PANORAMA

El bajo precio del petróleo impacta en la energía renovable

Los efectos dominó de una caída sostenida en los precios del petróleo son extensos y profundos. El crudo compite directamente con energías renovables para la generación de electricidad en América Latina.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Petróleo

El mercado de futuros indica que el precio podría recuperarse levemente y llegar a US$ 70 en 2019. Pero la mayoría de los expertos consultados por la BBC coincide en un precio probable de entre US$ 40 y US$ 80 en los próximos años. 

Con estos precios, muchas explotaciones dejan de ser rentables. Las operaciones más afectadas son aquellas de reservas de acceso difícil y costoso, como los pozos de gran profundidad en el mar. La explotación de crudo en el Ártico, por ejemplo, no es rentable a menos de US$ 100 el barril, según Brendan Cronin, de la consultora Poyry Managing Consultants, por lo que los planes de perforaciones en zonas polares podrían ser postergados.

El petróleo de esquisto en EE.UU. contribuyó al desplome de los precios del crudo. Ante el nuevo escenario de precios, la producción del Mar del Norte también corre riesgo. Nuevas perforaciones requieren un precio de al menos US$ 70 a US$ 89 para ser rentables.

En una entrevista reciente con Platts, el jefe de Oil & Gas UK, la asociación que reúne varias empresas de explotación de gas y crudo, dijo que a un precio de US$ 50 el barril la producción del Mar del Norte podría caer un 20%. Esto afectará no sólo a las petroleras sino también a la economía escocesa.

La exploración en sitios de reservas no confirmadas en el sur y oeste de África también se verá paralizada.

El sector de renovables también se ha visto afectado. En Medio Oriente y partes de América del Sur y América Central, el petróleo compite directamente con energías renovables para la generación de electricidad. Si el crudo es barato, habrá menos inversión especialmente en paneles solares.

La caída en el precio del petróleo ha llevado a una reducción en el precio del gas, un competidor directo del sector de renovables que podrían requerir nuevos subsidios. La disminución en el precio del crudo y el gas hace mella en uno de los principales argumentos para invertir en renovables: que el precio de los combustibles fosiles seguirá en aumento.

En tanto, las acciones de Vestas, la principal productora de turbinas eólicas, cayeron un 15% en los últimos seis meses. Y las acciones del gigante chino de producción de paneles solares JA Solar se desplomaron un 20%.

Los bajos precios del petróleo también son un dolor de cabeza para los fabricantes de autos eléctricos. En Estados Unidos, la venta de automóviles híbridos está cayendo mientras que se ha disparado la de vehículos todoterreno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)