MERCADO LABORAL

En Argentina perdieron más de 100.000 empleos

En el sector privado durante el primer semestre del año.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Industria. Es uno de los sectores que más empleo perdió porcentualmente en Argentina, durante el primer semestre de este año. Foto: La Nación / GDA.

En los primeros seis meses del año se vio lo peor del ajuste en el nuevo modelo económico. Pese a eso, los datos oficiales no mostraron una ola de despidos, aunque sí una cantidad considerable de desvinculaciones. En ese semestre, se perdieron 118.079 empleos en el sector privado registrado, o sea una caída de 1,8% en los puestos de trabajo con relación a diciembre.

Según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) en su informe sobre "Puestos de trabajo y remuneraciones de los asalariados registrados", a fines de 2015 había 6.537.947 empleos, mientras que seis meses después se registraban 6.419.868.

Si se tiene en cuenta la estacionalidad, importante en el mercado laboral, la caída del empleo en el segundo trimestre del año con relación al mismo período de 2015 es bastante menor: de 1%.

Considerando la contribución de los sectores a la generación de empleo, los descensos más importantes en el segundo trimestre con relación al mismo período del año anterior se registraron en los sectores de la Construcción (-12,5%), el Campo (-4,5%) y la Industria (-2,1%). En el tercer trimestre los dos primeros sectores, según datos de los consultoras privadas, ya frenaron sus caídas y volvieron a contratar personal. Incluso, según el último dato del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), que publicó el Ministerio de Trabajo, se crearon 3.718 trabajos en julio con relación a junio. Este fue el primer mes que creó empleo en el año.

Como anticipó La Nación la semana pasada, y a días de la negociación que sentará en la misma mesa al gobierno, sindicatos y empresas, el salario promedio de los trabajadores argentinos pasó de 12.063 pesos argentinos (unos $ 27.383) en agosto de 2015 a 20.218 pesos argentinos ($ 45.895) un año después. Se trata de un incremento interanual de 34,2%. Si se toma el índice de inflación de la ciudad de Buenos Aires —el único que puede utilizarse, ya que el del Indec había dejado de publicarse—, la inflación en ese período fue de 43,5%.

Con esos indicadores oficiales, la licuación de los ingresos habría rondado más de 9 puntos porcentuales. Es la licuación medida también por los gremios. El Indec ratificó esos datos pero para el segundo trimestre.

El salario neto de los trabajadores privados pasó de 12.734 pesos argentinos ($ 28.906) a 18.107 pesos argentinos ($ 41.102). Es un aumento de 34,6%.

Sin embargo, en la Casa Rosada estimaron que los cambios implementados en las asignaciones familiares aumentaron el ingreso promedio de los que las reciben en hasta seis puntos porcentuales, aunque en algunos casos fue menos. En promedio, aquellos que cobraron la mejora de estos beneficios en abril de este año mejoraron sus salarios en 3,9 puntos. Casi uno de cada tres trabajadores percibió estos estímulos durante este año.

Por otro lado, para aquellos que superan esos umbrales y pagan el impuesto a las ganancias también hubo algunas sumas extras, aunque aún no llegó a los bolsillos la promesa de campaña del presidente Mauricio Macri que incluía un cambio en las escalas de ese gravamen. Según fuentes oficiales, el aumento del mínimo no imponible que impulsó este año el Gobierno devolvió a los trabajadores cerca de 50.000 millones de pesos argentinos. Los expertos oficiales creen que esto significaría unos cuatro puntos de salario.

Si se suman las medidas globales que la Casa Rosada tomó en el último año para mejorar la situación de los trabajadores, el oficialismo sólo reconoce cinco puntos de caída real en el salario.

A esas cifras buscarán agregar en la negociación la desaceleración de la inflación.

Economía en recesión, con más pobreza.

Los datos del Indec, son sobre empleo privado registrado, mientras que la economía informal en Argentina se estima que emplea a 30% de la fuerza laboral del país. También se suman miles de empleados estatales despedidos.

La tercera economía de América Latina se encuentra en recesión, tendencia que confirmó el Indec cuando registró en julio una caída de 5,9% en la actividad económica en la comparación interanual.

El consumo lleva siete meses de caídas consecutiva, según cámaras del sector.

La industria cayó 5,7% en agosto por séptimo mes consecutivo.

El gobierno tiene como principal objetivo el de lograr pobreza cero en un país con 40 millones de habitantes.

En los primeros tres meses de su gobierno el número de pobres aumentó en 1,4 millones de personas.

Según las estadísticas del Indec uno de cada tres argentinos vive en la pobreza (32,2%) y de ellos 6,3% es indigente (1,7 millones de personas).

La tasa de desocupación se sitúa en 9,3% y la inflación supera 32% en el año, aunque las proyecciones oficiales estiman que se ubicará en torno a 17% en 2017. En base a AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)