perspectivas económicas

FMI corrigió al alza proyecciones de crecimiento para Uruguay

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó de 1,6% a 3,5% el pronóstico sobre el crecimiento de la economía local en 2017.

Christine Lagarde, directora del FMI. Foto: Reuters
Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional. Foto: Reuters

Además, el organismo proyectó que Uruguay crezca al 3,1% en 2018, cuando en abril (anterior informe) esperaba que el PIB aumentara 2,6%. Para 2019 presagia un crecimiento de 3,1%.

Mientras que prevé que al cierre de este año la inflación se ubique 6,2%; el desempleo en 7,3%; el déficit fiscal en 3% del PIB y el déficit de cuenta corriente en 0,5% del PIB.

Para 2018 el pronóstico es de una inflación de 6,7%; desempleo de 7,3%; déficit fiscal de 2,7% del PIB y un déficit de cuenta corriente de 0,8% del PIB.

A su vez, el FMI revisó ligeramente al alza el crecimiento económico de Latinoamérica y el Caribe para 2017 a 1,2 % y mantuvo sus perspectivas para 2018 en 1,9 % tras dos años de recesión en la región.

"En América Latina y el Caribe, donde el PIB se contrajo casi 1 % en 2016, el PIB real se prevé que aumente a 1,2 % en 2017 y 1,9 % en 2018", apuntó el informe de cabecera del organismo, Perspectivas Económicas Mundiales, presentado hoy en Washington.

Así, el FMI ha elevado en dos décimas sus previsiones de crecimiento para la región en 2017, respecto al 1 % calculado en su informe de perspectivas económicas del pasado julio.

México y Brasil, las dos principales economías de la región, ven mejoradas sus perspectivas de crecimiento respecto a las de hace tres meses.

En México se espera que el crecimiento alcance el 2,1 % este año, calculado por el FMI en julio pasado en 1,9 %, mientras que las previsiones para 2018 se reducen una décima, de 2 % previsto hace tres meses a 1,9 % anunciado hoy.

"A pesar de la incertidumbre relacionada con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y una revisión a la baja de la actividad económica de Estados Unidos, el crecimiento para 2017 ha sido revisado hasta cuatro décimas al alza desde el informe de abril", apunta.

Esto supone un crecimiento superior al esperado en los resultados de los dos primeros trimestres del año y una recuperación de la confianza de los mercados financieros.

El FMI añadió que, a medio plazo, la implementación total de la agenda de reformas estructurales efectuada en México se proyecta que dé como resultado un crecimiento de 2,7 %.

En cuanto a Brasil, después de recuperar la senda del crecimiento en la primera mitad de 2017, se espera que alcance el 0,7 % este año, cuatro décimas más que lo calculado en julio; y 1,5 % en 2018, un aumento considerable después de que el organismo redujera esa cifra a 1,3 % hace tres meses.

El FMI atribuye esta revisión al alza en el país carioca a una "cosecha excelente y a un impulso del consumo".

No obstante, el Fondo advierte que la reducción de las perspectivas de crecimiento para 2018 respecto a lo previsto en abril, de 1,7 % a 1,5 %, responde a la debilidad actual de la inversión y a la inestabilidad política del país.

"Una restauración gradual de la confianza -como reformas clave para asegurar la sostenibilidad implementadas a lo largo del tiempo- se proyectará en un crecimiento al 2 % a medio plazo", añadió el informe.

En Argentina, el FMI prevé un repunte del crecimiento hasta 2,5 % en 2017 frente a la contracción de 2,3 % que experimentó en 2016, y se espera que se mantenga ese 2,5 % también en 2018.

El Fondo arguye que los factores que han incidido en la recuperación argentina son los salarios más altos y, por ende, el aumento del consumo; el incremento de la inversión apoyada por las obras públicas, y el impulso de las exportaciones gracias a una mayor demanda externa.

En Chile, por su parte, se prevé un crecimiento de 1,4 % en 2017 en medio de la debilidad de la inversión fija privada, la producción minera y el consumo público, pero el FMI espera que se recupere a 2,5 % en 2018 gracias a una mayor confianza, precios del cobre más altos y los recortes de las tasas de interés de los últimos meses.

En cuanto a Colombia, el FMI proyecta un crecimiento de 1,7 % en 2017, seis décimas menos que lo calculado en julio, en medio de un continuo ajuste hacia menores ingresos, pero con un mayor gasto en infraestructura, una reforma fiscal favorable a la inversión y el impulso de la confianza tras el acuerdo de paz con las FARC.

Las perspectivas para el país andino son de un crecimiento de 2,8 % para 2018 y, a medio plazo, el Fondo calcula que el país crezca a un ritmo de 3,5 %.

Finalmente, el garbanzo negro de la economía latinoamericana sigue siendo Venezuela, país sumido en una prolongada recesión y para el que el FMI calcula -12 % para 2017 y -6 % en 2018.

La tabla de octubre para el resto de la región es como sigue: Bolivia (4,2 % en 2017 y 4 % en 2018), Ecuador (0,2 % y 0,6 %), Paraguay (3,9 % y 4 %), y Perú (2,7 % y 3,8 %).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)