El Central desliza posibilidad de suba gradual cuando se dé en otros países

Falta de pesos contiene al dólar y el BCU aprovecha

El Banco Central (BCU) que mantuvo a raya al dólar durante casi todo el mes mediante venta de divisas, deslizó ayer la posibilidad de empezar a dejarlo subir gradualmente cuando el fortalecimiento sea generalizado entre los países emergentes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En la venta al público esta semana el dólar se afianzó por encima de los $ 29. Foto: F. Ponzetto

En los últimos dos meses, el billete verde había estado al servicio de contener la inflación (una suba del dólar implica aumentos en los precios de productos y servicios que se comercian con el exterior), lo que había sido logrado mediante intervenciones diarias del BCU. Además, el compromiso que asumió el gobierno con empresarios para establecer un acuerdo de precios, fue de que el tipo de cambio no se movería mucho. Ese acuerdo fue a fines de julio y vence a fin de este mes.

El jueves, tras dos días de fuertes ventas de dólares por parte del BCU —alcanzó máximos desde 2002 primero y 2000 luego—, el dólar subió 0,96% y la autoridad monetaria apenas intervino. Esa fue la mayor suba desde que el BCU volvió al mercado cambiario al contado (spot) el 24 de julio pasado tras dos años de no participar.

Ayer, el presidente del BCU, Mario Bergara señaló: "Hemos tenido una participación bastante firme, pero ayer entendimos que no era solo lo que estaba pasando en la región (…) El dólar se fortaleció en todo el mundo emergente y Uruguay no iba a estar ajeno a eso".

Bergara explicó que "no es una ciencia exacta. Hay mucho de percepción y sintonía fina, de estar midiendo qué factores son los más estructurales y qué factores son más circunstanciales. Entendimos que (ayer) el fortalecimiento del dólar era más global" y "estructural" y por tanto "el Banco Central intervino menos".

De todas maneras, indicó que "mientras más volatilidad, más turbulencia y más ruido haya en el mercado más rol para el Banco Central" para suavizar los movimientos.

El tipo de cambio finalizó una semana que comenzó con la leve tendencia alcista contenido por las intervenciones del BCU, pero luego sufrió una volatilidad muy fuerte ante una mínima participación de la autoridad monetaria, cerrando la semana con un alza "punta a punta" de 0,46%.

El dólar interbancario fondo se promedió ayer a $ 28,899, lo que implicó la mayor caída diaria desde el 27 de abril pasado (-0,8%). En este nivel, la divisa acumula un incremento de 1,24% en septiembre y de 18,76% en 2015.

Por su parte, el Banco República (BROU) redujo ayer respecto al jueves 20 centésimos la compra a $ 28,45 y 30 centésimos la venta a $ 29,35. La variación semanal fue de un alza de 10 y 15 centésimos en cada caso.

Por medio de las pantallas de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa) se operaron un total de US$ 251,5 millones entre lunes y viernes. Este monto tan elevado fue generado, en buena medida, por las enormes ventas que efectuó el BCU hasta el miércoles inclusive.

La autoridad monetaria debió intervenir de forma muy fuerte en dichas jornadas para evitar una disparada del tipo de cambio, debido a la marcada disposición compradora del mercado local ante los récords históricos que alcanzó el dólar en Brasil, que llegó a operarse cerca de los 4,25 reales.

En cada una de las tres primeras jornadas de la semana el Central fue aumentando su participación hasta llegar el miércoles a vender US$ 72,5 millones al contado, la cifra más elevada desde al menos junio de 2000, fecha desde cuando El País dispone estadísticas.

El jueves decidió "liberar" el mercado, aprovechando una fuerte caída de la divisa en Brasil, y el dólar dio un salto de casi 1%, superando los $ 29 por primera vez desde agosto de 2004. Sin embargo, ayer se dio un ajuste a la baja, como consecuencia de una lógica toma de ganancias por parte de los agentes que habían comprado divisas a niveles más bajos.

Agentes cambiarios consultados por El País señalaron que, a la toma de ganancias se le sumó el hecho de que varios bancos comenzaron a presentar problemas de liquidez, con lo que debieron vender dólares para hacerse de pesos.

La tasa call, lo que deben pagar los bancos por préstamos en moneda nacional entre sí, tanto el jueves como ayer se llegó a operar al 30%, confirmando la menor disponibilidad de pesos del circuito. La autoridad monetaria vendió un total de US$ 160,6 millones al contado en las cuatro sesiones que estuvo presente y US$ 38 millones a siete días de plazo.

Desde que comenzó a intervenir en el mercado cambiario el 24 de julio, el BCU ha vendido ya US$ 526,9 millones spot y US$ 534 millones forward, con lo que hace un total de US$ 1.060,9 millones.

El BCU tiene actualmente como objetivo prioritario contener la inflación y Bergara lo dejó en claro ayer. "No concebimos la posibilidad de tener un proceso sano de competitividad y de crecimiento de la productividad si no hay estabilidad de precios y si no hay estabilidad financiera. (...) Estamos como siempre tratando de que todos los objetivos se estén satisfaciendo razonablemente a la vez".

El presidente del Banco Central aseguró que "es difícil proyectar un dólar en el horizonte cuando hay toda esta volatilidad" y añadió: En temas de pronósticos el que hoy tira un número concreto con un horizonte de dos, tres o cuatro meses lo hace sin demasiados fundamentos básicos. Ponerle un número al dólar sería un atrevimiento".

SABER MÁS

El temor a la "montaña rusa".


"La sociedad uruguaya todavía tiene ese temor de qué pasa si el dólar salta por eso es que creo que no podemos entrar en una montaña rusa con el dólar", dijo ayer el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara. En 1999 Uruguay tenía tipo de cambio fijo al igual que Brasil, este devaluó y el país no lo siguió. Desde 2002 existe tipo de cambio flotante (se mueve según el mercado), pero el BCU interviene para evitar saltos por ese "miedo a flotar" que señaló Bergara. El dólar fijo del 99 "operaba como una olla a presión y acumulaba tensiones y el día que explotara iba a tener las condiciones que tuvo. Hoy tenemos un régimen de flexibilidad. Hace dos años el dólar valía $ 18 y hoy vale $ 29, no veo el tipo de cambio fijo, se ha ido adaptando gradualmente", indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)