Fondo para invertir en biotecnología, inversores ángeles y pequeños ahorristas

Las ideas de un estadounidense para impulsar a la Bolsa local

El año pasado, el entonces ministro de Economía (que será el próximo presidente del Banco Central), Mario Bergara le dijo: "una vez hablaste de mercado de capitales, creo que estamos prontos, ¿podrás asistirnos en el desarrollo de estos mercados en Uruguay?". Su interlocutor era el exembajador de Estados Unidos en Uruguay, Frank Baxter.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El exembajador de EE.UU. visita Uruguay tres veces por año. Foto: Archivo El País

Por estos días, Baxter está en Uruguay asesorando a la Bolsa de Valores de Montevideo para desarrollar el mercado y hasta compró un asiento de corredor.

Eso "muestra otro compromiso, que no soy una entidad abstracta que solo da asesoramiento, si no que soy parte activa y quizás hasta gane algún dinero como resultado de esa inversión", explica el exembajador en diálogo con El País.

Con la ventaja de que trabajó en una de los principales bancos de inversión de Estados Unidos (Jefferies LLC), Baxter viene a aportar ideas para lograr acercar a más pequeños ahorristas a la Bolsa y a las empresas que necesitan capital.

El exdiplomático cree que la bolsa de valores puede ayudar a financiar grandes proyectos de participación público-privada, a pequeñas y medianas empresas que necesitan capital para crecer y liquidez a la vez que piensa en crear un fondo para inversión en biotecnología y atraer a "inversores ángeles".

Por otro lado, la idea es que puedan invertir personas que tienen desde US$ 1.000 a grandes fondos incluso del exterior.

"Estamos actuando rápido. Quizás se cometan errores en el camino, pero se corregirán, el entorno es el adecuado, el liderazgo existe y (el fideicomiso) Pampa ha sido un excelente ejemplo de que estamos en un momento maduro", afirma.

La semana pasada y esta, se emitieron certificados de participación para un fideicomiso que financia la construcción de un parque eólico de UTE. Había un tramo para pequeños ahorristas de US$ 15 millones, pero la avidez era tanta que la demanda fue de US$ 100 millones. A su vez, en el tramo destinado a inversores institucionales (AFAP, bancos) por US$ 67 millones, hubo US$ 119 millones demandados también por pequeños ahorristas (además de US$ 250 millones demandados por institucionales).

"Tener capital disponible para un proyecto como el de energía, es positivo no solo desde el punto de vista del proyecto, si no que está incluyendo inversión uruguaya", señala.

En ese sentido, Baxter cuenta que ha visto en Uruguay "muchas empresas de software, que hacían muy buenos negocios pero que no podían seguir creciendo porque no tenían capital. También he visto negocios exitosos que quieren tener liquidez para seguir creciendo y no podían vender un pequeño porcentaje de su empresa para obtener capital porque a nadie le interesaba eso y tenían que vender todo".

Subraya que de esa forma, "se quedan sin nada y van e invierten su dinero en el extranjero y así el país pierde en varios sentidos: pierde dinero que se va al exterior y pierde la posibilidad de tener negocios exitosos a nivel nacional. Por eso, creo que el próximo objetivo, que va a llevar un poco de tiempo, debe ser reimpulsar estas empresas locales y darles a sus dueños alguna liquidez a la vez que tienen oportunidades de inversión" a través de la Bolsa de Valores.

La entidad apuesta a "crear un fondo para inversiones en biotecnología. La inversión en biotecnología es riesgosa, pero si se hace un fondo que facilite la inversión a las personas que quieran participar, hay muchísimas ideas a través de las cuales se puede hacer de forma exitosa y diversificada" e incluso "el Instituto Pasteur está dispuesto a colaborar", afirma Baxter.

También "la Bolsa va a ayudar a financiar grandes proyectos de infraestructura como los viales, portuarios, vías férreas que requieren de muchísimo capital. Me he reunido con algunas personas de gobierno y hay un deseo de apoyar y fomentar las asociaciones público-privadas", agrega.

Explica que "el gobierno puede contribuir muchísimo, ya ha hecho algunos cambios regulatorios y todas estas cosas se van sumando".

Por otro lado, "la Bolsa va a incorporar a inversores ángeles, no necesariamente para empresas que coticen si no para apoyar las etapas iniciales de las ideas (cuando aún son proyecto) y luego eso atraería fondos de inversión de riesgo y esa infraestructura todavía no existe en Uruguay porque no hay liquidez para si uno quiere, sacar ese dinero rápidamente", expresa. "Hay bancos de Estados Unidos dispuestos a invertir si elevamos el perfil de la Bolsa", añade el asesor.

"Solía decir que ustedes tenían un paraíso secreto, ya no es tan secreto, pero es un paraíso y podría serlo aún más", concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)