MERCADO LABORAL

¿Cuál es la respuesta clave para tener éxito en una entrevista de trabajo?

Según muchos estudiosos del trascendental momento de las entrevistas de trabajo, siempre se recibe una pregunta abierta que encierra gran parte del éxito o el fracaso de la postulación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
entrevista laboral

Había pasado ya toda la entrevista para una nueva posición -más conocido como trabajo nuevo en el lunfardo- y al aspirante se lo veía holgado. Sus respuestas eran convincentes y con naturalidad había empezado a creer que pasaba el examen con cierta comodidad.

"Sin embargo llegó el momento en el que me trabé -recuerda hoy el ahora gerente general de una pyme-. La mujer que me entrevistaba me miró tranquila y me preguntó. «¿Tiene alguna pregunta?»."

El hombre sabía que ésa era una parte clave de la entrevista. Sin embargo, se puso tan nervioso que titubeó. "Ehhhh ¿cómo era su nombre que no le recuerdo?", soltó. La mujer respondió y terminó la entrevista. El postulante dice que ese final lo sacó de carrera. "Nunca más estuve en una multinacional. Me dediqué a las pymes desde ese momento", recuerda.

Según muchos estudiosos del trascendental momento de las entrevistas de trabajo, esa pregunta abierta encierra gran parte del éxito o el fracaso de la postulación. "Es el instante en el que se llega a agonía o al éxtasis", dice el Gurú de la cortada de la calle Estomba, parafraseando al título de la obra de Irving Stone, un libro de la vida de Miguel Ángel que hace poco leyó.

Quizá sea algo ambicioso pensar que era la pregunta clave para el futuro profesional, pero por las dudas, la bibliografía de recursos humanos ha desarrollado gran cantidad de soluciones preestablecidas para el instante.

Está claro que ni el entrevistador ni el entrevistado son sinceros. El entrevistador, dueño del efímero poder en ese cuarto, preguntará cosas de manual que el entrevistado contestará también con clichés. Así funciona la teatralización del ingreso. Pero serán estos pequeños detalles, quizá, los que terminen por inclinar las preferencias para un lado u otro.

"No gracias, no tengo ninguna pregunta", puede ser una forma rápida de salir del asunto. Sin embargo, el entrevistador está ansioso por una pregunta que le entregue esa diferencia entre la charla con el anterior postulante y el que le sigue.

Entonces, ¿qué pregunta hacer? Los entendidos en el asunto recomiendan tales como "qué objetivos debería cumplir" o "qué tipo de perfiles alcanzan el éxito en esta compañía". Hay otras que tienen que ver con el cargo como, por ejemplo, en cuánto tiempo se supone que habrá una decisión sobre mi candidatura. Los más afectos al dinero podrán disimular su apego al dinero con una frase del tipo: ¿Cómo es el sistema de remuneración?

"Con cualquiera de estas preguntas pasará desapercibido. Más vale que tenga algo distintivo porque nadie se acordará de usted después de la entrevista", advierte el Gurú.

"Repasé decenas de veces ese momento -dice el ahora gerente de una pyme- y nunca resolví que hubiera preguntado. El tema es que yo soy ahora el que entrevista.

¿Sabe cuál es la pregunta que más me acuerdo? Una que me hizo un joven que me dijo: "Ni usted me va a contestar con sinceridad ni yo le voy a preguntar lo que en realidad quiero saber, ¿no le parece?"

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)