GNLS, adjudicataria del proyecto, ya analiza tres empresas para sustituirla

Se aprestan a rescindir contrato con constructora de la regasificadora

La firma GNLS (el consorcio conformado por GDF-Suez y Marubeni para la operación de la planta regasificadora) ya maneja con firmeza la posibilidad de rescindir el contrato con la brasileña OAS, teniendo en cuenta la difícil situación financiera por la que atraviesa la constructora.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Se esperaba que la regasificdora estuviera operativa a mitad de año. Foto: Gas Sayago

Fuentes vinculadas al negocio de la regasificadora dijeron ayer a El País que GNLS evalúa tres alternativas para que se hagan cargo de la obra en caso que la firma brasileña no puede seguir adelante. Se trata de una empresa belga, otra holandesa y otra constructora de origen chileno, tal como había adelantado El País el 7 de febrero. "Son todas empresas de primer nivel internacional", añadió la fuente.

Como informó El País, GNLS maneja la rescisión del contrato con OAS -principal contratista de la obra civil- desde noviembre del año pasado, aunque no lo admite de forma pública. El tema volvió a cobrar fuerza esta semana en virtud de las diferencias de carácter "técnico" que han surgido entre ambas empresas respecto al diseño de las obras para el muelle y las escolleras; y que han determinado la suspensión total de esta parte del proyecto.

Según supo El País, la constructora OAS no tomó en cuenta algunos aspectos del Río de la Plata a la hora de construir el muelle donde operará el barco regasificador y eso la llevó a tener problemas con los pilares de este. A raíz de esto se generaron diferencias entre OAS y GNLS sobre cómo resolver esa dificultad.

En virtud de esas diferencias y mientras se zanjan, OAS que originalmente empleaba a 700 trabajadores decidió recortar de forma temporal la plantilla con el envío a seguro de paro rotativo de 150 trabajadores.

Si bien en primera instancia el Sunca aceptaba esta medida tomando en cuenta el complemento económico sobre el monto del seguro que recibirían los trabajadores afectados, la posición cambió una vez que GNLS rechazó ser garante del acuerdo como pretendía el sindicato. Eso determinó que el lunes el Sunca decidiera paralizar la obra a la espera de una solución.

La empresa GNLS entendió que "no corresponde" aceptar el pedido del Sunca porque y "excede la legislación vigente", Además, aclaró que la decisión de enviar personal a seguro de paro es exclusiva de OAS y no responde a instrucciones de GNLS. Asimismo había accedido a crear una bolsa de trabajo para el caso que el Sunca y OAS acordaran el convenio que venían negociando por los 150 trabajadores.

El conflicto no hace más que agudizar el retraso que ya acumula el proyecto en relación al calendario previsto inicialmente. Según supo El País, el atraso que tiene la construcción del muelle ya se verifica en ciertos puntos del cronograma de obra acordado entre GNLS y Gas Sayago, por lo que esta última aplicará las multas correspondientes (ver aparte).

Si bien el atraso llevará a que la regasificadora no esté operativa en este invierno —la fecha de pre-inicio—, de todas maneras, eso no será un problema para el Estado uruguayo ya que el principal consumidor de gas en el inicio es la central de ciclo combinado de UTE en Punta del Tigre, que se está construyendo y también está atrasada en el cronograma de obra.

La obra civil de la planta incluye una escollera de 1,5 kilómetros, dos muelles para el amarre de la unidad regasificadora y el atraque de los barcos que transportan gas en estado licuado.

Por otra parte, una delegación del Sunca se reunirá hoy con representantes de OAS y del Ministerio de Trabajo (MTSS). En diálogo con El País, el dirigente sindical Richard Ferreira explicó que la posición de los trabajadores es que se instale un ámbito de negociación, para que se reintegre de inmediato a los 150 trabajadores y se dejen sin efecto los envíos a seguro de paro.

Hasta ahora la paralización no se extiende a las obras de construcción del gasoducto que también están a cargo de OAS contratada por Gas Sayago, pero esa situación podría cambiar "si no se encuentra una solución inmediata", según el Sunca.

A diferencia de lo que sucede con los trabajos en la zona de muelle, la obra del gasoducto que tendrá una extensión de 12 kilómetros marcha dentro de los plazos establecidos y se estima quedará pronto en aproximadamente un mes. De todas formas aunque esta parte se termine en fecha, el inicio de las operaciones previsto para julio con la llegada del primer buque regasificador (en 2016 llegará el definitivo) se verá postergado.

