Directora por la oposición cree que pueden afectar costos

En Ancap preocupa el atraso de la regasificadora

Mientras se espera el resultado de una reunión entre GNLS (consorcio local conformado por GDF – Suez y Marubeni), Gas Sayago, la constructora brasileña OAS y el Sunca que se efectuará mañana, los retrasos y conflictos generados en la obras de la regasificadora son observados con preocupación en la oposición del directorio de Ancap.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Se esperaba que la regasificdora estuviera operativa a mitad de año. Foto: Gas Sayago

"Se tuvo una visión crítica en momentos anteriores. Es un proyecto muy significativo para el país, seguimos los avances y nos preocupan las dificultades que han surgido, ya que los retrasos pueden eventualmente afectar los costos de generación de energía", dijo a El País la directora por el Partido Nacional, Elena Baldoira.

Gas Sayago (empresa que licitó el proyecto de regasificación en Puntas de Sayago y contrató directamente a OAS para la construcción del gasoducto) está conformada por UTE y Ancap y es por eso que en el ente se siguen de cerca los problemas financieros que la constructora tiene en Brasil.

"Si la constructora no cumple con los plazos y las fechas previstas en el gasoducto hay sanciones y multas que van a operar. Se incluyeron más cláusulas por el problema financiero de OAS en Brasil; se tomaron algunas medidas de refuerzo ante eventuales problemas que se pudieran suscitar", señaló Baldoira.

Al respecto, el presidente de Gas Sayago, César Briozzo, dijo a El País que cualquier determinación que se tome será sobre la base del contrato que hay vigente con OAS.

La fecha de finalización del gasoducto está prevista para el 31 de mayo de este año y desde Gas Sayago se informó que no hay retrasos en esa parte del proyecto y es por eso que OAS continúa con la construcción.

En el encuentro de mañana, está previsto que GNLS informe sobre avances con otras constructoras internacionales para que se hagan cargo de la continuación de las obras del muelle y las escolleras de la regasificadora, luego de haberle rescindido el contrato a la constructora brasileña. Eso motivó el envío por parte de OAS de 700 obreros al seguro de paro que trabajaban en las obras.

Ahora, GNLS negocia con tres constructoras: la chilena Belfi, la belga Dredging International y un consorcio holandés. Y el reclamo del Sunca es que esos obreros sean retomados por la nueva constructora que continúe el proyecto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)