SON CUATRO LAS QUE OPERAN

BCU le baja el pulgar a una modalidad de "Uber financiero"

Plataforma TuTasa seguirá operando, pero deberá liquidar su fideicomiso.

Ayer el BCU convocó a la primera reunión de actores del sistema financiero. Foto: BCU

A todos nos va a llegar nuestro Uber", vaticinó el año pasado el publicista Álvaro Moré. "Internet cambió todo y las nuevas tecnologías están desplazando a las industrias establecidas", agregó en una entrevista con El País el presidente de la agencia Young & Rubicam Uruguay.

Uno de los terrenos donde este fenómeno se volvió más visible fue en el financiero. Reflejando lo que ocurre en el resto del mundo, en Uruguay también empezaron a surgir actores a los que se suele denominar "Uber financieros". Se trata de plataformas de crédito peer to peer lending (P2PL), o "entre pares". A grandes rasgos, es un servicio que conecta a alguien que necesita un préstamo con otro que está dispuesto a prestar el dinero. El vínculo se hace a través de una plataforma digital y sin la participación de ninguna institución financiera "tradicional".

Cómo se debe regular a estos nuevos jugadores ha estado en el centro del debate desde su aparición. También despertó el recelo de los agentes establecidos en el mercado. Ya a principios del año pasado representantes de la Asociación de Bancos Privados (ABPU), de la Bolsa de Valores de Montevideo, de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias y del sindicato bancario (AEBU) se reunieron con el superintendente de Servicios Financieros del Banco Central (BCU), Juan Pedro Cantera, por este asunto. Ayer hubo una reunión que incorporó a la mesa las plataformas P2PL.

Fue justamente Cantera quien redactó una resolución —con fecha 12 de mayo de este año, a la que accedió El País— en la que, además de realizarse un exhaustivo análisis sobre TuTasa, una de las plataformas de este tipo que opera en Uruguay, se ordena el "cese de las actividades" realizadas por el fideicomiso armado por esta empresa. Además, se agrega que deberá facilitar a la Superintendencia de Servicios Financieros "un plan para la devolución de los fondos aportados al Fideicomiso TuTasa Peer to Peer Lending por parte de los fideicomitentes (inversores), en caso de que el mismo haya realizado transacciones".

TuTasa (que a fines de julio llevaba alrededor de $ 60 millones otorgados) presentó un recurso para revocar esto, pero una nueva resolución —en este caso, del directorio del BCU y del día 9 de agosto— lo desestimó, "confirmando en todos sus términos el acto impugnado".

¿Por qué el BCU adoptó esta postura? De la resolución de mayo se desprende que el corazón de la diferencia es que mientras TuTasa considera que el servicio que presta es de mediación, para el regulador "la actividad que desarrolla el fideicomiso encuadra dentro del concepto legal de intermediación financiera". Para esto, la empresa debe tener la autorización del Poder Ejecutivo, agrega. "Mientras no se cuenta con dicha autorización, no puede ser desarrollada en forma jurídicamente válida, por lo que deberá cesar en el desarrollo de la misma".

El BCU argumenta que la operativa de TuTasa no es de mediación, dado que no se encarga simplemente de poner en contacto a quien busca un préstamo con quien lo quiere proveer, sino que introdujo en el esquema a un fideicomiso.

La empresa indica en su sitio web que "TuTasa SA es el agente fiduciario del Fideicomiso de Inversión TuTasa Peer to Peer Lending, pero agrega que "TuTasa no realiza intermediación financiera, habiendo constituido el primer fideicomiso en Uruguay para la modalidad de préstamos entre personas Peer to Peer Lending".

TuTasa había señalado en los descargos que hizo llegar al BCU en marzo, que no realizaba intermediación financiera puesto que esta "se encuentra reservada para las instituciones bancarias". El regulador, por su parte, entiende que puede haber intermediación financiera "sin que exista actividad bancaria". La de TuTasa no es una actividad "meramente financiera sino de intermediación en productos financieros", detalla. "Se captan recursos financieros y se los invierte en préstamos", expresó el Central.

Además, la resolución del BCU señala que "quien define a quién se le otorga el crédito es el fideicomiso (actuando a través del fiduciario) y no es el fideicomitente (es decir, el inversor)". Añade que el que "asume el riesgo desde el punto de vista jurídico" es el "fideicomiso y el riesgo (económico) que corre el fideicomitente se vincula a la recuperación que el fideicomiso pueda hacer de los créditos otorgados".

Uno de los puntos expuestos en el considerando plantea que "otro elemento que aleja el contrato de la mediación es que el fideicomitente no conoce a quien se otorga el préstamo, por tanto no se trata de una mera aproximación entre partes". En cambio, es el fideicomiso el que otorga los préstamos "sin que los tomadores de préstamo conozcan quiénes aportaron el dinero y sin que los inversores conozcan a quién se les concede el préstamo".

"Error".

Ahora, TuTasa tiene plazo hasta el 14 de octubre para liquidar el fideicomiso. "Lo cual haremos, y presentaremos al BCU el plan", dijo ayer a El País el CEO de la empresa, Marcelo Barreneche, quien calificó el cambio como "bueno", puesto que el "fideicomiso fue un error". Asimismo, subrayó que el regulador "instruye cesar la actividad del fideicomiso, no de TuTasa".

Para el empresario "se debería adaptar la figura de mediador para ser regulada como el agente que opera en las regulaciones de P2PL por ejemplo en Reino Unido". De hecho, TuTasa comenzó en junio un proceso de regularización ante el Financial Conduct Authority (FCA) británico para operar allí.

"Ahora con más experiencia y feedback del FCA tenemos el modelo legal unificado conforme a cómo se opera en el mundo", indicó Barreneche.

La firma, emitió además un comunicado en su página web en la cual dice que "al liquidar el fideicomiso, los inversores pasarán a ser titulares a nivel personal de los préstamos en que hayan participado. Ésta figura legal es consistente con el modelo de TuTasa para Reino Unido y resto de los países de Latinoamérica. Los dineros prestados serán devueltos según las mismas condiciones de monto, plazo y tasa establecidos".

La inversión de TuTasa en Uruguay ya supera los US$ 2 millones.

BCU empieza a "articular" en sector fintech.

Ayer el Banco Central (BCU) convocó a una reunión a bancos, aseguradoras, las bolsas de valores (la de Montevideo y la Eléctronica), la Agencia Nacional de Investigación e Innovación y las fintech (como los "Uber financieros") para empezar a discutir "la innovación en el sector financiero y afrontar con compromiso los aspectos tanto de adecuación regulatoria como de negocios en un mundo desafiado por la tecnología", dijo el BCU en un comunicado. El presidente de la Cámara Uruguaya de Fintech, Sebastián Olivera, dijo ayer a El País que la idea del Central "es empezar a articular con todos los actores" del sistema financiero y va a "fijar una agenda de trabajo". Respecto al problema de TuTasa, dijo que no es parte de la cámara y que la gremial quiere "trabajar por normativa que favorezca al sector y la transparencia".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)