GESTIÓN

Tommy Hilfiger: "La bancarrota fue mi MBA"

El diseñador y fundador de la marca que lleva su nombre se arruinó a los 25 años. Dice que esa fue una forma de abrirle los ojos en el mundo de los negocios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hilfiger

"Llevo 40 años en el mundo de la moda y ya lo he visto todo", sostuvo Hilfiger desde sus oficinas en Manhattan en declaraciones que publicó el diario español Expansión.

La vida del reconocido diseñador ha estado llena de giros. En 1969, cuando tenía 18 años, empezó vendiendo vaqueros y pantalones de campana a estudiantes universitarios. "Mis padres se lo tomaron muy mal porque querían que siguiera estudiando. No les hice caso. Sabía que tenía madera de emprendedor y que había sitio para mí en el mercado", declaró.

No obstante, su profundo desconocimiento del negocio le llevó a la bancarrota a los 25 años. Hilfiger cree que esta experiencia fue como su "propio MBA. Una forma de abrirme los ojos".

En 1985, con el respaldo financiero de un empresario indio, Mohan Murjani, Hilfiger sintió que estaba preparado para lanzar la mítica marca. Lo hizo con un cartel en Times Square junto a grandes diseñadores de moda masculina:  "Los cuatro mejores diseñadores de ropa de hombre son Ralph Lauren, Perry Ellis, Calvin Klein y Tommy Hilfiger". Desde entonces, Tommy Hilfiger se ha afianzado como una de las grandes marcas de ropa a nivel mundial.

Cuando la marca se convirtió en un éxito, Hilfiger se dio cuenta de que no estaba interesado en gestionar el negocio, por lo que, en 1989 se lo vendió al empresario canadiense Lawrence Stroll y al magnate de la moda Silas Chou, que operaba desde Hong Kong.

Aunque tras la operación Hilfiger se quedó con una participación del 22,5%, insiste en que la pérdida de propiedad nunca le quitó el sueño. "Hubo una época en la que me plantee dirigir el negocio y quedarme con los derechos, pero llegué a la conclusión de que siempre sería algo pequeño y lo que yo quería era construir una marca con presencia global", explica.

Con respecto a la actualidad, el diseñador dice que ha habido un cambio en el sector de la moda por la globalización. "Siempre habrá compradores que adquieran lo que estamos vendiendo. En última instancia, el poder de un diseñador de marca es algo que nunca decaerá", concluye Hilfiger.

Fuente: Expansión.com.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)