MÁS PERCEPCIÓN DE RIESGO

Tras inspección de DGI, crece el cumplimiento voluntario

Contribuyentes del agro controlados pagaron 15% más, según un estudio.

La evasión detectada en una inspección, generó que contribuyentes aumentaran sus pagos voluntarios. Foto: Archivos
La evasión detectada en una inspección, generó que contribuyentes aumentaran sus pagos voluntarios. Foto: Archivos

En 2012 la Dirección General Impositiva (DGI) detectó un grupo de contribuyentes del sector agropecuario que no tributaban el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) y pudo cobrarles $ 120 millones. Pero además, un reciente estudio reveló que ese grupo aumentó 15% el cumplimiento voluntario de sus obligaciones tributarias en los años siguientes producto de que creció su percepción del riesgo tras la inspección recibida.

"Partimos de la hipótesis de que determinadas acciones precisas hechas por la DGI, donde se determina con exactitud ciertas variables ocultas (que muestran una evasión), cambian la percepción de riesgo de los contribuyentes y aumentan su predisposición hacia el cumplimiento voluntario", explicó Fernando Peláez del Departamento de Estudios Tributarios de DGI, que presentó ayer junto a Emilio Reig este trabajo en el marco de la X Jornadas Tributarias.

Recordó que en septiembre de 2012 la administración fiscal concentró sus inspecciones "sobre contribuyentes en principio de reducida capacidad económica del sector agropecuario, que tributaban Imeba y en uno o más ejercicios hacia atrás habían quedado obligados a tributar IRAE", porque en base a información de terceros se confirmó que sus ingresos anuales superaban las 2 millones de Unidades Indexadas (UI) —unos US$ 230.000 al valor promedio de la UI y el dólar—, tope para optar por uno u otro.

Tras esas actuaciones, Reig informó que "la recaudación proveniente de los contribuyentes controlados en el período posterior a la gestión (entre septiembre de 2012 y diciembre de 2016) fue de $ 436 millones. A partir de los códigos de pago identificamos aquellos (cobros) directamente atribuibles a la gestión, a los que llamamos cumplimiento forzado, y los diferenciamos de las obligaciones corrientes que son el cumplimiento voluntario". El 27% de lo recaudado está dentro de la primera categoría —casi $ 120 millones— y el 73% restante es imputable a pagos voluntarios.

Al analizar los pagos, observaron que "en los últimos cuatro meses del 2012 y todo el 2013 se recaudó casi dos tercios del total por cumplimientos forzados", lo que adjudicó al "pago de cuotas de los convenios firmados" por la evasión de IRAE detectada, y luego cambia la tendencia con un predominio de los pagos voluntarios.

Los funcionarios del Departamento de Estudios Tributarios de DGI ordenaron la información de ese grupo de contribuyentes bajó tres variables: el nivel de cumplimiento tributario previo a la inspección, el cumplimiento voluntario posterior y el forzado.

A la vez, comenzaron a buscar en la base de datos de DGI un grupo de contribuyentes del sector agropecuario de similares características a los inspeccionados "para comparar la evolución de los pagos" entre ambos conjuntos.

Este ejercicio de comparación se realizó porque "si bien se visualizó que luego de la intervención de DGI los contribuyentes gestionados además de los pagos de cumplimiento forzado tuvieron un incremento de los pagos voluntarios, no necesariamente podemos atribuir eso a la intervención porque pueden haber otros elementos de la actividad económica que lo provocaran", explicó Peláez.

Su compañero agregó que los datos de la evolución de los pagos ante DGI del conjunto de control "se aplican a los montos de cumplimiento voluntario anterior a la intervención del grupo de contribuyentes gestionados para estimar a cuánto debió ascender su pago voluntario" en los años posteriores, en el entendido que se comportaran igual que sus pares. Luego se constató "esa estimación con los pagos voluntarios efectivamente realizados por los contribuyentes tras la inspección".

A partir de eso se elaboró una gráfica que muestra cuánto hubiesen sido los pagos voluntarios del grupo controlado si mantenían la misma percepción de riesgo que antes de la inspección. Se utilizaron dos grupos de control, uno seleccionado a partir de los pagos ante DGI y otro en base a los ingresos.

"Observamos que los pagos voluntarios en un período largo posterior a la gestión muestran un nivel de cumplimiento por encima de los que tuvieron los grupos de control", subrayó Peláez. También reveló que el único momento donde la estimación de cumplimiento voluntario es superior a la que tuvieron los agropecuarios controlados "es en el período inmediato a la gestión, lo que atribuimos al hecho de que financieramente tuvieron que hacer erogaciones importantes" por los convenios firmados con DGI.

Estos resultados llevaron a concluir que "el cumplimiento voluntario en todo el período (septiembre de 2012 a diciembre de 2016) posterior de no haber habido una intervención hubiese sido 15% más bajo". Por lo que los funcionarios de DGI remarcaron que "además de las ganancias atribuibles a la gestión, existe en el periodo posterior a la inspección niveles más elevados de cumplimiento" de las obligaciones impositivas.

En ese sentido, Peláez concluyó que "la sistematización y exploración adecuada de la información permite realizar gestiones masivas con reducido costo para la administración y un alto grado de precisión", ya que el descubrimiento de ciertas tramas de evasión "inciden en la percepción de riesgo de los contribuyentes alterando sus niveles de cumplimiento voluntario en el mediano y largo plazo".

Astori: reforma cumplió metas.

En el cierre de las X Jornadas Tributarias el ministro de Economía, Danilo Astori, dijo que era "un año especial porque se cumplen diez años de una transformación estructural muy importante como fue la reforma tributaria". Recordó los tres objetivos guías (equidad, eficiencia y estímulo a la inversión) y sostuvo que "permanecen". Acerca de la equidad, remarcó que "el país avanzó mucho" y "la herramienta tributaria fue absolutamente fundamental para un acceso más justo a los frutos del crecimiento". También consideró cumplida la meta de eficiencia con la "selección del menor número de tributos al servicio de los objetivos", y señaló que los cambios impositivos permitieron a Uruguay "pasar a ser uno de los países con mayor capacidad de captación de inversiones".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)