LOS NÚMEROS DE LA PETROLERA

Ancap: tarifa no se usó "para financiar otros negocios"

El ente ganó US$ 77 millones en el semestre; precio bajo de crudo ayudó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La presidenta de Ancap, Marta Jara, y el director de la OPP, Álvaro García. Foto: A.Colmegna

Ayer Ancap presentó sus estados financieros correspondientes al primer semestre del año. Entre enero y junio, la empresa estatal tuvo una ganancia que ascendió a US$ 77 millones, similar a los US$ 78 millones que había registrado en el mismo período del año pasado.

La presidenta de Ancap, Marta Jara, destacó que los resultados alcanzados prueban que la empresa superó "el estrés financiero que tenía". Esto, añadió, no implica que se pierdan de vista la prudencia, la gestión de la deuda y el cuidado de "cada peso", pero sí habilita a "tomar una visión de más largo plazo".

"Ya la única preocupación no es cómo se paga el próximo embarque de crudo", destacó la jerarca, quien ingresó a la petrolera en marzo de 2016, dos meses después de que hubiera recibido una capitalización de US$ 622 millones (a la que se sumó un préstamo de la Corporación Andina de Fomento por US$ 250 millones) para poner de nuevo en pie a la empresa. Entre 2011 y 2015 Ancap había acumulado pérdidas por US$ 800 millones. Esta sangría se detuvo el año pasado, cuando obtuvo un resultado positivo de US$ 15 millones.

Jara —que agradeció a "todos los uruguayos por la recomposición del patrimonio de Ancap"— también hizo énfasis en que "en este primer semestre no se utilizaron ingresos de la tarifa para financiar otros negocios" de Ancap.

Consultada acerca de si con esto las autoridades reconocían que hasta ahora el precio de los combustibles había sufrido un sobrecosto, fruto de la delicada situación económica de Ancap, la presidenta dijo que se habían explicado "las diferencias de un semestre al otro". Jara añadió: "Lo que dijimos es aumentaron los costos y no aumentó de la misma manera la tarifa".

Empero, en el primer semestre del año el valor promedio del barril de petróleo en pesos estuvo por debajo de la referencia que tenía Ancap para fijar el precio de los combustibles.

La paramétrica de la petrolera incluía un precio de US$ 56 para el barril de crudo Brent y de $ 30,60 para el tipo de cambio. Así, el costo del barril en pesos era de $ 1.713,60. A principios de julio El País informó que en el primer semestre del año la diferencia fue de 12,75% respecto a la referencia, es decir Ancap contó con un precio promedio del barril en pesos de $ 1.495,04 respecto a una referencia de $ 1.713,60.

"En la medida en que nuestro patrimonio se recompone y que nuestra liquidez se recompone y todos nuestros ratios financieros alcanzan una cierta salud, ¿nuestro objetivo cuál es? Ser una empresa sustentable, competitiva y, en la medida que podamos, vamos a ir trasladando las eficiencias a los productos", afirmó.

A partir del 1° de julio de este año el precio del gasoil experimentó una rebaja de 8% (unos $ 3 por litro).

El gerente general de Ancap, Ignacio Horvath, dijo a su turno que ese descenso del gasoil sumó un "beneficio" para los consumidores de US$ 50 millones en estos seis meses.

También por el lado del ajuste tarifario, Horvath señaló que Ancap revisará cada seis meses "las variables macroeconómicas" para definir si se pueden llevar adelante otros "ajustes".

Por su parte, integrantes de la oposición hicieron énfasis en las tarifas. "Nos alegran mejoras en Ancap pero ganancias siguen siendo a costilla de los bolsillos de los uruguayos. Ya es hora que se bajen los precios", dijo el senador colorado José Amorín en su cuenta de Twitter.

El senador nacionalista Ál-varo Delgado planteó por la misma vía: "la ganancia de US$ 77 millones de Ancap en el primer semestre equivale $ 2,5 en litro de combustibles. La prioridad debe ser las tarifas!". Agregó además, que el "plan de rescate de Ancap significó a los uruguayos más de US$ 900 millones. No da para festejar balances con combustibles caros (respecto a la paridad de importación). No es progresista!"

En la conferencia de ayer, la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, habló de la conveniencia de refinar a nivel local.

"Refinar combustibles es la estrategia adecuada que tiene que seguir el Uruguay, porque cuando estamos pasando por una excepción de importación se marca que eso es contraproducente", sostuvo.

Líneas y vinculadas.

Si la lupa se pone en las diferentes líneas de negocio que tiene Ancap, combustibles y lubricantes tuvieron resultados positivos en el semestre, con un resultado operativo de $ 2.597 millones y $ 26 millones, respectivamente. Estas ganancias "no son tan grandes como las del año pasado debido al incremento de los costos", dijo Horvath.

Gas natural y pórtland no corrieron la misma suerte, y registraron pérdidas por $ 34 millones y $ 192 millones, también respectivamente. De todas formas, el gerente general resaltó que disminuyeron a la mitad frente al registro de igual período de 2016.

Las empresas vinculadas, en tanto, tuvieron una ganancia de US$ 4 millones en el semestre. "Estamos alcanzando un equi-librio en el portafolio", asegu- ró Jara.

Los resultados netos por empresa mostraron al cierre de junio una ganancia de $ 350,9 millones en Ducsa, $ 226 millones en Petrouruguay, $ 49,6 millones en Alur, $ 9,9 millones en Gasur, $ 8,5 millones en gasoducto Cruz del Sur y $ 2 millones en Cementos del Plata.

Las pérdidas de Gas Sayago fueron de $ 31,3 millones, y las de Ancsol de $ 442,8 millones. Esta última es propietaria del 75% de Carboclor, la petroquímica que Ancap tiene en Argentina, que solicitó concurso de acreedores el año pasado y cerró una planta y despidió a más de 100 trabajadores a fines de mayo.

La Teja: Atraso cuesta US$ 20:

La parada por mantenimiento que atraviesa la refinería de La Teja desde mediados de febrero fue mencionada ayer. El gerente general de Ancap, Ignacio Horvath, indicó que hay aspectos "positivos" y otros "a mejorar" en este terreno. Dentro de los primeros dijo que no hubo ningún accidente "grave" y que se hará dentro del presupuesto (US$ 55 millones, aunque el ministro de Economía, Danilo Astori lo cifró en US$ 80 millones). En la otra vereda, las actividades llevan un atraso "importante", que hará que la fecha manejada en un principio para la finalización de las tareas se corra 90 días. Ahora se espera que termine a mediados de septiembre (inicialmente era junio). "El costo de este retraso por lucro cesante es de aproximadamente entre US$ 18 millones y US$ 20 millones", dijo el ejecutivo. Medidas gremiales explicaron 67 días de retraso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)