MERCADO DE VALORES

BCU limitó las emisiones privadas a 25 inversores

Toda colocación que supere esa franja será oferta pública.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Banco Central del Uruguay. Foto: El País

El Banco Central (BCU) resolvió que las emisiones privadas en el mercado de valores quedarán limitadas a 25 personas y toda colocación mayor deberá hacerse mediante una oferta pública.

Según detalla una circular emitida a principio de mes por el BCU, se buscó "delimitar el ámbito de la oferta pública del de la privada en función de la cantidad de inversores a los cuales va dirigida la misma". La comunicación agrega que "a efectos de aportar claridad y certeza en la normativa se establece un límite cuantitativo el cual, de ser superado ya sea al momento de la oferta primaria o a través de la posterior comercialización del valor, determina que se esté ante una oferta pública".

Las emisiones públicas cotizan en el mercado de valores mientras que las privadas no, sino que los corredores de bolsa la ofrecen internamente a sus clientes.

Además, el BCU estableció que la oferta de títulos emitidos por fideicomisos financieros es pública excepto que se incluya una cláusula que prohiba su comercialización.

El abogado Javier Domínguez del Departamento de Bancas y Finanzas de Ferrere explicó a El País que ambas limitaciones aplican solo a emisiones locales y no a aquellas realizadas en el extranjero y distribuidas en Uruguay.

Respecto al cambio normativo sobre las emisiones de fideicomisos financieros, Domínguez advirtió que "es un desincentivo para los inversores, quienes no podrían deshacer su posición sino hasta el vencimiento del propio título, lo que significa que la inversión no es líquida". Indicó que es esperable que los emisores no incluyan en los títulos la prohibición de comercialización "con la finalidad de asegurarse la buena participación de inversores".

El abogado de Ferrere sostuvo que con estos cambios el BCU intenta ampliar la supervisión sobre los agentes del mercado de valores y evitar arbitrajes regulatorios, es decir que determinadas ofertas que debieran ser públicas, sean privadas por la utilización de ciertas válvulas de escape.

Ya en abril la autoridad monetaria había informado a los corredores de bolsa que iba a implementar reformas. En ese momento, varios agentes consultados por El País dijeron que limitar la oferta privada podría afectar a muchas empresas que se financian emitiendo deuda.

Estructurar una emisión pública lleva tiempo (de seis a nueve meses), tiene altos costos y se debe cumplir con una serie de requisitos, lo que lleva a muchas firmas a optar por el mercado privado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)