Camiones salen con menos carga y eso puede llevar a mayores demoras

Advierten por problemas en la entrega de supergás a hogares

Un informe de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea) alertó a principios de año sobre la posibilidad que se produjera desabastecimiento de supergás a la población cuando llegaran las bajas temperaturas. Fuentes del gobierno dijeron ayer a El País que el informe de la Ursea generó preocupación en el Poder Ejecutivo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Temen que se produzca desabastecimiento de supergás. Foto: Archivo El País

Ese desabastecimiento podría suceder porque los camiones de reparto utilizan menos capacidad de carga a raíz de una resolución sindical. El informe generó preocupación en el gobierno y funciona una comisión que busca soluciones ante un eventual problema de abastecimiento.

El informe —al que recién accedió a El País ya que no está en la web de Ursea— señala que si bien el "Reglamento técnico y de seguridad de instalaciones y equipos destinados al manejo de gas licuado de petróleo (GLP)" expresa que en el caso de tener que transportar los recipientes en varios niveles, se admitirá un máximo de cuatro garrafas (por columna) para distribución domiciliaria y un máximo de cinco para transporte entre depósitos y fletes interdepartamentales, eso no se cumple.

En ese sentido, la Ursea informó que en medio de conflictos sindicales sucedidos durante 2014 el Sindicato Único de Trabajadores del Supergás (SUTS) objetó el procedimiento de carga de camiones con cuatro niveles de recipientes portátiles, debido a razones ligadas al excesivo esfuerzo físico que ello conlleva.

Eso determinó que desde esa fecha y hasta la actualidad (el informe está fechado el 27 de enero de este año), los camiones utilizados para transporte de gas envasado en recipientes portátiles se han venido cargando con tres niveles de garrafas (llenas o vacías), alterando la capacidad de transporte disponible en el sector.

La Ursea sostuvo que del análisis primario de la situación es posible mencionar que esa disminución de capacidad de carga disponible en el sector representa una disminución de 25% para la capacidad de transporte al interior del país —afecta al 100% de la flota— y algo menos para la capacidad de transporte dentro de Montevideo, ya que en este caso impacta en la mitad de la flota.

La oficina informó que de acuerdo al análisis de lo informado por las empresas distribuidoras, en el caso de Riogas —aplicando la misma logística de distribución y volúmenes de venta de 2014— tendría "un déficit de supergás entregado de cerca de 100.000 garrafas en Montevideo y 230.000 en el interior para el período comprendido entre marzo y septiembre de este año; mientras que en el caso de Acodike, la faltante sería de 120.000 recipientes en el Interior".

La Ursea consignó que se debe tomar en cuenta en la proyección de las dificultades que se podrían plantear, que 2014 fue un año de alta conflictividad.

Pero aclaró que "de mantenerse esa situación y suponiendo que no se incorporan nuevos vehículos de transporte, exista una alta probabilidad de que en la próxima zafra de 2015 (la actual), las demoras en el suministro de GLP (supergás) en cada uno de los puntos de abastecimiento del país pueden verse afectadas, no pudiendo descartar, en algún caso, situaciones de desabastecimiento".

Ante la situación observada, la Ursea recomendó "advertir a todos los actores del sector a los efectos de habilitar ámbitos de discusión en los cuales se analice con mayor profundidad los posibles efectos de la situación planteada, así como buscar alternativas viables que permitan mitigar posibles situaciones de demoras o falta de abastecimiento en las diferentes zonas del país".

Comisión.

El informe de la Ursea indicó que funciona una comisión con el objetivo de buscar soluciones en el tema de abastecimiento de supergás.

Las fuentes del gobierno consultadas indicaron que la comisión analiza propuestas en conjunto con las empresas distribuidoras de supergás, el sindicato y el Ministerio de Trabajo. En el documento de la oficina reguladora se señala que además participan en esa comisión Ancap y la Facultad de Medicina de la Universidad de la República. Ese grupo de trabajo realiza estudios vinculados fundamentalmente a la estimación del esfuerzo físico exigible en la actividad de carga de garrafas en los camiones.

Las fuentes añadieron que ayudó que recién los primeros fríos hayan comenzado ahora. Por eso, no se han registrado aún problemas de demoras en las entregas del combustible, indicaron. Igualmente, la comisión no ha arribado a ninguna conclusión con la cual evitar los retrasos o desabastecimiento posible que señala la Ursea.

En el documento, la oficina indicó que "existe incertidumbre en el desenlace del asunto y de los tiempos que dichos estudios podrán insumir, además de que existe la posibilidad de que los mismos no puedan ser concluyentes al respecto".

En Ducsa —distribuidora de supergás Ancap— se informó a El País que "se ha estado trabajando en generar conciencia para que la población tenga la anticipación en la compra previa, pero de igual forma es muy marcada la zafra en el GLP, lo que hace que la demanda se desborde con los primeros fríos y se mantenga a lo largo de los mismos".

Las fuentes indicaron que el año pasado cuando surgió la medida se realizaron negociaciones con el SUTS, incluso generando ámbitos de medición del esfuerzo sobre el trabajador, pero que no prosperaron por la negativa del sindicato. Añadieron que el director nacional de Trabajo, Juan Castillo, manifestó a la empresa su voluntad de trabajar en el tema, aunque hasta el momento no hay avances al respecto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)