VARIAS PROPUESTAS

Ahorro voluntario: las AFAP piden cambios e incentivos

Adhesión automática, exoneraciones fiscales y opción de retiros parciales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las AFAP proponen cambios en el sistema. Foto: M. Bonjour

Para contrarrestar el bajo nivel de ahorro previsional voluntario que hay en Uruguay, la Asociación Nacional de AFAP (Anafap) —que nuclea a las administradoras privadas Sura, Unión Capital e Integración— pretende que los trabajadores adhieran automáticamente a esta opción y que el Estado brinde mayores incentivos fiscales para su uso.

El objetivo es que los afiliados aporten a las AFAP por decisión propia un monto mayor al que están obligados por ley, para incrementar su jubilación. "Hoy en Uruguay no están dadas las condiciones para el desarrollo (del ahorro previsional voluntario)", sostiene un trabajo presentado ayer por Anafap.

Pese a que se permiten depósitos voluntarios o convenidos (realizados por terceros), actualmente solo lo realizan el 0,2% del total de afiliados a las AFAP —1,3 millones de personas—. "La mayor parte de los aportes voluntarios están compuestos por saldos excedentes que se generan en forma automática y no por un deseo explícito (del afiliado)", explica el documento.

Según Anafap, promover este ahorro extra sería "una solución para mitigar distintos problemas" que afectan a la seguridad social en Uruguay como la informalidad laboral y las dificultades demográficas (menos nacimientos y mayor esperanza de vida). También ayudaría a reducir el déficit fiscal futuro al aliviar el gasto del Estado en previsión social y habría mayor dinero en las AFAP disponible para inversiones.

Entre los cambios normativos recomendados por las administradoras privadas para fomentar el ahorro previsional voluntario, aparece la incorporación automática de los trabajadores a esta opción con la posibilidad de renunciar y volver a adherir.

El gerente general de Sura y nuevo presidente de Anafap, Sebastián Peaguda, explicó a El País que se podría implementar un monto o porcentaje de ahorro obligatorio por encima de los aportes previsionales (15% del salario). "Lo haces por defecto pero automáticamente quien no desee hacer ese ahorro porque no puede resignar dinero de su sueldo, puede desuscribir la opción sin ningún obstáculo", detalló.

Agregó que se trata de una medida que "toma en consideración el comportamiento de las personas", intentando promover al ahorro que "es algo que se dificulta en una economía que privilegia el consumo".

Además, las AFAP privadas plantean que el Estado brinde incentivos fiscales al ahorro, dado que una de las trabas actuales es que el dinero que se deposita voluntariamente sale del salario que está gravado por Impuesto a la Renta y cuando se cobre como jubilación también tributará.

Por eso reclaman que se exonere de impuestos al ahorro voluntario y se promuevan "nuevos estímulos tributarios a las empresas, especialmente por aportes que realicen a favor de trabajadores de bajos ingresos".

Otras propuestas son "facilitar el uso de canales existentes y nuevas tecnologías" para el ahorro voluntario como agencias de cobranza, aplicaciones en celulares y transferencias electrónicas; y también "flexibilizar el sistema permitiendo retiros parciales o totales del saldo jubilatorio correspondiente al ahorro voluntario para gasto en vivienda, educación o salud".

El trabajo de Anafap fue seguido desde el público por el superintendente de Servicios Financieros del Banco Central (BCU) —regulador del mercado de AFAP—, Juan Pedro Cantera.

Informalidad.

El ahorro voluntario es "una buena alternativa para personas con episodios de informalidad" durante su vida laboral, señaló Peaguda.

El trabajo de Anafap plantea el ejemplo de un trabajador que adhiere al sistema mixto con 20 años de edad y un sueldo de $ 15.000 haciendo uso de la opción del artículo 8 de la Ley 16.713 (para dividir sus aportes entre el Banco de Previsión Social y la AFAP). Si esa persona llega a jubilarse a los 62 años con un 20% de su trayectoria laboral en la informalidad tendrá una tasa de reemplazo del 62%, pero si realizará aportes voluntarios mensuales por el 5% de su sueldo elevaría su prestación al 68%.

Además, las administradoras privadas ven "un potencial importante" de clientes vinculados al ahorro voluntario en los trabajadores monotributistas —régimen especial que grava las actividades de reducida dimensión económica— o quienes están comprendidos por el Monotributo Social Mides (para personas por debajo de la línea de pobreza que producen o comercializan bienes y servicios). En ambos casos concretar un ahorro extra "sería una alternativa válida para mejorar el monto de recibir con la jubilación".

República: mayores de 45 y altos ingresos.

La vicepresidenta de República AFAP —propiedad del Estado y no afiliada a Anafap—, Jimena Pardo, dijo a El País que apoyan la promoción del ahorro voluntario "en especial para personas mayores de 45 años y que ganan por encima" del tercer nivel de aportes ($ 131.430). Es que el dinero percibido por un trabajador por encima de ese monto no tributa a la seguridad social.

Pardo señaló que "quizás" se podrían implementar incentivos fiscales para fomentar el ahorro, aunque sostuvo que las modificaciones "centrales" deberían ser que el dinero pueda ser retirado "ante alguna causal puntual como educación o salud" y que al momento de jubilarse la persona tenga la opción de retirar todo lo depositado voluntariamente. Explicó que han hecho públicas propuestas en ese sentido, pero todavía no han avanzado hacia la redacción de un proyecto de ley.

Próximamente República AFAP iniciará una campaña de contacto con sus afiliados mayores de 45 años de salarios altos "para decirles cual es su situación previsional y avisarles que están en una edad ideal para realizar un ahorro voluntario o complementario", informó Pardo. Agregó que muchas de las personas con salarios superiores al tercer nivel "no son conscientes que aportan por menos dinero del que reciben".

Luego de contactar a ese segmento de afiliados, el "segundo público objetivo" identificado por República AFAP son los trabajadores que cobran por encima del segundo nivel de aportes ($ 65.715).

"El ahorro voluntario entendemos que es necesario en personas de ese perfil (salarial)", indicó la vicepresidenta de la administradora estatal. Subrayó que el sistema mixto es beneficioso para personas de bajos salarios que ingresan haciendo uso de la opción del artículo 8, pero aquellos trabajadores de mayores ingresos necesitan un ahorro extra para percibir una jubilación más cercana a su sueldo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)