La brasileña OAS está envuelta en la investigación por corrupción que involucra a Petrobras y además atraviesa una mala situación financiera que llevó a que entrara en default. En enero, la agencia Fitch rebajó la calificación de la compañía a C y luego hicieron lo mismo Standard & Poor´s y Moody´s. Esta es la nota más baja y están normalmente en concurso de acreedores y supone cesación de pagos.

La regasificadora es una de las mayores obras de infraestructura de la historia de Uruguay. Con un costo de US$ 1.225 millones, GDF-Suez a través de una "filial indirecta" la llevará adelante y la operará.

La capacidad total de producción será de 10 millones de metros cúbicos de gas diarios y se podrá ampliar hasta 15 millones de metros cúbicos si la demanda lo requiere. La previsión original es que arribe a Montevideo un barco con gas natural licuado por mes. En el proyecto se estimó que el proceso de transferencia desde el barco hasta la terminal durará 24 horas.

Después del proceso en la terminal, ese GNL ya convertido a gas natural será distribuido hasta la costa a través de un gasoducto. En primera instancia operará el barco "puente", y luego llegará el barco definitivo. Ese último barco tendrá una capacidad de almacenamiento de 263.000 metros cúbicos.

La estimación oficial es que el proyecto de regasificación ya es rentable solamente con el abastecimiento al mercado uruguayo.

No obstante, existe posibilidad de colocar los excedentes en otros mercados con fuerte demanda como el de Argentina y Brasil La previsión es que la demanda local sea de 5 millones de metros cúbicos por día (la mitad de la producción de la regasificadora).

Vinculada a investigación de petrobras en brasil

La semana pasada la Fiscalía brasileña solicitó a seis empresas constructoras y a varios de sus ejecutivos que devuelvan US$ 1.559 millones a raíz de supuestamente haber participado en un cartel que permitió una red de corrupción en la petrolera Petrobras. La suma incluye resarcimiento al erario público, indemnización por daños morales colectivos y multas e involucra a Camargo Correa, Sanko-Sider, Mendes Junior, OAS, Engevix y Galvao Engenharia, según informó la agencia EFE.

Gas Sayago puede cobrar multa de US$ 474.969 diarios

El capítulo 28 del contrato entre Gas Sayago (empresa que licitó la obra) y GNLS (consorcio local conformado por GDF-Suez y la compañía japonesa Marubeni) se refiere a las penalizaciones. Sobre las penalizaciones por atraso, el escrito (al que accedió El País) establece una fórmula por cada día de atraso en alcanzar la fecha acordada de pre inicio de los servicios contractuales, así como por cada día de atraso en alcanzar la fecha acordada de inicio con la cual se aplicará la penalización al proveedor.

De esa fórmula surge que la multa por cada día de atraso en el pre inicio de la obra será de US$ 474.969,86. Ese pre inicio de obra debe ser en julio de este año, si eso se corriera por ejemplo a octubre, la multa ascendería a US$ 42,7 millones. Hoy, no se sabe exactamente cuando será ese pre-inicio, si bien la constructora OAS (subcontratada por GNLS para las obras del muelle donde estará el barco regasificador) ya viene con retrasos (ver nota principal) y no llegará a julio.

El contrato también establece seis puntos en los cuales el proveedor (GNLS) no será sujeto de penalizaciones para los días de atraso.

Allí se enumeran el no cumplimiento del cronograma en lo que respecta a dragado de apertura atribuible a Gas Sayago; otras causas imputables a Gas Sayago; causas extrañas no imputables o causa imputable a la autoridad o huelgas particulares (por ejemplo un paro nacional del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos —Sunca—, aunque no un paralización puntual de la obra como ahora), entre otros.

En otro punto se establece que Gas Sayago no podrá cobrar por concepto de penalizaciones en su conjunto más de US$ 15 millones por año. En caso de que la penalización supere ese límite máximo señalado, la parte de la multa pendiente de pago se abonará en el año siguiente hasta el tope y así hasta completarlo. El último año de la concesión no regirá este límite anual, pudiendo Gas Sayago cobrar todas las penalizaciones pendientes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)