deuda impaga

Kicillof dijo que solo negociará con todos los fondos buitre

El ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, redobló su ofensiva sobre la justicia norteamericana al sostener que sólo aceptará negociar con todos los acreedores de bonos en default y no sólo con el fondo buitre NML, de Paul Singer, que ofreció cobrar en bonos y sin pago en efectivo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dijo que el default más grande de la historia argentina fue por culpa del neoliberalismo. Foto: Reuters.

En declaraciones radiales, el funcionario sostuvo: "Lo que el juez [Thomas Griesa] debe hacer es reunir a todos los acreedores y contribuir a que haya solución para el 100%, cosa que no hizo: en lugar de bregar por un arreglo colectivo, hacen una chantada a través de operaciones mediáticas, haciendo ver como que la Argentina no negocia".

Así, volvió a referirse al comunicado del jueves del mediador designado por Griesa, Daniel Pollack, que recordó que la Argentina en 2014 no había negociado argumentando que no podía hacerlo porque estaba vigente la cláusula RUFO, pero que este año, una vez vencida, sigue sin encontrarse con los bonistas. Además, Pollack expresó que NML, el mayor acreedor en la causa del pari passu que el Gobierno perdió en 2014 en forma definitiva en Estados Unidos, ofreció cobrar sin efectivo, con bonos.

Pero el ministro dijo que no volverán a negociar si Pollack sigue en su cargo. "La palabra mediador ya no le encaja. Yo creo que [Pollack] está del lado de los buitres", afirmó .

En realidad, el ministro había dado a entender el año pasado que el impedimento para no negociar era la cláusula RUFO, porque ésta podía generar una ola de juicios contra el país; vencida el 31 de diciembre pasado, el argumento oficial es ahora que el Gobierno quiere que estén los me too a la mesa, es decir, aquellos holdouts que aún no tienen sentencia firme, pero que reclaman lo mismo que los que ganaron el caso del pari passu. A este grupo Griesa le advirtió que tiene tiempo hasta el lunes 2 de marzo para sumarse al reclamo de NML y de los otros bonistas que ya le ganaron a la Argentina.

Una fuente del Palacio de Hacienda explicó a La Nación que "no es posible negociar con una parte de los holdouts, y no con todos, porque luego podrían saltar reclamos por todas partes; lo lógico es ver si todos aceptan la oferta que les hicimos del canje de 2010 y, si no, ver qué ocurre". A priori, es muy difícil que un acreedor que no entró en los canjes y que, además, ganó un juicio en EE.UU. vaya a aceptar esa oferta.

Kicillof además volvió a descargar su furia contra Pollack por la presunta violación de la confidencialidad, al difundir en el comunicado de anteayer la decisión de Singer de negociar con la Argentina.

"Pollack está del lado de los buitres y si se saca el saco, se le ven las plumitas", disparó el ministro.

Para el funcionario, ese comunicado representa "uno de los papelones más grandes del juzgado de Griesa", y su difusión "rompe los pactos y códigos de la negociación".

Desde el Palacio de Hacienda explicaron que Pollack llamó el 30 de enero y dijo que estaba la oferta de Singer y que quería saber cuándo viajaba la delegación argentina a negociar. El equipo económico le respondió que se le diera un tiempo para analizarlo, pero a la semana el mediador dijo que si no le daban una respuesta inmediata, difundiría un comunicado, ante lo cual se le advirtió que no se podía aceptar una "extorsión", según relataron las fuentes oficiales.

Sin perjuicio financiero.

De todos modos, la fuente aclaró que este contrapunto "no afectó los bonos argentinos, que están blindados del caso judicial en Estados Unidos, al igual que el dólar".

Al respecto, el ministro señaló: "A pesar de todas estas maniobras, los precios de los títulos públicos argentinos están más sólidos que antes".

De hecho, los rumores de una presunta negociación y el fallo de hace una semana de la justicia británica, limitando a Griesa, fueron algunos de los disparadores de la suba de los títulos públicos de ayer.

En este sentido, el viceministro Emmanuel Álvarez Agis señaló, por su parte, que el comunicado de Pollack "es una especie de trampa muy orquestada y muy operada con el objetivo de jugar con el precio de los bonos y de ir metiendo en la prensa este tipo de frases rimbombantes del tipo: «la Argentina no quiere negociar»".

Ambos funcionarios insistieron en que era clave que la negociación se mantuviera en términos "secretos" para que fuese exitosa, aunque, para la mayoría de los analistas, el Gobierno no quiere negociar hasta el fin de su mandato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)