En 2014, la divisa estadounidense se fortaleció en casi todo el mundo

Uruguay es uno de los ocho países donde más subió el dólar

Uruguay fue el octavo país donde se dio el mayor incremento del dólar estadounidense durante todo el año 2014, según se desprende de los arbitrajes que publica diariamente el Banco Central (BCU), lista que fue encabezada por Rusia, seguido por Argentina (en el tipo de cambio oficial) y Colombia.

La divisa estadounidense se fortaleció frente a todas las monedas (28) que difunde el BCU.

Si no consigue ver correctamente la infografía, haga click aquí.

Si bien las devaluaciones de todas las monedas obedecen a distintas razones locales o regionales, existe una razón principal que es común a todos los casos, y es la recuperación económica de Estados Unidos.

El país del norte ha logrado salir de la recesión y los datos de empleo han sido sumamente positivos. La evolución de esta última variable es una de las que sigue de muy de cerca la autoridad monetaria estadounidense para definir el rumbo monetario. En efecto, ya suprimió, de forma gradual, su paquete de estímulo monetario que había comenzado tras la crisis de 2008. A esto se le suman las especulaciones de los inversores internacionales sobre un eventual aumento en las tasas de interés, que se encuentran entre el 0% y el 0,25% desde la crisis. Un alza de tasas no haría más que atraer enormes flujos de dinero hacia activos nominados en dicha moneda, lo que ejerce una lógica presión alcista sobre la cotización.

Por su parte, las noticias económicas de las otras principales economías del mundo no hacen más que profundizar el flujo de capitales hacia Estados Unidos. Europa, sigue sin lograr despegar y está tomando medidas para luchar contra la deflación; China se está desacelerando; Japón también sigue luchando contra la contracción de precios.

Esto no hace más que aumentar la sensación de inestabilidad, lo que lleva a los inversores a mostrar una fuerte aversión al riesgo, y buscan el refugio que les ofrece el dólar.

En el caso de Rusia, cuya moneda (el rublo) profundizó su fuerte depreciación hacia finales de año, se encuentra en una profunda crisis generada por el desplome de los precios internacionales del petróleo y por las sanciones aplicadas por Occidente tras la invasión de sus tropas a Ucrania.

En tanto, el peso uruguayo no estuvo ajeno a la tendencia internacional, y se le sumaron incidencias de los ascensos del dólar tanto en Argentina como de Brasil, en distintos momentos del año, que lo llevaron a los niveles más bajos (dólar alto) desde 2005.

Mientras en Argentina se dio una fuerte devaluación a mediados de enero, en Brasil se dio una enorme volatilidad entre septiembre y octubre, en medio de las especulaciones generadas por las elecciones presidenciales.

Particularmente, en Brasil el dólar llegó a tocar sus niveles más altos desde marzo de 2005 en varias ocasiones. El avance "punta a punta" de 2014 de 12,26% llegó a ser incluso del 16% a mediados de diciembre.

La tendencia alcista del dólar estadounidense ha llegado para quedarse y, según coinciden los analistas, seguirá por varios años.

Para el economista de KPMG, Marcelo Sibille, el comportamiento del dólar en 2014 estuvo dentro de lo esperado.

"Teníamos presente que el dólar se iba a apreciar a nivel global, dado que ya desde mediados de 2013 la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos había anunciado que empezaba a desactivar los instrumentos de política monetaria expansiva y eso no lleva a otra cosa que a que los agentes económicos modifiquen sus expectativas a un dólar más alto", explicó.

Por su parte, la economista de PwC, Mercedes Comas, indicó a El País que lo destacable del comportamiento del dólar en Uruguay el año pasado fue que se logró despegar de sus referencias. "Tuvo su dinámica propia explicada por factores internos", dijo.

Expresó que la moneda tuvo un comportamiento diferente en el primer y segundo semestre del año, con comportamientos alcistas y a la baja.

Sibille, Comas y el analista de Oikos, Pablo Moya prevén que el dólar siga valorizándose este año. El economista de KPMG señaló que el incremento previsto será similar al que se registró el año pasado.

Comas indicó que debería subir, acompañando el desempeño en el resto del mundo. "Pero el problema de la inflación está presente en Uruguay; eso puede limitar un poco y llevar a las autoridades a tomar alguna medida como ocurrió el año pasado", dijo la economista.

Moya expresó que para este año se proyecta una depreciación de la moneda local del orden del 9%. Además, señaló que no era lógico que el dólar subiera tanto en enero y durante varias jornadas consecutivas. Por eso era de esperar un descenso en el precio de la moneda estadounidense, como finalmente ocurrió el viernes, cuando el dólar bajó 0,4%.

Pese al salto, la capacidad de competir no mejoró

El economista de KPMG, Marcelo Sibile manifestó que la suba del dólar en Uruguay estuvo bastante alineada con lo que se verificó en otros países, a excepción de Rusia y Argentina. "Todos aumentaron entre 10% y 15%. En la región, Chile, Brasil, México anduvieron en ese entorno. Lo cual lleva a concluir que no hubo una mejora muy significativa de la competitividad", señaló el economista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)