en nuestros procedimientos internos, que incluyen la firma del Presidente y la ratificación del acuerdo por parte del Congreso. Una vez que esté ratificado, existe un proceso para países adicionales que deseen unirse, siempre que puedan cumplir con los altos estándares establecidos en el acuerdo. Así que si Uruguay está interesado en seguir este camino, puede ser algo a considerar en el futuro. Mientras tanto, seguimos concentrados en lo que podemos hacer de forma bilateral para fortalecer nuestra relación económica.

-—¿En qué punto se encuentran las relaciones comerciales bilaterales?

— La relación comercial entre Uruguay y Estados Unidos es excelente. Uruguay es un importante socio comercial, especialmente en el sector de servicios. Puede ser que algunas personas no se den cuenta de que el valor de los servicios que Uruguay vende a Estados Unidos es ahora equivalente al valor de los bienes que exporta. Por ejemplo, compramos 40 % del software que se produce en Uruguay. Creo que mientras Uruguay se siga posicionando como líder en servicios y logística, las empresas estadounidenses seguirán respondiendo y viendo a este mercado como parte de sus estrategias para América Latina. Los mercados abiertos, las políticas beneficiosas para empresas y las soluciones innovadoras de Uruguay lo hacen un mercado atractivo para empresas estadounidenses. Creo que hay un gran potencial para seguir creciendo.

—¿Qué avances hubo durante los últimos cinco años en el intercambio comercial y cuáles son los próximos desafíos para seguir incrementando las relaciones comerciales bilaterales?

— Estados Unidos siempre ha estado entre los principales socios comerciales bilaterales de Uruguay. En 2015 fue el cuarto socio comercial de Uruguay, su tercer mercado de exportación y su cuarto proveedor de bienes. Las exportaciones de Uruguay a Estados Unidos se han casi triplicado en los últimos cinco años, pasando de menos de 200 millones a más de 500 millones de dólares. Dos grandes logros de los últimos cinco años han sido la apertura del mercado estadounidense al cordero sin hueso y los cítricos uruguayos. Rápidamente, Estados Unidos se ha convertido en el mayor importador de cítricos uruguayos.

Continuamente estamos buscando nuevas y innovadoras maneras de aumentar nuestro comercio bilateral. Acabamos de cerrar una nueva ronda de conversaciones dentro del Acuerdo Marco de Comercio e Inversiones (TIFA), durante la cual analizamos sectores de cooperación y establecimos una agenda para el próximo año que ayudará a avanzar en el comercio en varios sectores.

En un mundo globalizado, nuestros dos países siguen buscando la mejor manera de vender sus productos y servicios, así como los mejores mercados donde venderlos. La competencia mundial es feroz. Defendemos con firmeza los acuerdos de comercio multilaterales porque creemos que es la mejor manera de asegurar un campo de juego parejo donde todos los países puedan competir de manera justa. Como alguien que quiere ver que Uruguay tenga éxito y prospere, que quiere que Uruguay mantenga su alto estándar de vida, y que admira profundamente el compromiso de Uruguay con la justicia social, los invito a incorporarse a estos acuerdos multilaterales al mismo tiempo que trabajan para fortalecer el Mercosur.

EXPORTACIÓN DE SERVICIOS

—¿Qué pasa con la exportación de servicios?

— Estados Unidos es el tercer mayor comprador de bienes de Uruguay y uno de los pocos países a los cuales las exportaciones de Uruguay siguen creciendo. En comparación, las exportaciones de Uruguay a sus socios comerciales tradicionales, como Argentina, Brasil y China, han decaído recientemente.  Las exportaciones de carne a Estados Unidos son y seguirán siendo muy importantes para la economía uruguaya. Además de la carne, una variedad de productos agrícolas, equipos médicos y paneles de madera se encuentran entre los diez principales productos exportados. Si bien no representa tanto en dólares, Estados Unidos también es el mayor comprador de otros productos uruguayos como motores eléctricos y cítricos.

Estados Unidos es la mayor economía mundial y el mayor importador, dado que importa mucho más de lo que exporta. Mi país está plenamente abierto a importaciones desde casi cualquier parte del mundo. Siempre que los productos cumplan con los requisitos de calidad, precio, gusto del consumidor y normativos, no hay motivo para que otros bienes de gran valor agregado producidos en Uruguay no puedan competir en el mercado estadounidense. Solo mencioné algunos ejemplos de estos bienes y en la medida en que siga desarrollándose el comercio bilateral, espero ver mayores exportaciones de nuevos e innovadores productos.

Y lo mismo se puede decir de los servicios. Me parece fascinante que Uruguay venda a Estados Unidos lo mismo en servicios que en bienes. La tecnología de la información y el software son los productos dominantes, pero hay otros también.

INTERCONEXIÓN ENTRE LAS PYMES


—¿Hay oportunidades de negocios para las Pymes uruguayas en Estados Unidos?

