LA EVOLUCIÓN DEL PODER DE COMPRA

Advierten riesgo de pérdida de salario real tras 13 años

Hay visiones contrapuestas entre economistas, sindicatos y el gobierno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El poder de compra no cae en el promedio anual desde 2003. Foto: Archivo El País

El debate sobre los lineamientos de la negociación colectiva tiene co-mo trasfondo una posible caída del poder adquisitivo de los traba-jadores, que se mide por el salario real (que resta la inflación al crecimiento de los ingresos). El Pit-Cnt sostiene que esa reducción ya comenzó en varios sectores y se profundizará, pero el gobierno entiende que no es así y por ello no modificó las pautas salariales.

En su mayoría, los analistas creen el salario real no caerá este año, aunque reconocen que en la medición influyen correctivos por inflación arrastrados de convenios anteriores y la mayor tendencia a realizar acuerdos bipartitos sin respetar los lineamientos del gobierno.

Las pautas para la negociación dividen a los sectores en tres (dinámicos, medios y en problemas) estableciéndose los aumentos para el segundo año de 9%, 7,5% y 6,5%.

De respetarse estos porcentajes, con una inflación como la actual en dos dígitos, los trabajadores perderían poder adquisitivo. Como forma de subsanar esto se incluyen los correctivos por inflación, que en anteriores negociaciones se establecieron a 12 meses —evitando que caiga el poder adquisitivo en la medición anual—, pero ahora se de-ben aplicar a los 24 meses.

El director del Instituto de Relaciones Laborales de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica, Juan Manuel Rodríguez, explicó a El País que todos los convenios de la ronda pasada "incluyen un correctivo que lo que hará es compensar la eventual caída de los salarios que se puede producir" por el aumento de precios.

El porcentaje de aumento de estos correctivos "con los niveles actuales de inflación estará en torno al 5%", señaló la economista de Deloitte, Florencia Carriquiry. Agregó que esto determinará que "la moderación del salario real sea relativamente lenta" este año, estimando que habrá una suba de 1,5% en el promedio anual.

Otro aspecto a tener en cuenta es que debido al rechazo de los sindicatos a las pautas, cada vez son más los convenios firmados en acuerdo entre trabajadores y empresarios. "Entonces habría una cantidad de convenios que tendrán correctivos (este año)", sostuvo Rodríguez.

De acuerdo a datos del Instituto de Relaciones Laborales, el 30% de los acuerdos salariales concretados en el primer semestre del año fueron bipartitos.

Para Pablo Moya, economista de la consultora Oikos, el crecimiento del salario real será de 0,8% en 2016.

Caída.

Una visión distinta a sus colegas aportó Antonio Elías de la Red de Economistas de Izquierda y asesor de COFE, para quien el salario real caerá. De producirse en la medición anual sería la primera vez luego de 13 años de incremento consecutivo (ver aparte).

"En el segundo semestre no está previsto que los trabajadores públicos tengan aumentos, tampoco se modificará el salario mínimo nacional y los trabajadores del sector privado que tienen convenios en el marco de las pautas del gobierno tendrán aumentos nominales menores que la inflación", afirmó.

En tanto, el presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, dijo a El País que "ya hay sectores que están perdiendo salario". Según la central sindical, en la comparación del salario real promedio de los últimos 12 meses cerrados a mayo con el período anterior, hay 12 sectores que presentan caída y siete que registran crecimiento.

Entre los más perjudicados aparecen los trabajadores me-talúrgicos, de la vestimenta, de la industria automotriz, texti-les, papeleras y del comercio de automotores, con descensos en su poder de compra superiores al 1,5%.

El Pit-Cnt reclama que los lineamientos incluyan ajustes anuales en relación al aumento de precios, porque "fueron pensados para una inflación decreciente, que por el contrario creció", sostuvo Pereira.

Un reciente informe del Instituto Cuesta Duarte analizó que el poder de compra experimenta "una fuerte desaceleración" en 2016.

Además, adelanta que "de mantenerse los niveles de inflación por encima del 10% y no haber cambios sustantivos en los lineamientos salariales, es esperable que el aumento del salario real siga su tendencia descendente, siendo posible que a fin de año se llegue a un registro nulo o incluso negativo del indicador".

Por su parte, el ministro de Economía, Danilo Astori, manifestó días atrás que los salarios continúan creciendo, aunque aclaró que "en tiempos de desaceleración económica todo se desacelera".

También señaló que si llegara a producirse "una tendencia a la caída del poder adquisitivo de los salarios, se tomarán las medidas" para corregirlo.

Esa relación entre crecimiento económico y salarial que citó Astori es respaldada por Moya. "Con menor producción se reducen los factores productivos (capital y trabajo); si existe rigidez a la reducción de empleo lo que queda es reducir el salario", expresó.

En la misma línea, Carriquiry sostuvo que tras una importante recuperación en la última década —el salario real creció casi 50%— ahora "el espacio para que el salario siga aumentando es muy acotado en una economía estancada".

Sin embargo, para Elías los argumentos del equipo económico acerca de que las pautas no determinan una pérdida salarial "no son de recibo".

Indicó que para evaluar el impacto de los lineamientos "habría que estimar la evolu-ción del poder adquisitivo de los trabajadores de las ramas donde se aplicaron dichas pautas y no utilizar la evolución del universo de asalariados (que mide el INE)".

Ya se nota el freno mensual

El último dato del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) marca que el poder de compra de los salarios creció en los 12 meses cerrados a mayo 0,77%, aunque la medición acumula cuatro caídas consecutivas. El año pasado el salario real cerró con un crecimiento de 0,39%, el menor valor para el promedio anual en los 13 años de aumento ininterrumpido que arrastra el índice. El último dato negativo sobre el poder adquisitivo de los asalariados data de 2003, cuando cerró el año con un descenso de 3,4%. En los años posteriores de crecimiento continuo, con excepción del año pasado, no hubo ningún promedio anual por debajo de 3% de aumento. "Las demandas de los trabajadores son justificadas y no ponen en cuestión lo que se logró en la última década", dijo el presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)