deuda soberana

Standard & Poor's sube la nota de deuda argentina en pesos

La agencia Standard & Poor's (S&P) subió a "B-/B" la calificación crediticia en moneda local de Argentina, pero mantuvo en incumplimiento selectivo la nota en moneda extranjera, informó la calificadora en un comunicado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Estamos contra cualquier tipo de impunidad", dijo del caso Nisman. Foto: EFE

Según S&P, el nuevo gobierno argentino, encabezado por Mauricio Macri, ha presentado "un plan creíble para lidiar con los desequilibrios macroeconómicos de larga presencia", "eliminado las restricciones sobre la moneda extranjera e iniciado negociaciones con los acreedores" que no se acogieron a reestructuración.

"Como resultado, estamos elevando nuestra calificaciones no solicitadas en moneda local de largo plazo y corto plazo de 'CCC+' a 'B-/B'. Además, estamos elevando nuestra evaluación de riesgo de transferencia y convertibilidad (T&C) a 'B-' desde 'CCC-'", señala la agencia.

La perspectiva de la calificación en moneda local es estable como reflejo de las nuevas políticas pero también hay que tener en cuenta las "potenciales dificultades" que conlleva la implementación de los planes de Macri.

Por su parte, "las calificaciones no solicitadas en moneda extranjera de argentina permanecen en 'SD' (incumplimiento selectivo) desde el cese de pagos de 2014", motivado por el incumplimiento del fallo favorable a los fondos especulativos que denunciaron al país en Nueva York para cobrar íntegramente deuda en mora desde 2001.

"Es difícil prever cuánto tiempo llevará el proceso y cuáles serán los parámetros claves de acuerdo (con los litigantes). En cualquier caso, recuperar el acceso a los mercados de capital internacionales es muy importante para que el Gobierno complete su estrategia de corregir los principales desequilibrios macroeconómicos", considera el texto.

"Un mejor flujo de fondos externos levantaría la liquidez tanto para el estado como para las provincias y el sector privado, ayudando a estabilizar la economía", prosigue.

Standard & Poor's valora positivamente que Macri se haya propuesto el objetivo de corregir los problemas endémicos de la economía argentina hasta alcanzar un presupuesto equilibrado en 2019 y una inflación de un dígito, al final del actual mandato.

Sin embargo, en contra de las estimaciones del Ejecutivo argentino -que se ve capaz de acotar el Índice de Precios al Consumo (IPC) entre el 20 % y el 25 % para 2016-, la calificadora prevé que Argentina cerrará el año con una inflación alrededor del 35 %, debido a la depreciación del peso argentino y las subidas en las tarifas de consumo energético, entre otros factores.

En cuanto al déficit fiscal, estiman una cifra en torno al 7,5% en 2015 y un modesto decrecimiento en 2016, ya que aunque algunas medidas del gobierno, como el fin de los subsidios a las facturas de la luz, supondrán un ahorro, otras, como la reducción de los gravámenes sobre las exportaciones, implicarán una reducción de los ingresos.

También esperan que la deuda de Argentina sufra un incremento gradual hasta llegar al 51% del producto interior bruto (PIB) durante 2016, frente al 50% de 2015 y el 41% de 2014.

"La Administración de Macri probablemente enfrentará importantes desafíos políticos implementando sus ambiciosos planes", indica S&P, que tiene en cuenta especialmente el sustancial apoyo popular y el peso en el Poder Legislativo de la oposición, especialmente el peronismo.

"El éxito en la gradual estabilización de la economía dependerá, en gran medida, en contener los incrementos salariales", agrega la agencia, antes de especificar que las negociaciones paritarias anuales entre la patronal y los sindicatos, que están apenas comenzando pero ya se prevén muy complicadas, representarán el primer y probablemente más importante test político para Macri.

La recuperación de Argentina será "lenta", en parte por factores externos como la recesión y depreciación de la moneda en Brasil, la incertidumbre en China y el descenso de los precios en el sector agrario.

"Sin embargo, el crecimiento económico podría sorprender si las políticas del Gobierno tienen éxito más rápido de lo que esperamos para recuperar la confianza de los inversores. Por el otro lado, la renovada polarización política podría perjudicar la capacidad del Gobierno para llevar a cabo su agenda económica", considera S&P.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)