La evasión al BPS alcanza al 18,37% del total de trabajadores registrables

Baja la informalidad, aunque aún afecta a casi 300.000 uruguayos

El aumento de los puestos cotizantes a la seguridad social fue acompañado con una caída de la evasión laboral, según un estudio elaborado por el Banco de Previsión Social (BPS).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Venta ambulante: para el BPS integran el 33,6 % de difícil captación. Foto: F. Flores

A pesar de ese buen dato, hay sectores donde todavía hay luces rojas y el informalismo es fuerte. El caso más claro es en el servicio doméstico, donde una de cada dos trabajadoras no recibe los beneficios de la seguridad social al no estar registrada.

El estudio elaborado por la Asesoría General de la Seguridad Social del BPS comprende 10 años (entre 2004 y 2013) y en ese período se observa una caída continua en el porcentaje de evasión.

En 2004 ese porcentaje llegaba a 37,49% para bajar a 18,67% en 2013, lo que verificó un descenso de 50%. Para el cálculo, el informe toma una cantidad de puestos potenciales de trabajo y luego desagrega los puestos cotizantes y los no cotizantes.

En la última comparación interanual, el informe señaló que la evasión disminuyó casi 4% entre 2013 y 2012, como resultado del aumento diferencial entre los puestos potenciales y los puestos cotizantes.

En esa comparación, fueron los puestos cotizantes los que presentaron un incremento superior (2,07%), mientras que en los potenciales fue inferior y alcanzó 1,1%. El total de casos de informalidad según los cálculos del BPS alcanzó a 297.967 personas en 2013.

A su vez, el estudio indicó que la afiliación a la seguridad social con mayor nivel de evasión fue el servicio doméstico donde llegó a 48,32%, seguida por la construcción que presentó un 25,92%, industria y comercio con 18,37%, mientras que para el sector público la evasión fue nula.

Igualmente, el informe expresó que la evasión disminuyó en todos los sectores en la comparación entre 2012 y 2013. Fue en el servicio doméstico donde se verificó la mayor caída con 3,43 puntos porcentuales, mientras que en la construcción y en industria y comercio se produjo un decrecimiento leve de la informalidad, con 0,74 y 0,34 puntos porcentuales respectivamente.

Por otra parte, de los 297.967 puestos no declarados, el 33,67% podrían ser considerados de difícil captación, según el informe. Esos puestos se relacionan con actividades de un alto grado de informalidad, ya que corresponde, entre otros, a venta ambulante, mano de obra familiar y servicio doméstico.

El resto (calculado en 197.654 puestos) serían de captación más probable, al corresponder a trabajadores dependientes no declarados en el sector de industria y comercio, construcción y trabajadores patronos también de industria y comercio. Respecto a los evasores de difícil captación, el BPS concluyó que en 2012 representaban el 36,13% del total de los puestos no cotizantes, mientras que al año siguiente, se redujeron aproximadamente en 2,5 puntos porcentuales y alcanzó el 33,67% del total de evasores. La dependencia del BPS observó que en todo el período analizado la mayoría de las aportaciones a la seguridad social mostraron un comportamiento creciente.

Las únicas excepciones a esa tendencia se verificaron en la afiliación de la construcción en 2009 y 2013, donde se produjeron disminuciones del orden de 2,45% y 0,41% respectivamente, en comparación con los años anteriores. El informe mencionó que en 2013 el mayor crecimiento de cotizantes se notó en la aportación civil con 3,28% y en los patrones de industria y comercio con 3,2%.

Los hombres tuvieron mayor tasa de actividad


El informe sostuvo que la tasa de actividad de los hombres en 2013 fue muy superior al de las mujeres y alcanzó una diferencia de aproximadamente 20 puntos porcentuales en el total del país y en zonas urbanas de más de 5.000 habitantes.

La dependencia del BPS destacó que en las localidades de menos de 5.000 habitantes y zonas rurales la diferencia fue superior a los 25 puntos porcentuales. A su vez, la tasa de desempleo en 2013 fue de 5,01% en los hombres en todo el país, mientras que en las mujeres llegó a 8,21%.

Por otro lado, observó una diferencia por región: mientras los hombres se ofrecieron más en el mercado de trabajo en las localidades de menor tamaño y zona rural, las mujeres lo hicieron más en las localidades mayores a los 5.000 habitantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)