DIGITALIZACIÓN

Itaú: Uruguay lidera en servicios web en la región

El 58% de los clientes del banco los usan; en Brasil el 51% y en Argentina el 38%.

Bracher: el presidente de Itaú Unibanco ayer en San Pablo en encuentro con periodistas. Foto: Itaú
Bracher: el presidente de Itaú en San Pablo en encuentro con periodistas. Foto: Itaú

La digitalización de la banca es una tendencia a nivel global de la que Uruguay no es ajeno. Mientras legisladores del partido de gobierno y la oposición discuten si el Banco República (BROU) debe o no cerrar parcialmente sucursales en localidades del interior y pasar a ofrecer más servicios vía electrónica, los bancos privados avanzan en ofrecer cada vez más servicios por esa vía.

De hecho, el número de sucursales bancarias de los bancos privados cayó. El director ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados, Jorge Ottavianelli, dijo a fines de septiembre que "hay una tendencia hacia la disminución de la atención personalizada en los bancos". En este sentido, recordó que en los últimos años han caído tanto la cantidad de funcionarios bancarios —pasaron de 8.651 en 2014 a 8.154 en 2016, dijo— como la cantidad de sucursales en todo el país —de 315 a 299 en los mismos años. Sin embargo, los bancos hoy atienden más clientes y realizan más transacciones, señaló.

El banco brasileño Itaú es uno de los que avanza en los servicios electrónicos —no es el único— y tiene como objetivo en Uruguay "seguir con las implementaciones de nuevas funcionalidades para la banca digital". Para eso cuenta con clientes que cada vez más utilizan los servicios bancarios sin contacto presencial con la institución.

El 58% de los clientes de Itaú utiliza servicios digitales en Uruguay (unas 132.000 personas), lo que contrasta con el 38% de Argentina, el 37% de Paraguay e incluso con el 51% de Brasil. A su vez, el 55% de los créditos preaprobados para personas físicas se concreta vía digital, frente al 15% en Argentina y Paraguay, y el 31% en Brasil.

A eso se suma que desde 2015 la mayor parte del volumen de transacciones de Itaú se realiza a través de canales digitales (web y celular) frente a los canales tradicionales (agencia, cajero automático, teléfono). Actualmente, 67% del volumen de transacciones se realiza sobre plataformas digitales. "Para poder atender a los clientes como necesitan, es fundamental la transformación digital", dijo ayer el presidente de Itaú Unibanco, Candido Bracher, en un encuentro con periodistas de la región.

El BROU intenta avanzar en su reestructura —con la oposición del consejo de banca oficial de AEBU— y su subgerente general, Eduardo Barbot justificó en una comparecencia al Parlamento que en "todas las dependencias" del Interior (son 21) que adoptaron el cierre parcial (dos o tres días a la semana) lo que se ve "es que la gente va cada vez menos al banco, aunque cada vez trabaja más con él". Indicó que "hay más clientes y las cuentas aumentan, pero la mayoría de esa operativa va derivando por canales diferentes al mostrador (como el digital)".

Mientras el BROU explica esto, Itaú lanzó la primera "sucursal digital" en Uruguay. Para ello seleccionó en una primera etapa a 5.000 clientes que tienen alta utilización de vías digitales, que ahora cuentan con un oficial de cuenta personal con el que interactúan a través de llamadas, mails o chat. Además, si necesitan acudir al lugar físico, tienen la "sucursal digital", exclusiva para ellos, que actúa con horario extendido de 10 a 20 horas. Para llevar a cabo una apertura extendida, el banco utiliza dos turnos de funcionarios.

Según Fabiana Pascon, directora de Productos y Soporte a Negocios de Itaú para Latinoamérica, "todavía" no van a desaparecer las sucursales físicas, porque tienen "oportunidades de crecimiento en nuestra base de clientes".

El banco tiene en Uruguay 25 sucursales y puntos de atención (4,8% de las que tiene el banco en América Latina excluido Brasil), 570 empleados (4,5%) y maneja activos por US$ 4.600 millones (6,9%).

Crecer "contra la marea"

El crecimiento fuera de Brasil, indicó el presidente del Itaú Unibanco, Candido Bracher, "se hace contra la marea, porque la situación fiscal en Brasil" es "muy desfavorable". El impuesto de renta sobre bancos allí es del 40%. "Lo pagamos también sobre los resultados de los bancos que tenemos fuera de Brasil", dijo. Cuando surgen oportunidades de compra en la región los competidores tienen una ventaja: pagan menos impuesto a la renta en sus países de origen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)