Eleva dinero en caja que lo pone a cubierto en 2016 si Brasil empeora

Gobierno coloca US$ 1.700: para prepararse con "cash"

Aprovechar el momento", "síntoma de confianza", "trabajar tranquilo", fueron algunas frases que eligió el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori para definir y caracterizar la emisión y recompra de deuda que ejecutó ayer el gobierno por unos US$ 1.700 millones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Astori y Kamil hicieron el anuncio ayer en conferencia. Foto: F. Ponzetto

Si la situación en Brasil empeora, pierde el grado inversor por otra calificadora de riesgo (ya se lo quitó Standard & Poors) y eso deriva en dificultades para acceder al financiamiento y/o si la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos sube su tasa de interés, Uruguay ya se aseguró el dinero necesario para 2016. Podría pasar todo el año próximo sin emitir un dólar, en caso que la situación regional o internacional se complique más de lo esperado, graficó un operador.

Con una demanda que alcanzó a US$ 3.000 millones, "un síntoma de confianza muy importante" al decir de Astori, Uruguay colocó un bono global en dólares con vencimiento al 2027 por unos US$ 1.700 millones con una tasa de interés 4,375% que al precio que se colocó determina un rendimiento para el inversor de entre 4,46% y 4,47%.

De ese monto, US$ 1.205 millones es dinero en efectivo, "cash" que va a parar a la Tesorería. Los restantes US$ 500 millones fueron a parar a la recompra de títulos de deuda en manos de inversores con vencimiento a un plazo menor. Esos títulos tenían vencimientos a 2017, 2022, 2024 y 2025 y un monto en circulación que ronda los US$ 2.800 millones.

Con esto y lo que ya tenía en caja el gobierno tiene prefinanciado todo 2016 y parte de 2017. Esto "aumenta significativamente la liquidez del gobierno central" y permite "asegurar el prefinanciamiento del país ante cualquier eventualidad" en "un mundo complicado y una región complicada", afirmó el ministro.

Previo a esta emisión, el gobierno tenía US$ 2.360 millones en caja (lo que equivale a 4,6% del Producto Interno Bruto —PIB—) y con la operación queda con US$ 3.560 millones (6,4% del PIB). Además, el Poder Ejecutivo tiene créditos contingentes (se desembolsan en caso de que se necesiten) que funcionan como una suerte de seguro, por US$ 2.167 millones. "El gobierno central dispone de US$ 5.700 millones de liquidez efectiva y contingente", añadió el ministro.

"Con estos números, Uruguay puede trabajar con tranquilidad" y da "solidez financiera", destacó Astori.

Otro aspecto resaltado por el ministro fue que "varios bancos centrales de Europa" adquirieron el nuevo título de deuda uruguaya. Esto a su juicio es "una de las más altas expresiones de confianza que pueda recibir un país" y también "representa un proceso de diferenciación de Uruguay en el contexto internacional".

Según un comunicado del Ministerio de Economía, la operación permitió "la obtención de fondos en un contexto de tasas de interés aún bajas en términos históricos, y ante el inminente incremento de las mismas", a su vez "re-perfilar los vencimientos de deuda global en dólares de plazos relativamente más cortos" y "crear un nuevo punto de referencia en la curva de rendimiento de bonos en dólares, que permita darle mayor liquidez al mercado y sea atractivo para los inversores".

Astori fue consultado en la conferencia de prensa si tener más fondeo implica poder atender algunas demandas en el Presupuesto. El ministro fue enfático: "esa sería una conclusión que no comparto". Acto seguido pasó el mensaje a la interna del partido de gobierno. "Tener un financiamiento sólido, no significa tener capacidad para gastar", aseguró.

Positiva.

Operadores de mercado y analistas evaluaron como positiva la operación ejecutada ayer. El socio de ProCapital, Javier Gómez dijo a El País que "los mercados emergentes no son lo que eran antes, por suerte los inversores siguen diferenciando los buenos vecinos de los que no son tan buenos".

Gómez recordó que el rendimiento del bono global en dólares de Uruguay al 2024 es de 3,75% y el que vence al 2033 es de 5,2%, por lo que el nuevo título al 2027 con un rendimiento de 4,46% es adecuado.

"La oficina de Deuda tuvo muy buena sensibilidad para captar el momento, antes de que suban las tasas", añadió.

Según el gerente de Mercados Globales del banco HSBC, Enrique Goyetche dijo que "en este contexto regional" complicado, que Uruguay haya pagado 245 puntos básicos arriba del bono de referencia de Estados Unidos "habla bien" del país. Señaló a El País que "el mercado" actualmente "tiene más demanda en el tramo de 10, 11, 12 años que en plazos más largos".

El HSBC fue uno de los bancos que armó la operación —junto al Citi y al Itaú— y Goyetche puntualizó que a nivel local "hubo una demanda importante" de un "grupo variado de inversores" como AFAP, compañías de seguros, bancos y algunas cajas paraestatales.

Por su parte, el economista Aldo Lema dijo que fue una "muy buena colocación" por la tasa de interés, más parecida a la de países del Pacífico que del Mercosur. Es "clave mantener tal diferenciación", afirmó.

SABER MÁS

Emitir en euros, una chance


Con la tranquilidad de tener prefinanciado el 2016, el gobierno puede aprovechar otras ventanas de oportunidad en los próximos meses. "No descartamos" una emisión de deuda en euros, dijo a El País el ministro de Economía, Danilo Astori. Agregó que "hay que aprovechar las ventanas de oportunidad" y si estas aparecen en esa moneda puede llegar a realizarse. El gerente de Mercados Globales del banco HSBC, Enrique Goyetche dijo a El País que si bien actualmente "la demanda fundamental es en dólares", eso "no quiere decir que no haya demanda en euros que se pueda aprovechar". Ahora el gobierno no tiene apuro, pero si en 2016 colocar en euros es barato, hay que jugarle unas fichas a esa opción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)