LA COMPRA “INDIRECTA”

La compra "silenciosa" de dólares del Banco Central

En últimos tres meses interviene en forma “indirecta” en el valor del dólar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Ariel Colmegna

El 8 de noviembre pasado fue la última vez que el Banco Central (BCU) compró dólares directamente en el mercado cambiario. Sin embargo, entre noviembre, diciembre y lo que va de enero el gobierno —principalmente el BCU— ha intervenido indirectamente y ha realizado compras de divisas "silenciosas" por más de US$ 590 millones. Para tener una idea, en todo 2016 compró directamente US$ 357,7 millones y la intervención total directa (incluye ventas que realizó a principios de año) fue de US$ 644,7 millones.

Las compras "silenciosas" se realizan mediante la modalidad de permitir a los inversores en títulos de deuda pública locales en pesos y Unidades Indexadas (UI) de integrarlos con dólares. Esto es, el inversor que quiere hacerse de títulos públicos en moneda nacional, tiene la opción de pagarlo con dólares en vez de pesos.

Esa opción está disponible desde noviembre y busca evitar que el inversor pase por el mercado de cambios. Sin la opción, el inversor que tiene dólares pero quiere comprar títulos en moneda nacional debería pasar por el mercado cambiario y vender los dólares para hacerse de pesos y eso supondría una presión a la baja al precio de la moneda estadounidense.

Lo que hacen el Central y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) es similar a comprar divisas. La diferencia es que cuando lo hacen en el mercado cambiario pueden decidir cuánto adquieren, mientras que con esta modalidad toman todos los dólares que el inversor pague en las Letras de Regulación Monetaria (LRM) —que emite el BCU— y por las Notas del Tesoro (que emite el MEF).

En el Informe de Política Monetaria del BCU correspondiente al 4° trimestre y divulgado días atrás, la autoridad monetaria señaló que el consolidado BCU-MEF "realizó compras de divisas por US$ 232 millones" en el mercado cambiario. "Dicha operativa tendió a enlentecerse durante noviembre, mes en el cual se registraron compras de divisas en el mercado (cambiario) por US$ 19 millones", agregó. Esas compras fueron el 8 de noviembre y desde allí dejó de intervenir directamente en el mercado cambiario.

"Sin embargo, las compras de dólares continuaron siendo vigorosas, principalmente bajo la modalidad de integración en dólares de LRM, disponible a partir del 1° de noviembre", remarcó el Central.

"En este marco se integraron más de US$ 400 millones entre noviembre y diciembre", agregó. Ese monto, supuso más del 20% del total emitido de LRM y Notas del Tesoro en el período.

En lo que va de enero, según cálculos de El País en base a la información del BCU, el gobierno compró por esa vía US$ 190,7 millones. Por medio de LRM fueron US$ 189,8 millones y por Notas del Tesoro US$ 0,9 millones.

¿Con esta intervención se logra evitar presiones a la baja de la moneda estadounidense? En parte sí, aunque en lo que va de enero el billete verde cae 3,17%.

Según operadores cambiarios consultados por El País, la mayor fuerza sobre el tipo de cambio viene dada por dos factores: la caída del dólar en Brasil (y la misma evolución a nivel internacional) y el ingreso de divisas por turismo.

Los operadores señalaron que es posible que sin la medida del BCU y el MEF, el billete verde podría valer algo menos, pero es imposible saberlo con certeza.

El economista de Vixion Consultores, Aldo Lema dijo a El País que "en cualquier caso, las intervenciones cambiarias no afectan el tipo de cambio real en el largo plazo. Pueden afectarlo muy transitoriamente o acotar la volatilidad en el corto plazo, pero a la larga el tipo de cambio real está determinado por el diferencial de crecimiento respecto al resto del mundo y del comportamiento del ahorro público y privado".

En su cuenta de Twitter, Lema señaló que en los "últimos meses el dólar en Uruguay ha fluctuado en el entorno de $ 28 - $ 29 con el Banco Central acumulando reservas netas por US$ 700 millones".

La contrapartida de esa acumulación de reservas son las LRM que emite el BCU a tasas de interés promedio de 13% anual en los últimos meses. Esas tasas hacen atractivo posicionarse en pesos y explica que los inversores dejen dólares al Central a cambio de las LRM. El hecho de que "las tasas de los instrumentos para la esterilización (las LRM) sean altas es el resultado, en definitiva, de la alta inflación y de la consiguiente instancia monetaria contractiva", puntualizó Lema. En la reunión de su Comité de Política Monetaria —el 29 de diciembre—, el BCU detectó un "cambio de portafolio de los agentes favorable a la moneda nacional".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)