FINANZAS DE BOLSILLO

Cómo ahorrar con el celular y evitar una cuenta desmedida

Claves para no gastar de más y tener cuidado con cosas que no son “gratis”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fotos: para ahorrar, es clave enviarlas por WhatsApp cuando hay red Wi-fi. Foto: AFP

El dilema de cuánto cuesta una llamada, si llamar de celular a celular o de móvil a fijo, y la duda existencial sobre si te cobran o no la recepción de un mensaje de texto son historia antigua en el veloz mundo de los celulares. Todo hoy trata sobre datos y servicios accesibles, prácticos, simples y "supuestamente" gratuitos.

¿Quién no conoce a alguien que argumentó cambiar su teléfono por un smartphone para tener WhatsApp que le permite mandar mensajes gratis? Claro que la persona en cuestión probablemente tenía un plan con 300 mensajes gratis y mucho más económico que el que requiere ahora que demanda un uso intensivo de datos.

Los consumos de voz están en caída, mientras que el de Internet o datos crece a pasos agigantados con el aumento de servicios de banda ancha. Los uruguayos usaron 89,8 minutos de llamadas por mes en promedio por celular en el primer semestre de 2016, un 5,4% menos que en el segundo semestre de 2015 y 5,8% menos que en el primer semestre de 2015, según datos de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec).

En el mismo período los servicios móviles con acceso a banda ancha crecieron 14,3% (frente al segundo semestre de 2015) y 30,2% frente al primer semestre de 2015. Mientras en el primer semestre de 2015 los celulares con acceso a banda ancha eran el 42,5% del total de móviles, en el primer semestre de 2016 representaban el 56,4% del total.

El Wi-FI un aliado.

"¿Cuál es la clave de Wi-fi?", debe ser la frase favorita de un usuario intensivo de datos. Tener configurado el celular para utilizar la red de Wi-fi del hogar, el trabajo y los destinos frecuentes permite ahorrar consumo de Internet del móvil. Las compañías calculan que 60% del uso de Internet en el celular en la actualidad sale a través de redes.

Actualizaciones.

La configuración del celular debe estar programada de manera tal que las actualizaciones de sistema y aplicaciones se realicen sólo cuando el equipo está conectado a una red Wi-fi, ya que es uno de los principales consumos de datos.

Peligro, video suelto.

Los videos son los elementos que hacen el uso más intensivo de datos en un celular. Ver un blooper de un minuto en YouTube representa un consumo de 34 MB (megabytes) de Internet. Pero lo mismo sucede con los videos que nos envía un familiar o un amigo a través de WhatsApp, por lo tanto esas imágenes deberían descargarse en ambiente Wi-fi.

La red social Facebook tiene desde 2015 un sistema por el cuál descarga los videos automáticamente, si no se cambia esa configuración, ver al hijo de un compañero de primaria aprendiendo a caminar puede ser costoso para el bolsillo.

WhatsApp y lo gratis.

Es cierto, enviar un mensaje por esta aplicación que tiene más de 1.000 millones de usuarios en el mundo es libre si el cliente está usando una red de Internet y representa un consumo muy bajo de datos en caso de utilizar el servicio de datos del móvil, pero enviar y recibir una foto, una imagen o un video representa un alto gasto.

Paga el que llama y el que atiende.

Lo mismo sucede con las llamadas supuestamente gratuitas que se cursan por WhatsApp o las video llamadas de Skype o Facetime, el servicio de comunicación que tienen los iPhone. No sólo hay que prestar atención cuando uno llama desde este tipo de servicios y hacerlo desde una red fija de Internet, si no también cuando se recibe una comunicación. Atender a un amigo que llama gratis desde su casa por WhatsApp en la calle puede resultarle varios megas de datos a quien atiende.

Ojo con el GPS.

El GPS es una de las aplicaciones más útiles y prácticas que tienen los móviles pero son altas consumidoras de Internet y en movimiento, contar con Wi-fi no es una opción. La alternativa para economizar es descargar los mapas estando conectado a una red antes de salir, y utilizar sólo el navegador —sin acceso a la información de tráfico— durante el viaje. Google Maps y Gear Maps —de Nokia pero disponible para todo Android— ofrecen esa opción y permiten un gran ahorro de consumo.

El Waze, que tiene su principal valor agregado en la información constante de tráfico, no permite el uso offline (cuando está desconectado).

Redes sociales y apps.

Cuando se utiliza Twitter o Instagram, es conveniente hacerlo con Wi-fi. En cada scroll (desplazamiento por la red) se consume una cantidad de datos, porque se cargan todas las fotos. Lo mismo se da en Instagram, cuya configuración ofrece dos tipos de uso de datos: "predeterminada" o "con menos datos". La advertencia en el segundo caso es que las fotos y videos pueden tardar más en cargarse.

Spotify es otra aplicación en la que el usuario puede cuidar su consumo, si así lo dispone desde la pestaña de ajustes.

Lo que se degrada aquí es la calidad de la música, en cuyo apartado se sugieren distintas posibilidades para escuchar: calidad "automática" o "superior" (esta última, se aclara, "consume más datos").

Los usuarios de la aplicación de música en el celular que no hayan contratado el servicio Premium (y por tanto no puedan descargar las listas de canciones para que puedan reproducirse offline) deben estar alertas, ya que el uso del streaming sin cargo impacta directamente sobre los datos. En base a LA NACIÓN / GDA

Con el 4G puede gastar más con igual consumo.

Las empresas de telefonía móvil se encargaron de darle fuerte publicidad al servicio de conexión a Internet que ofrece una velocidad incluso mejor que la de las redes Wi-fi en muchos casos: el 3G y el 4G. Cuando se utiliza uno u otro, el gasto puede ser bien diferente. Es que el consumo que el cliente hace cuando tiene un servicio de mayor calidad disponible es mucho mayor. Un usuario que se pasa de un equipo de 3G a uno de 4G duplica su consumo de datos a los tres meses de haber hecho el cambio. El gasto es el mismo, pero como el 4G hace una descarga rápida y un video del que el cliente vería sólo 15 segundos, en la nueva tecnología se descarga el minuto completo. Además, aplicaciones como YouTube identifican el servicio 4G y descargan con mayor definición el mismo video haciendo que el gasto total de datos para ver lo mismo sea mayor que con el servicio 3G. En Uruguay, al cierre del primer semestre de 2016, el 24% de los celulares tenía tecnología 3G (1.238.377 móviles), el 30% tenía tecnología LTE (4G) —1.495.353 móviles— y el 46% tenía tecnología GSM —también conocida como 2G— (2.355.141 celulares). Esta última permite utilizar datos pero a una velocidad mucho menor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)