ELECCIONES PONEN INCERTIDUMBRE

¿Qué esperan los analistas para la economía uruguaya?

En algunos indicadores prevén que esté mejor que el promedio regional.

En 2018, la economía uruguaya crecerá por encima del promedio de América Latina el año próximo, con uno de los menores déficits de la región (pese a que igual sigue siendo elevado y representa un desafío para el gobierno) y una inflación que está entre las tres más elevadas.

Eso se desprende de lo que esperan consultoras, bancos y AFAP que participaron de la encuesta LatinFocus Consensus Forecast de diciembre (a la que accedió El País) elaborada por FocusEconomics.

"Si bien la aceleración en el crecimiento es positiva para la región, el ritmo de la recuperación será gradual teniendo en cuenta el desempeño del año pasado. Además, es necesario abordar los desequilibrios macroeconómicos para poner el crecimiento en una senda sostenible. Sin embargo, el ciclo electoral de la región está generando una gran incertidumbre con respecto a las reformas y las perspectivas de crecimiento. En el corto plazo, las próximas elecciones en Brasil y México están reduciendo el margen de tiempo para implementar las reformas que tanto se necesitan, mientras los políticos vuelven su atención a sus campañas", señaló el informe.

"En el mediano plazo, existe el riesgo de que las próximas votaciones generen parlamentos más divididos, complicando la formulación de políticas", agregó.

FocusEconomics analizó que "las nuevas figuras políticas en los parlamentos podrían ser positivas para las perspectivas de la región, si logran obtener mandatos sólidos y dar paso a las reformas macroeconómicas. En Argentina, el capital político del presidente Mauricio Macri le permitió aprobar varias reformas notables".

En el sondeo de diciembre, "el pronóstico de consenso LatinFocus para la región no ha cambiado y los analistas ven al Producto Interno Bruto (PIB) regional crecer 2,4% en 2018. Se espera que una recuperación de la confianza en la región impulse el consumo privado y la inversión el próximo año, mientras que las exportaciones de productos se benefician de precios globales más altos", afirmó el informe.

"Se espera que Perú y Paraguay sean las economías de más rápido crecimiento de la región el próximo año, con tasas de crecimiento proyectadas de 3,9%, seguidas de cerca por Bolivia. En el otro extremo del espectro, Venezuela tendrá una contracción de 5% y Ecuador crecerá un modesto 1.4%", expresó.

En el caso de Uruguay, las perspectivas tampoco cambiaron y los analistas esperan un crecimiento de la economía de 3,1%, por encima del promedio regional. Las respuestas fueron entre un mínimo de 2% (Moodys Analytics) y un máximo de 4,5% (Cinve).

Esa expansión de la economía uruguaya en 2018 se ve sustentada en un aumento del consumo esperado de 2,7% (frente al 3,5% que subiría este año) y una recuperación de la inversión (que crecería 4,4% frente a una caída de igual magnitud en 2017).

Con ese panorama, los bancos y consultoras prevén que el desempleo se mantenga relativamente en 7,8% de la Población Económicamente Activa (PEA), respecto al 8,1% de la PEA en 2017.

Inflación.

Si bien este año se prevé que la inflación termine dentro de la meta del Banco Central (BCU) por primera vez desde 2010, para 2018 los analistas prevén una leve suba y la ven mínimamente por encima del objetivo en 7,1%. Con ese guarismo estimado, se ubicaría como la tercera mayor suba de precios de América Latina, aunque sin llegar a los dos dígitos de Argentina o los cuatro de Venezuela.

Las respuestas de los encuestados van desde un mínimo de 6,1% (HSBC) y un máximo de 7,9% (Euromonitor International).

Dólar.

El tipo de cambio previsto por los analistas para fin del año próximo es de $ 31,10. Esto supone un aumento de 7,4% desde los $ 28,966 que cotizó en promedio ayer.

La estimación mínima es de un billete verde cerrando 2018 a $ 29,10 (Moodys Analytics) y una máxima de $ 32,40 (Oikos).

De hecho, según las proyecciones realizadas para los otros países, el peso uruguayo es una de las tres monedas que más valor perdería frente al dólar, solamente superada por el peso argentino y el bolívar venezolano. Las únicas dos monedas latinoamericanas que ganarían valor frente a la estadounidense son el peso chileno y el mexicano, según las estimaciones de los analistas.

Déficit.

Reducir el déficit fiscal es el principal objetivo macroeconómico del gobierno y las últimas decisiones en materia de tarifas así lo muestran.

Actualmente el déficit está en 3,5% del PIB y el objetivo del gobierno es llevarlo a 2,5% a fin de 2019. Los analistas consultados por FocusEconomics prevén un rojo de las cuentas públicas de 3,1% del Producto para el año próximo, con un mínimo de 2,5% (HSBC) y un máximo de 3,8% (Equipos Consultores).

En el contexto regional, el ratio del déficit fiscal uruguayo no luce tan mal, ya que solamente para Paraguay, México y Chile se proyectan guarismos menores 

El déficit fiscal ha sido un problema crónico de las economías latinoamericanas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)