FINANZAS DE BOLSILLO

¿En qué hay que fijarse para tomar un crédito de consumo?

Al elegir cuál es mejor, sepa por qué no solo hay que mirar la tasa de interés.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: archivo El Páís

Para cambiar la heladera, comprar un auto o irse de vacaciones. Los motivos por los que una persona puede tomar un crédito al consumo son innumerables. Pero más allá de este sinfín de razones, hay ciertos aspectos clave a los que todo aquel que recurra a esta herramienta debe prestar atención.

¿Para qué saca un préstamo la mayoría de los uruguayos? Según el último Monitor trimestral del Mercado de Crédito al Consumo que elabora la firma Pronto!, tres de cada diez personas que piensan contraer un préstamo en el futuro tienen como destino principal del dinero la refacción del hogar (31,5% del total consultado). La compra de materiales para el trabajo (con 12,5%) es la segunda respuesta más popular, mientras que compra de electrodomésticos o muebles (9,4%) quedó tercero.

Cuando se tiene el préstamo como objetivo y se sale a la caza de la mejor opción de financiación, la oferta es amplia. Basta con prender la televisión o entrar a la web para recibir diferentes propuestas, tanto de bancos como de administradoras de crédito o cooperativas.

Entonces, ¿qué hay que mirar antes de decidirse por una opción u otra? El Banco Central (BCU) recomienda una serie de puntos a considerar. En primer lugar, la tasa de interés, a la que define como el "precio" que cada agente cobra por prestar el dinero que el cliente pide.

Sin embargo, el regulador lanza una advertencia: no hay que mirar solamente el tipo de interés nominal sino también la tasa implícita. "Se trata de un cálculo, algo complejo, que incluye la tasa de interés y todas las erogaciones que quien recibe el préstamo debe realizar como comisiones y seguros, entre otros", indica. Para definir a cuánto asciende, agrega, también se debe tener en cuenta el monto recibido y a cuánto tiempo es el préstamo.

Antes de tomar el crédito, quien lo otorga está obligado a brindar cierta información a aquel que lo solicita. Dentro de estos datos está qué tasa de interés se aplicará, y si tendrá cargos, gastos, comisiones, tarifas, seguros, multas, entre otros.

Otro punto a considerar: las comisiones. Ciertos préstamos, señala el BCU, pueden promocionar tener una tasa de interés baja, pero detrás de ese "gancho" hay una cantidad significativa de comisiones (entre otras, por apertura, cancelación, amortización parcial). Así, un préstamo A que se elige por tener una comisión menor a la de un préstamo B puede terminar siendo más caro por, justamente, las comisiones que tiene asociadas.

También hay que prestar especial atención a otros gastos que puedan estar vinculados al préstamo, así como también al plazo de amortización (es decir, en cuánto tiempo se deberá devolver el dinero recibido) y el importe de la cuota mensual.

A estudio.

Pero, antes poner el dinero en la mano de aquel que lo solicita, la institución financiera en cuestión analizará en detalle la capacidad de pago de esa persona. Para definir esto le pedirá que justifique sus ingresos, querrá saber cómo son sus gastos del mes y que brinde una declaración de bienes. También indagará acerca de si ya tiene otras deudas a las que hacer frente, para calcular si tiene "espacio" para asumir otra obligación de este tipo.

Además, la institución que analiza a un candidato para determinar si le brinda un préstamo o no recurrirá tanto al Clearing de Informes como a la Central de Riesgos del BCU para conocer de primera mano cómo ha cumplido con sus obligaciones en el pasado.

Si, tras este trabajo, quien brindará el préstamo no tiene del todo claro que la persona esté en condiciones de cumplir con él, se puede echar mano de un garante, esto es, alguien que se compromete a hacerse cargo de la deuda si el titular, por el motivo que sea, no puede hacerlo.

Para este tipo de préstamos, aclara el BCU, en general no se exige una garantía real, excepto cuando se trata de la compra de un automóvil. En este caso, el vehículo se "prenda" a favor de quien brindó el dinero. Más allá de esto, si quien toma el crédito no cumple con su obligación de pagar, corre el riesgo de ser embargado.

Justamente, este tipo de préstamos —que también responden al nombre de "préstamos personales" por la no exigencia de garantías para otorgarlos— son más caros que, por ejemplo, los hipotecarios.

"De todos modos, tienen como garantía genérica los bienes presentes y futuros de la persona que recibe el préstamo y si no paga se le "traba embargo", apunta el regulador.

Condiciones.

El regulador también especifica una lista de derechos y obligaciones de quien toma un préstamo de este tipo.

Dentro del primer grupo, está contar el dinero en la medida que la persona lo vaya solicitando. "La institución deberá proporcionárselo de acuerdo a lo previsto en el contrato, tanto sea en efectivo, en cheques o a través de retiros por medio de una tarjeta", especifica el BCU.

Asimismo, la entrega deberá hacerse en el momento que se haya estipulado.

El deudor también tiene derecho a contar con una copia del contrato que ambas partes firmaron, así como también a obtener un recibo por cada uno de los pagos que realiza para saldar la deuda.

Por el lado de las obligaciones, en tanto, debe llevar a cabo los pagos que estén determinados en el contrato (como amortizaciones, intereses y comisiones) en la fecha indicada.

Es también su deber devolver el monto solicitado de la manera en la que fue fijado al momento de otorgársele el préstamo. Asimismo, deberá mantener al tanto a la institución que le presta acerca de su realidad financiera.

Pronto! anticipa suba del 12% en créditos.

El crédito al consumo del total del sistema financiero fue de 4% semestral a enero, medido en pesos corrientes, un incremento "modesto", según el Monitor trimestral del Mercado de Crédito al Consumo que elabora la firma Pronto! y que fue divulgado los primeros días de abril. Así, a fin de enero había créditos otorgados al consumo por US$ 4.338 millones.

"El mercado de crédito al consumo comenzó el año con un modesto crecimiento y los datos del primer trimestre arrojan una proyección de expansión moderada en términos reales. El sector tuvo durante 2016 un freno de su crecimiento y aparecen señales de un tramo del sector de usuarios que presentan dificultades de pago, lo que genera aumento de la morosidad, que por ahora no es de alto impacto", indicó el monitor. La medición de endeudamiento y la encuesta a usuarios sobre comportamiento y preferencias, comprende a las familias de segmentos socioeconómicos medio-bajos y bajos, que comprenden a la amplia mayoría de este mercado de crédito al consumo.

"La propensión de los usuarios del sistema a contraer nuevos créditos a corto plazo, ha bajado en el último sondeo", indicó Pronto! La proyección de la firma es que este año el crédito al consumo suba 12% en pesos corrientes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)