LUCES Y SOMBRAS DEL BLOQUE EN 26 AÑOS

Mercosur: entre obstáculos y una posible "renegociación"

Lácteos, el último dolor de cabeza; bloque ha perdido peso para Uruguay.

Los protagonistas del último capítulo de la historia de idas y vueltas que, por momentos, ha sido el vínculo de Uruguay con el resto de los socios del Mercosur fueron los lácteos. El ministro de Agricultura de Brasil, Blairo Maggi, paró la oreja ante la presión de los productores norteños y frenó el ingreso de estos productos desde Uruguay. Las últimas licencias de importación cayeron el 12 de octubre y, pese a un contacto telefónico entre los presidentes Michel Temer y Tabaré Vázquez y el anuncio del arribo de una delegación brasileña al país (que, se supone, llegará el lunes, dos semanas después de la fecha en un principio señalada) los lácteos nacionales continúan con la entrada vedada a su principal destino.

Brasil es un comprador "clásico" de estos bienes nacionales y este intercambio es "muy beneficioso" para Uruguay, indicó el profesor de comercio internacional del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales de la UdelaR, Marcel Vaillant. "Siempre hemos entrado a Brasil, pero en un contexto de cierta incertidumbre, por eso es que solo apostar al mercado brasileño o a los mercados regionales para la inserción de un sector con tantas ventajas como tiene el país es una inserción definitivamente vulnerable", añadió. A su vez, Vaillant también hizo énfasis en la forma en la que la medida norteña de suspensión de los productos uruguayos fue manejada: "ilustra también las grandes debilidades que tiene el Mercosur en la gestión de los temas comerciales". A su juicio, "lo de los lácteos es una manifestación puntual de un problema mucho más sistemático y general que hace a la debilidad estructural que tiene el Mercosur en cuanto a su modalidad de funcionamiento".

Mercosur: pocos logros para celebrar. Foto: Archivo El País
6%  de las colocaciones locales fueron a hacia Argentina. Foto: Archivo El País

Más allá de este episodio, en los últimos años se ha vuelto moneda corriente que el Mercosur despierte cuestionamientos por cómo funciona y también críticas por el escaso desarrollo que ha conseguido desde su fundación en 1991. Una de estas voces fue la del ministro de Economía, Danilo Astori, quien en noviembre del año pasado dijo que el bloque "ni siquiera" había logrado el funcionamiento de una zona de libre comercio entre sus países miembros, algo que era su etapa "más primaria".

Astori no está solo dentro del Poder Ejecutivo en sus reparos hacia el Mercosur. En una cumbre del bloque celebrada en Mendoza (Argentina) en julio pasado, el presidente Vázquez dijo que precisaba "un sinceramiento responsable y eficaz, a partir de los intereses comunes,".

Dos meses más tarde, en septiembre, fue el turno del canciller Rodolfo Nin Novoa, quien dijo que "sería bueno hacer un ejercicio de evaluación del Mercosur luego de 25 años, a la luz de los acontecimientos que pasan en el mundo, donde muchos de estos tratados internacionales de comercio se están replanteando".

Importancia.

¿Cuánto pesa hoy el Mercosur en las exportaciones nacionales? Menos de lo que supo hacerlo en el pasado. En 1991, año en que nació el bloque, Uruguay colocaba el 37% de sus exportaciones en los países socios (los datos de Uruguay XXI incluyen a Argentina, Brasil, Paraguay y Venezuela, si bien este último ingresó en julio de 2012). Para 1998 ese guarismo había trepado a 56,4%, el máximo que registró hasta el momento. Desde esa fecha —y salvo algunas excepciones— ese número ha ido contrayéndose, hasta llegar a 24,1% en 2016.

Para Vaillant, esta caída se explica por "problemas propios del Mercosur" que, en ocasiones, desalentaron el comercio entre sus socios, pero también por otras variables foráneas, como una demanda creciente (sobre todo a partir de la década de los 2000) de commodities de parte de Asia, especialmente del sudeste de ese continente y, sobre todo, de China.

Si se mira cuáles son los productos que hoy Uruguay más vende a sus socios del bloque regional, en el caso de Argentina el podio en 2016 estuvo integrado por autopartes (US$ 82,1 millones), soja (US$ 50,9 millones) y papel y cartón (US$ 29,6 millones). Brasil, en tanto, demandó más que nada productos lácteos (US$ 343, 5 millones), malta (US$ 138, 4 millones) y plásticos (US$ 115,1 millones). Los datos de 1991 muestran una foto diferente: ese año la colocación uruguaya más importante hacia Argentina fue vestimenta, calzados y otros textiles, mientras que en el caso de Brasil —y por lejos— el arroz fue lo más demandado.

Futuro.

"No creo en los portazos o decir el Mercosur no nos sirve", dijo el senior manager de PwC, Marcos Soto, consultado acerca del rol de Uruguay en el bloque hacia adelante.

Según él, "la estrategia de Uruguay debería pasar por renegociar los términos del Tratado de Asunción", que dio origen al bloque. Para Soto, se debería tratar de desistir del objetivo de establecer una unión aduanera o mercado común. Esto porque "tal cual está la letra acordada hoy resulta muy difícil que Uruguay pueda desprenderse y firmar acuerdos con terceros países". Esto, por ejemplo, surgió con el conversado acuerdo de libre comercio (TLC) bilateral con China, resistido por los socios grandes del Mercosur.

Vaillant, en tanto, remarcó también que el bloque "no es una unión aduanera" ni "lo va a ser", algo que Uruguay debería tratar de "resolver". Fruto de algunas "debilidades domésticas" de los vecinos, dijo, se podría aprovechar para perseguir acuerdos con terceros por fuera del bloque. "Quizás no es un mal momento para prosperar en esa negociación", planteó.

Tres análisis sobre la situación

Marcel Vaillant
Marcel Vaillant. Foto: El País
"Hay que levantar la cabeza"
Hay que tener una política proactiva, ayudando a sincerar el proceso, perfeccionarlo de manera gradual, negociar con inteligencia. Pero claramente eso no agota ni resuelve los temas fundamentales a futuro para conseguir acceso al mercado con ciertos niveles de incertidumbre en la canasta fundamental de exportaciones del país. Para resolver ese problema, hay que levantar la cabeza y mirar otros mercados".
Marcos Soto
Marcos Soto, Gerente Senior de PwC Uruguay
"Estrategia común: talón de Aquiles".
Aquel objetivo (del Mercosur) de promover el comercio intra-bloque se cumple de forma satisfactoria, más allá de que resta un largo proceso para que el comercio sea realmente libre entre los Estados parte. Al analizar el segundo gran objetivo, ostentar una estrategia común frente al mundo, es posible que sea el gran talón de Aquiles del bloque, y es donde seguramente encontremos que ha perdido su vigencia".

  

Gabriela Mordecki
Gabriela Mordecki. Foto: Archivo El País
"Integración compleja"
El camino de la integración ha mostrado ser muy complejo entre países muy diferentes. Irse (del Mercosur), uno pierde más de lo que gana. Quedarse implica esa dinámica: que a veces las cosas van bien y de repente hay algo que hay que arreglarlo. Pero nos da una posibilidad de tener un mercado ampliado para muchas empresas que se instalan en Uruguay y miran el mercado de Argentina y Brasil".

  

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)