ACTIVIDAD

Señalan déficit al alza entre ingresos y costos en la salud

Para la Federación Médica del Interior (FEMI), la notoria desaceleración económica y el deterioro del nivel del empleo son dos factores de riesgo que impactan en el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), implementado desde 2008.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
femi

El presidente de FEMI, Pedro Ibargoyen, indicó en diálogo con El País que se muestra al alza el déficit entre el crecimiento sostenido de los costos operativos de las prestaciones médicas y el volumen de ingresos de las instituciones de asistencia médica, brecha que actualmente se ubica en 9%.

“Nos encontramos en un punto de inflexión del SNIS, ya que es preciso incrementar la capacidad de gestión para hacer rendir los recursos que actualmente se disponen ante un deterioro progresivo de la financiación del sistema (porque) cada vez hay mayores obligaciones que determinan un aumento de los costos”, afirmó Ibargoyen.

Tras reconocer que existen dificultades para la radicación del médico y su familia en el interior del país, Ibargoyen señala que hay “una amplia cobertura en salud en todo el interior del país”. Es que FEMI, que está celebrando sus 50 años de actividad, reúne a 3200 médicos, que trabajan en todos los departamentos del interior en 22 instituciones de asistencia médica privada de profesionales (Iampp) y en un 75% de los casos también prestan servicios médicos en los hospitales de Salud Pública (ASSE).

INVERSIÓN PRIVADA

En plena expansión de la economía y del empleo, las instituciones de asistencia médica del interior invirtieron para hacer frente a los nuevos desafíos planteados desde el SNIS con la ampliación de las prestaciones, la incorporación de equipos de última tecnología y el desarrollo de infraestructura adecuada a la calidad de atención requerida. “Entre 2007 y 2014, las instituciones han invertido más de US$ 400 millones, de los cuales US$ 175 corresponden a equipamiento tecnológico”, sostuvo el presidente de FEMI.

Entre las instituciones donde trabajan los médicos de FEMI, 820.000 uruguayos del interior del país reciben cobertura en salud. “Para cubrir las necesidades asistenciales, disponemos de recursos cada vez más acotados porque se han sumado muchas prestaciones que no se han acompañado con aumentos en la financiación”, dijo Ibargoyen.

NUEVOS INGRESOS


En tanto, el Ministerio de Salud Pública comunicó que en julio está previsto el ingreso al SNIS de 89.000 pasivos, lo cual demandará una inversión del Estado de US$ 100 millones. Sin embargo, “sólo el 33% de esos fondos llegará al sistema mutual para financiar las prestaciones, porque el grueso de ese colectivo —unos 55.000 pasivos— son usuarios de ASSE”, adelantó el presidente de FEMI.

“En un escenario de restricción del gasto público nos preocupa que la salud se vaya a constituir en una de las áreas de recorte”, concluyó Ibargoyen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)