INFLACIÓN IMPLÍCITA

El mercado prevé una suba de precios de 9,5% en el año

El gobierno estima que al menos hasta 2019, seguirá fuera de la meta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Frutas y verduras: se encarecieron fuerte en el arranque del año. Foto: archivo El País

Las expectativas de inflación del mercado, es decir entre los que "ponen" su dinero en ello, se redujeron y están cerca de 9,5% a un año, cuando hace un mes estaban claramente por encima del 10%.

En tanto, el gobierno prevé que la suba de precios no se ubicará en su meta de 3%-7%, al menos hasta 2019, según el informe económico que acompaña la Rendición de Cuentas .

La diferencia de rendimiento que pagan los títulos de deuda (Letras de Regulación Monetaria) en pesos nominales, frente al que pagan las Notas del Tesoro (otro tipo de deuda) en pesos ajustados por inflación, determina la suba de precios esperada por aquellos que "ponen" su dinero en ello.

El rendimiento anual de las Notas en Unidades Indexadas (UI) a la inflación a dos años era de 5,4% ayer día en que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) emitió esa deuda (ver aparte). A su vez, el rendimiento de una Letra a igual plazo en pesos ese día (15%), daría una inflación implícita de 9,6% anual.

En mayo, esa suba de precios implícita era de 10,98% anual, en abril era de 10,89% anual, en marzo era de 11,24% anual y en febrero de 10,81%.

Como el inversor en pesos nominales exige un "premio" por asumir el riesgo de inflación —que no tiene quien invierte en UI, ya que esta evoluciona según los precios—, puede determinarse que en todos los meses la inflación esperada por el mercado era superior a 10% y que en junio se redujo a cerca de 9,5%.

Por otro lado, los analistas redujeron sus proyecciones de inflación para 2016 luego de subirla por cuatro meses consecutivos. El consenso pasó de 10,2% en la encuesta LatinFocus Consensus Forecast de mayo a 9,9% en la encuesta de junio. De todas maneras, de los 14 que respondieron el sondeo, nueve esperan que sea de 10% o más en 2016.

Ninguno de los 15 que respondieron prevé que la inflación se ubique en la meta del Banco Central (BCU) de entre 3% y 7%. Es que la suba de precios ya lleva 65 meses consecutivos fuera de la meta del Central. En los 12 meses cerrados a mayo, la inflación fue de 11%.

Gobierno.

El Poder Ejecutivo prevé que la suba de precios ceda, pero aún así no cree que se ubique en su meta de 3%-7% anual hasta 2019 al menos.

La inflación promedio esperada para este año es de 9,9%, para 2017 es de 8,4%, para 2018 de 7,3% y para 2019 de 6,7%, según el informe que acompaña la Rendición de Cuentas. En l2014 y 2015, la inflación al cierre de cada año ha estado por encima del promedio anual.

Según el informe, "en los últimos meses hemos asistido a cambios de precios relativos que impactaron fuertemente en el nivel general de precios. No obstante, se entiende que los mismos no deberían tener un efecto permanente en el IPC (Índice de Precios del Consumo)".

En ese sentido, señaló que "el alza de los precios de las frutas y verduras (que se produjo por factores climáticos) debería revertirse, al menos parcialmente, en los próximos meses, al tiempo que la inflación transable (de bienes y servicios que se comercian con el exterior) debería desacelerarse (habida cuenta de la devaluación —del peso— ya procesada y de expectativas devaluatorias más moderadas)".

"En este marco resulta fundamental la preservación de mecanismos no indexatorios, que permitan evitar que aumentos de carácter transitorio en el IPC se traduzcan en aumentos permanentes en la tasa de inflación. De ese modo la política de ingresos, junto con el mantenimiento de una política monetaria contractiva y una política fiscal prudente, permitirían evitar una escalada de precios con efectos indeseados sobre los ingresos laborales", agregó el documento.

Para el gobierno "los acuerdos alcanzados hasta ahora en el marco de la Sexta Ronda de Negociación Colectiva pautaron incrementos salariales consistentes con los lineamientos planteados por el Poder Ejecutivo, y se espera que dicha consistencia se mantenga en los futuros convenios colectivos. El cumplimiento de dichos lineamientos resultará fundamental para la protección de los puestos de trabajo, particularmente en los sectores más afectados por la coyuntura económica".

Hasta ahora, la medida más efectiva que tomó el gobierno para combatir la suba de precios fue que a partir del 1° de abril, el BCU) aumentó los encajes —porcentaje de los depósitos que los bancos deben inmovilizar en el Central y no pueden destinar a crédito— y eso llevó a que las instituciones financieras no tuvieron pesos (liquidez) para demandar dólares. Al no haber una demanda tan intensa de dólares y además reducirse su precio a nivel internacional, la cotización en Uruguay también fue a la baja.

Una baja en el valor del dólar, ayuda a reducir la presión al alza en los precios de los bienes transables, que son aquellos que se comercian con el exterior. A nivel general se ve fundamentalmente con los importadores, que deben hacerse de dólares para comprar los bienes y si el billete verde les cuesta más, lo trasladan a precios más altos al consumo. Cuando el dólar baja, es más difícil que los importadores trasladen eso a una reducción del valor al consumidor —distintos estudios muestran que los precios tienen mayor inercia a la baja que al alza—, pero al menos no presiona hacia arriba.

Otra medida anunciada por el BCU fue reducir su meta de ritmo de crecimiento de la oferta de dinero en la economía (dinero en poder del público y depósitos a la vista).

Fuerte demanda por deuda en UI.

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) emitió ayer una nueva Nota del Tesoro en Unidades Indexadas (UI) a la inflación a tres años de plazo (hasta mayo emitía una a dos años que dejó de colocar) y recibió una fuerte demanda del mercado. Inicialmente, el MEF iba a emitir deuda por 200 millones de UI (equivale a US$ 22,31 millones), pero la demanda fue casi cinco veces superior y alcanzó a 940,4 millones de UI (US$ 104,9 millones). Finalmente el MEF optó por colocar 333,4 millones de UI (US$ 37,19 millones). La tasa de rendimiento de la emisión fue de 5,23%, cerca del 5,19% de la Nota a dos años que emitía hasta mayo. A su vez, el próximo 28 de junio el MEF emitirá una nueva Nota del Tesoro en UI a cinco años de plazo, que sustituirá a la que emitía hasta mayo que era a cuatro años de plazo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)