CLAVE

“La renta básica universal sería el mayor logro del capitalismo”

El pensador holandés Rutger Bregmanpropone repartir dinero gratis y la jornada laboral de 15 horas para acabar con la desigualdad

El eterno femenino de una imaginativa pintora
rOGER

El historiador Rutger Bregman (Westerschouwen, Holanda, 1988) irrumpió en el debate ideológico de su país hace tres años con la publicación de su ensayo Utopía para realistas. El texto se divulgó primero en Internet, en sitio The Correspondent. Colaborador en medios como The Washington Post o The Guardian, Bregman cree viable sacudir el capitalismo con propuestas como la renta básica universal, reducir las jornadas laborales a 15 horas semanales o abrir fronteras para acabar con la desigualdad.

En el sur de Europa, el debate ahora se centra en cómo seguir financiando el Estado de Bienestar. ¿Ve viable añadir al sistema una renta básica universal?
La renta básica es un complemento de las partes fundamentales de la sociedad del bienestar que debería añadirse a la salud y la educación pública. Pero hay cosas que esta renta podría reemplazar, en especial a subsidios como el de desempleo, que se ha convertido en un sistema increíblemente burocrático y paternalista, y que no funciona.

¿Entonces los ciudadanos dejarían de cobrar cuando estuvieran desempleados?
La renta básica es la planta cero de la distribución y es incondicional. La obtendrían todos: ricos y pobres.

¿Y cómo se financiaría?
Reemplazaría algunas partes de la sociedad del bienestar. Pero la renta básica es una inversión. Hay muchas pruebas científicas que demuestran que la pobreza es enormemente cara: genera más delincuencia, peores resultados académicos, enfermedades mentales. Sería mucho más económico erradicar la pobreza que combatir los síntomas que provoca.

Critica al Estado por "supervisor" o "paternalista", ¿pero no cree que debe controlarse de algún modo cómo se emplean los recursos públicos?
Los pobres son los auténticos expertos en sus propias vidas. Creo en la libertad individual y la gente sabe qué debe hacer con su vida, pero ahora vivimos de lleno en una sociedad de burócratas y paternalistas. Las investigaciones demuestran que lo mejor es dar directamente el dinero a quien lo necesita en lugar de destinarlo a inspectores y burocracia. A mucha gente le preocupa que la renta básica se derroche en drogas o alcohol, pero en el pasado hubo experiencias que concluyen que ha funcionado sobradamente bien.

Pero en el libro su crítica es general, se queja de que su generación carece de nuevas ideas.
Pero ya hay algunos síntomas para la esperanza. Yo escribí el libro por primera vez en holandés en 2014 y por aquel entonces nadie tenía ni la más remota idea de qué era la renta básica. Ahora sólo en Holanda hay 20 ciudades que han implantado un plan para instrumentarla, se está experimentando en Finlandia y está a punto de hacerse también en Canadá. Eso demuestra que es una idea que va conquistando el mundo.

Aboga por una jornada laboral de 15 horas semanales. Esa idea ya la puso sobre la mesa John Maynard Keynes y no parece que nos hayamos acercado mucho. ¿Por qué cree que ahora es posible?
Durante décadas, mucha y mucha gente pensó que tendríamos jornadas más cortas. Keynes no fue el único. En los años setenta, la mayoría de los economistas y sociólogos estaban convencidos de ello. Pero en los ochenta eso cambió y empezamos a trabajar mucho más. Hoy estamos sobrepasados por el trabajo. Hay dos razones. El primero es el consumismo: compramos cosas que no nos hacen falta para impresionar a gente que no nos gusta. Eso nos hace buscar otro motivo, y es que en los últimos 30 años hemos asistido a un crecimiento disparatado del nivel de trabajos basura.

¿En qué sentido son basura?
Un trabajo basura es un empleo que es calificado como inútil por la persona que lo desempeña. A menudo son trabajos muy bien pagados, pero pueden consistir en mandar correos electrónicos o escribir informes que nadie va a leer. No estoy hablando ni de basureros ni profesores ni enfermeras. Y hay trabajo increíblemente útil que no se paga, como el cuidado de los niños o ancianos o el voluntariado. Si todos ellos dejaran de trabajar, sí tendremos problemas de verdad.

¿Y qué mecanismo usaría para asignar los salarios?
La renta básica sería fundamental, porque por primera vez en la historia permitiría a la gente que pudiera decir no a trabajos que realmente no quiere hacer. Hoy ese es un privilegio sólo al alcance de los más ricos, pero en el caso de que se implantara la renta básica sería un derecho al alcance de todo el mundo. A los niños se les dice que deben estudiar algo que les dé dinero. Con la renta básica podrán hacer lo que quieran en la vida.

Habla de que habrá menos empleo por la tecnología. ¿No puede ser que en lugar de eso se creen nuevas categorías de empleo?
Hemos subestimado la extraordinaria capacidad del capitalismo para generar nuevos trabajos inútiles. Hoy tal vez el 30% de los empleos son inútiles, pero el capitalismo puede convertir esa cifra en el 40%, 50% o 60%. A menos que introduzcamos la renta básica o redefinamos el concepto de trabajo.

Uno podría encasillarlo como antisistema, pero en el libro defiende el capitalismo al afirmar que es un "motor de prosperidad".
La renta básica universal sería el logro más importante del capitalismo. No es una idea absurda, es una plataforma sobre la que arrancar, y le concederá a todo el mundo una herramienta para arriesgarse y emprender. Y en eso consiste el capitalismo.

Fuente: El País de Madrid. La Nación /GDA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)