inn content para republica microfinanzas

Siete consejos para aprender a ahorrar

El ahorro es la base de cualquier objetivo financiero. Por eso, República Microfinanzas presenta una serie de consejos para generar este hábito en forma disciplinada

Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.
Siete consejos para aprender a ahorrar.

El ahorro es la parte del ingreso que no se destina al gasto y que se reserva para necesidades futuras. Claro, es una de esas cosas que son mucho más fáciles de decir que hacer. Pero se puede lograr, únicamente requiere de disciplina y constancia. El ahorro es un dinero que se destina, y no el que sobra a fin de mes.

Convertir el ahorro en un hábito te permitirá lograr varios objetivos. Protegerte ante potenciales riesgos o imprevistos, enfrentar emergencias, acumular bienes, alcanzar metas en corto, mediano y largo plazo, planificar eventos e incluso invertir para generar otros ingresos. Todo ello es posible si se cuenta con una planificación adecuada.

La clave está en tener un hábito de ahorro, es decir, establecer una cantidad mínima de ahorro y decidir con qué frecuencia y en qué momento vas a destinar esa cantidad. Requiere mucha disciplina y una buena gestión del dinero. Para ello, República Microfinanzas presenta una serie de sencillos consejos que te pueden ayudar a generar este hábito.


1. Establece metas de ahorro medibles.

Ahorrar es mucho más fácil si se establecen metas medibles. Puede ser que quieras contar con dinero para un fondo de reserva, una inversión, unas vacaciones, una vivienda o para comprar un auto. A su vez, intenta calcular cuánto tiempo te llevará alcanzar cada objetivo. Cualquiera sean tus metas fíjalas en forma alcanzables, realistas, temporales y específicas. Una vez que tengas tus objetivos claros, ordénalos por prioridad, así ya tendrás claro hacia dónde quieres destinar tu ahorro.

2. Elabora un presupuesto

Una buena planificación resulta fundamental. Para ello, haz una lista, por un lado los ingresos y por otro los egresos mensuales. Anota uno por uno todos los gastos y separalos en diferentes categorías, esto te permitirá conocer exactamente cuánto dinero estás gastando y en qué. Una vez que tengas claro tu presupuesto, puedes determinar qué margen tienes para destinar al ahorro.

3. Destina un porcentaje fijo de tus ingresos al ahorro

Uno de los principales errores es dejar el ahorro para lo último. Una vez que tengas un plan detallado de tus ingresos y egresos mensuales, establece un porcentaje fijo de tus ingresos para destinar ahorro. Se recomienda fijar entre un 10% y una 15% del total de los ingresos. Cuánto más mejor, pero ten cuidado, no fijes un porcentaje muy alto que después no puedas llegar. Esto te ayudará a generar un hábito disciplinado.

4. Págate a ti mismo primero.

Considera al ahorro como una más de tus obligaciones financieras. A principio de mes, cuando recibas tus ingresos, separa de entrada el porcentaje que pretendes ahorrar antes de cualquier cosa. Esto te ayudará a evitar que te sientas tentado de usarlo, y sobretodo que el dinero destinado al ahorro se licúe con el resto de tus gastos. Una buena idea es transferir este dinero a una cuenta de ahorro, esto te ayudará a mentalizarte de que ese dinero ya no puede ser usado para los gastos corrientes.

5. Ahorra según tus ingresos.

Ajusta el porcentaje de acuerdo con las circunstancias. Siempre habrá imprevistos que te demandarán más gastos, así que no te preocupes sino puedes llegar a la meta. No te desanimes, es probable que en algunos meses puedas ahorrar menos, pero puedes incrementar el porcentaje de ahorro después. Lo importante es que todos los meses ahorres algo.

6. Gasta con cuidado.

Una buena medida es no llevar mucho efectivo contigo, así evitas la tentación de gastarlo. Las compras por impulso son un enemigo a evitar. También intenta disminuir el gasto en ocio o productos de consumo accesorios, que no son de primera necesidad. Determina qué gastos no son imprescindibles en tu vida e intenta cortar lo máximo que puedas. Enlístalos todos, y te sorprenderá la cantidad de dinero que se va en cosas que realmente no precisas.

7. Comparte las metas de ahorro con tu familia.

Compartir estas metas financieras con tu familia hará que sea más fácil cumplirlas. Esto ayudará a todos los miembros entiendan por qué es necesario ahorrar e incluso motivarlos para que sugieran otras formas de reducir gastos. Enseña a tus hijos como ahorrar dinero, nunca se es demasiado pequeño para aprender acerca de la administración.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)