LA POLÍTICA QUE QUEDÓ

Argentina: afirman que sobra un tercio de los empleados públicos

Necesitan 300.000 firmas nuevas para absorber exceso y bajar informalidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Provincias fueron puntuales del crecimiento de empleo estatal. Foto: La Nación/ GDA

El economista Félix Piacentini advirtió que deberían crearse 300.000 nuevas empresas formales en Argentina para absorber el exceso de empleo público y reducir a la mitad el empleo no registrado (informal).

Así lo expresó al disertar en el Congreso Nacional CREA 2016, que se realiza en el predio de la Rural de Buenos Aires.

Según el economista, el año pasado había, en promedio, un 34% de exceso en la dotación de empleados públicos provinciales de las 24 jurisdicciones por sobre la dotación óptima. Definió como exceso de empleo público al creado por encima del crecimiento poblacional de cada jurisdicción desde el año 2003.

"Este exceso en puestos representa a unas 535.000 personas sobre un total de 2,12 millones de trabajadores, sólo en lo que respecta a los empleos provinciales, es decir, sin considerar a los municipales ni nacionales que trabajan en cada distrito", dijo Piacentini.

Según señaló, el personal del Estado, en sus tres niveles (nacional, provincial y municipal), alcanza los 3,5 millones de personas. Creció 52% en el nivel nacional, 53% en el provincial y 37% a escala municipal entre 2003 y 2015.

Pero en ese período hubo provincias donde el empleo público subió más que el promedio, con casos como Tierra del Fuego (108% de crecimiento de la plantilla pública), Chaco (+92%), Catamarca (+88%), Salta (+84%) y Santa Cruz (+80%).

"Esa trayectoria se convierte en insostenible en el mediano plazo, no sólo porque resulta cada vez más difícil de financiar, sino porque termina ahogando la creación de empresas y empleo privado fundamentalmente por dos vías principales: mayor presión fiscal para afrontar el gasto creciente y la pérdida de competitividad progresiva por los menores recursos para inversión pública que ello significa", afirmó.

Piacentini explicó que el exceso de empleo público sale "carísimo" y lo puso en términos del Producto Interno Bruto (PIB). Era casi 5 puntos del PIB en 2004 y ahora ronda el doble, cuando, precisó, no debería ubicarse más allá de 6,5 puntos del PIB.

"Eso es mucho dinero, porque dos puntos del PIB equivalen a todo el gasto en inversión pública realizado por el gobierno nacional en todo un año. Es decir: podríamos tener el doble de caminos, rutas, puertos y trenes si no nos hubiésemos embarcado en este círculo vicioso del exceso de empleo público", detalló.

Entre otras cosas, señaló que muchas provincias tienen "desventajas comparativas importantes" para crear empleo privado formal de calidad.

Mencionó allí cuestiones de infraestructura, provisión de energía, fletes, entre otros aspectos. Por ello, no ve provincias inviables, sino provincias sin empresas.

De acuerdo al economista, para absorber el exceso de empleo público y reducir a la mitad el empleo no registrado o informal deberían crearse a nivel nacional 300.000 nuevas empresas. Esto implicaría pasar de las actuales 650.000 empresas formales a cerca de un millón.

La informalidad es el principal problema del empleo en Argentina. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca señaló semanas atrás que "con una desocupación de 9,3%, el mayor problema es que más de 30% de la población trabaja en la informalidad y eso impacta sobre aquellos que sí están en situación formal y deben asumir todas las cargas".

Empleo, transformación, innovación en el plan.

Los conceptos "creación de empleo" y "transformación" inundan el Plan Productivo Argentino a la australiana. Esas palabras surgen en 17 oportunidades en un total de 174 que tiene el plan oficial al que accedió La Nación. En esa nube de palabras —que oficia de ránking—, aparecen detrás "crecimiento", "competitividad" y "productividad" (14), "infraestructura", "mejora logística" y "energía" (13), y finalmente, "apertura de mercados de crédito" e "inversiones" (9). Las inversiones privadas escasean en la Argentina. De acuerdo con ese programa, en base a datos de la Secretaría de Transformación Productiva (STP) y números del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MinCyT), "las empresas argentinas privadas invierten poco en innovación, investigación y desarrollo (I+D)".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)