ESPACIO ANDA

Promueven el cuidado cardiovascular con actividades educativas

Un equipo multidisciplinario organizó charlas y propuestas lúdicas en los centros médicos de todo el país.

la médica internista María del Carmen Fontáns, encargada del área de estudio y capacitación en salud cardiovascular.
la médica internista María del Carmen Fontáns, encargada del área de estudio y capacitación en salud cardiovascular.
anda
anda

En el marco de la Semana del Corazón, la Asociación Nacional de Afiliados (ANDA) reafirmó su compromiso con la salud cardiovascular mediante una serie de actividades educativas destinadas a generar conciencia sobre los factores de riesgo.

La institución organizó charlas diarias sobre prevención de enfermedades cardiovasculares en la sala de espera de su policlínico central, poniendo énfasis en la alimentación saludable. Además, participó con un stand y actividades lúdicas en una jornada organizada por el Municipio B y la Comisión Honoraria de la Salud en la Plaza Matriz.

Las actividades de prevención desarrolladas forman parte de una propuesta de carácter global de ANDA, dirigida a la promoción de hábitos de vida adecuados para evitar enfermedades. Esta estrategia comienza desde el control del médico general, que es el primero que identifica dificultades a nivel cardiovascular.

“El médico general es como un director de orquesta. Comienza su tarea interrogando y evaluando al paciente, para después derivarlo a las policlínicas, donde se trabaja sobre los aspectos de diabetología, hipertensión, tabaquismo y nutrición”, explicó la médica internista María del Carmen Fontáns, encargada del área de estudio y capacitación en salud cardiovascular.

La experta indicó que los cuidados no pasan solamente por comer sin sal o tomarse la presión. La salud cardiovascular involucra decenas de factores que deben ser atendidos con el objetivo final de cuidar a los tres órganos centrales: corazón, riñón y cerebro. “Perjudicar a uno es poner en riesgo a los otros y arriesgarse a una temprana hipertensión arterial, obstrucción de vasos sanguíneos, problemas renales u otras complicaciones”, apuntó.

En ese sentido, Fontáns señaló que “la prevención comienza en el primer año de vida, al inculcar los hábitos alimenticios a nuestros hijos y generar sus apetencias”. Como primer paso, destacó que no se debe dar sal a los niños, ya que no se trata de un alimento necesario y resulta adictiva. Además, provoca sed y resulta un incentivo importante para el consumo de refrescos azucarados, que inciden en la obesidad.

A esto se suma la necesidad de no consumir alimentos ultraprocesados, dado su elevado contenido de grasas trans y sodio agregado. “Alfajores, papas chips o snacks son totalmente contraindicados. Cada vez más llegan a la consulta niños con obesidad, con colesterol o hipertensión primaria. Esto debe ser una señal de alerta para los padres”, afirmó.

En cambio, frutas y verduras se presentan en la base de una alimentación saludable. Aportan vitaminas y minerales, no contribuyen a la obesidad y colaboran a la baja de la presión arterial. Fontáns explicó que “lo importante es la relación entre el aporte de sodio (sal) y el consumo de potasio. Al disminuir el primero y aumentar el segundo, la presión baja más que si solamente se redujera el consumo de sal”.

Otros puntos a controlar para disminuir el riesgo de un accidente o enfermedad cardiovascular son el tabaquismo y la diabetes. ANDA dispone de policlínicas específicas para tratarlos, donde se trabaja en forma coordinada con el médico de cabecera.

Asimismo, la institución provee a sus afiliados de equipos de medición de hipertensión arterial para que los utilicen en sus hogares en caso de ser necesario, con el asesoramiento de personal especializado.

“No solo con tomar la presión se está protegido, hay que controlarla. Si no recorrimos un camino de educación y prevención desde la infancia, cuando somos adultos es más difícil cambiar las costumbres. Hay que empezar cuanto antes”, concluyó la doctora.

CONSEJOS

- No incluir sal en la comida de los niños. No es necesaria y es adictiva. Sustituirla por otros condimentos.

- Consumir frutas y verduras todos los días. Ayudan a bajar la presión arterial y a despejar los vasos sanguíneos.

- Hacer todas las comidas del día y varias colaciones, cuidando la calidad de la alimentación.

- Evitar el sedentarismo, el tabaquismo y controlar la diabetes.

- Controlar la presión arterial frecuentemente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)