—¡Absolutamente! Como saben, las Pymes están impulsando el crecimiento del empleo alrededor del mundo. En 2014 firmamos un acuerdo para promover y fortalecer las Pymes en los dos países. Desde entonces hemos trabajado intensamente para implementar el acuerdo de manera práctica, concentrándonos en dos áreas: Intercambiar buenas prácticas para apoyar a las Pymes y mejorar su acceso a la financiación. Un aspecto que se está considerando es una plataforma digital que conectaría a Pymes uruguayas con sus pares en Estados Unidos y América Latina. Si bien esto naturalmente llevará algo de tiempo, creo que una interconexión como esta sería muy valiosa para las Pymes locales.

—¿Qué trámite resta cumplir para que los uruguayos que quieren ir a Estados Unidos queden eximidos de visa?

—Estados Unidos saluda el deseo de Uruguay de participar en el Programa de Exención de Visas. Los gobiernos de Uruguay y Estados Unidos han tenido conversaciones sobre los requisitos del programa y seguiremos trabajando con Uruguay para ayudarlo a facilitar el proceso para que pueda cumplir con estos requisitos, que consisten en una serie de acuerdos entre los dos países. En este momento no sabemos cuándo se completará ese proceso. Sin embargo, puedo mencionar que el proceso se ha vuelto más complejo desde que Uruguay estuvo por última vez en el Programa de Exención de Visas. Las recientes negociaciones con Chile, por ejemplo, duraron tres años.

INTERÉS EN INVERTIR

—¿Hay empresas de Estados Unidos que declaran interés en invertir en Uruguay? ¿Cuál es la pregunta que más realizan los empresarios cuando analizan inversiones en Uruguay?

—La Sección Comercial de la Embajada recibe consultas frecuentes sobre los negocios en Uruguay. Algunos ejemplos recientes incluyen a inversores estadounidenses que buscaron información sobre la prestación de servicios (como hoteles y call centers), oportunidades en infraestructura y energías renovables. La exploración en busca de petróleo en las costas de Uruguay ya ha atraído la atención de varias empresas estadounidenses y algunas ya están trabajando en la zona.

Ya se conocen las fortalezas de Uruguay, como el respeto por el estado de derecho, el trato igual a inversores nacionales y extranjeros, y su papel como centro de distribución regional a través de sus zonas francas. Todo esto hace que Uruguay sea muy atractivo para los inversores estadounidenses. Estas empresas contratan personal uruguayo y lo capacitan en habilidades del siglo XXI. Al respecto, me gustaría destacar que cuando me reuní con la Cámara de Comercio Uruguay Estados Unidos, me vi rodeado de directores y gerentes uruguayos de empresas estadounidenses.

COOPERACIÓN ABIERTA

—¿Qué temas se destacan en el ámbito de la cooperación?

—La cooperación entre nuestros países es amplia y profunda. Trabajamos conjuntamente en muchas áreas, desde intercambios educativos hasta técnicas modernas para el cumplimiento de la ley. Permítanme darles algunos ejemplos. Solo en el sector legal y del cumplimiento de la ley, en el último año hemos apoyado una serie de cursos y seminarios que capacitaron a cientos de funcionarios judiciales, entre ellos jueces, fiscales y oficiales de policía, en temas como la reforma judicial, policía comunitaria, investigación de delitos económicos y reforma del sistema carcelario.

En el último año hemos ofrecido actividades de capacitación para más de 100 docentes uruguayos así como becas a través de la Comisión Fulbright para que alumnos uruguayos estudien en Estados Unidos. También hemos apoyado los esfuerzos de asistencia ante desastres de Uruguay, tanto durante las inundaciones del pasado diciembre en Uruguay y en respuesta al tornado de Dolores y las inundaciones de hace algunos meses.

Asimismo, compartimos experiencias con las Fuerzas Armadas uruguayas sobre respuesta ante desastres, ayuda humanitaria y operaciones de mantenimiento de la paz. En los últimos 2 años, hemos colaborado con más de 10 millones de dólares en equipos y capacitación para oficiales uruguayos que participan en misiones de paz y hemos invertido un millón más en educación militar profesional para oficiales militares y funcionarios de defensa civiles. Agradecemos tener la oportunidad de trabajar con los hombres y mujeres de las fuerzas armadas uruguayas.

Para terminar, permítanme agradecer al pueblo uruguayo por la hospitalidad que nos han demostrado a mi familia y a mí durante estos tres años. Este es un país muy especial y nos entristece tener que irnos. Siempre le digo a la gente “pueden sacar al diplomático de Uruguay, pero no a Uruguay del diplomático”. Siempre recordaremos la belleza de este país y a nuestros muchos amigos uruguayos. Gracias por permitirnos compartirlo con ustedes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)