INFRAESTRUCTURA

BM sugiere dar cabida a privados en obras

Latinoamérica tiene que aumentar la eficiencia en el gasto en infraestructura, ya que representa apenas el 2,8% anual de su Producto Interno Bruto (PIB), pero ante el escaso espacio fiscal la clave es apoyarse en el sector privado para cerrar la brecha existente, indicó el Banco Mundial (BM).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Banco Mundial. Foto: Agencias / Archivo.

El reporte "Repensar la infraestructura en América Latina y el Caribe - Mejorar el gasto para lograr más", subraya que aunque es cierto que la región está retrasada respecto a otras en cuanto a inversión en infraestructura, debería centrarse más en mejorar el gasto en lugar de incrementarlo.

América Latina y el Caribe dedican como promedio el 2,8% de su producto interior bruto (PIB), comparado con el 7,7% en Asia oriental y el Pacífico, el 5% del Sudeste Asiático y el 6,9% de Oriente Medio y África del Norte.

El informe destacó que la inversión latinoamericana es muy variada, con países como Bolivia, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Panamá o Perú, con un gasto superior al 4% anual.

Países grandes como Argentina o México reducen la media ya que apenas dedican el 2,1% y 1,6%, respectivamente, a proyectos de infraestructura.

La cifra no es suficiente para avanzar en la integración social y, sobre todo, "no corresponde a las aspiraciones de la creciente clase media latinoamericana", que ha aumentado notablemente en la última década.

"La inversión en infraestructura puede servir como un poderoso motor de crecimiento en América Latina y el Caribe ahora que la región emerge de seis años de desaceleración, incluidos dos de recesión", sostuvo Jorge Familiar, vicepresidente del BM para América Latina y el Caribe. Pero Familiar matizó que "en el contexto actual de espacio fiscal reducido, es esencial que las inversiones sean tan eficientes como sea posible y que el potencial del sector privado sea completamente aprovechado".

De hecho, apuntó a profundizar en las alianzas público-privadas para combinar los recursos de ambos sectores y favorecer la optimización de las inversiones.

En concreto, el BM citó el caso del sector energético, donde las pérdidas por transmisión y distribución son elevadas. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)