inversión agropecuaria

La bodega y hotel en Garzón por US$ 85: de un petrolero

El proyecto de uno de los hombres más ricos de Argentina.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bulgheroni: en 1999 imaginó una "pequeña Toscana" en Uruguay. Foto: archivo El País

Es uno de los hombres más ricos de Argentina —junto a su hermano Carlos posee un patrimonio conjunto que asciende a US$ 5.880 millones— y se propuso crear la primera bodega sustentable construida fuera de América del Norte. Con una inversión que cuando esté completa —falta la construcción de un hotel de lujo— alcanzará a US$ 85 millones, el empresario argentino Alejandro Bulgheroni inaugurará oficialmente Bodegas Garzón el próximo 10 de marzo.

En 2.220 hectáreas de extensión, Bulgheroni tiene los viñedos. La bodega de 19.050 metros cuadrados recibió uvas por primera vez de la cosecha 2014/15.

En una entrevista con la agencia Bloomberg, el empresario argentino señaló que el proyecto se completará con un club de vinos con una cuota de ingreso de US$ 180.000, donde los usuarios puedan crear sus propios vinos.

Para Bulgheroni, que es presidente honorario de PanAmerican Energy (PAE) —la segunda petrolera más grande de Argentina— el negocio petrolero se parece al que emprendió en Uruguay.

El "vino y las aceitunas se asemejan al negocio del petróleo. Me gusta explorar cosas nuevas, nuevos lugares, nuevas tecnologías. Tienen que ver con el futuro. En el aceite, lo que está sucediendo hoy en día es algo que pensé hace unos 10 años", afirmó a Bloomberg.

La bodega es sustentable siguiendo las rigurosas exigencias del United States Green Building Council (Usgbc).

De hecho, por la eficiencia de las instalaciones utilizará 40% menos de energía en comparación con otras de su tipo, según la página web del emprendimiento.

A su vez, mediante energía eólica y fotovoltaica va a generar el 40% de las necesidades energéticas.

La bodega se completa con un restaurante con un espacio para recibir a 120 comensales.

Bodega Garzón es sólo una parte de Agroland S.A., el negocio agropecuario de Bulgheroni que incluye la cría de ganado, aceite de oliva virgen extra (Colinas de Garzón, que está entre los 10 mejores del mundo), miel, almendras y nueces.

La historia oficial dice que Alejandro Bulgheroni y su esposa Bettina descubrieron Garzón en 1999, vieron en la posibilidad de tener su "pequeña Toscana en Uruguay" y así nació Agroland.

Además, posee otras tres empresas en Uruguay vinculadas al negocio agropecuario: Nuevo Manantial (Rocha y Treinta y Tres), Gamorel (Salto) y Estancias del Lago (Durazno). Da empleo a unas 2.000 personas. La mayor inversión fue la del tambo Estancia del Lago con US$ 250 millones.

"Cuando compré el primer campo en Garzón, Uruguay, en 1999, pagué US$ 700 por hectárea y considero que fue una buena inversión, muy oportuna. Un campo similar en la Argentina en ese momento costaba US$ 2.700 la hectárea", calculó en una entrevista con Forbes Argentina.

"Estamos en la etapa de la internacionalización del negocio. Buscamos nuevos mercados para exportar Colinas de Garzón y los vinos de Bodega Garzón. Para mí esto es un desafío, no me gustan los proyectos chicos. Si me involucro en algo tiene que ser grande", había agregado.

También invirtió en parques de energía eólica en Uruguay. Entre marzo de 2007 y junio de 2008 colocó, en Rocha, los primeros molinos de viento de la sociedad Nuevo Manantial. Esos fueron los primeros de un privado en inyectar energía a la red de UTE.

A su vez, en 2012 su compañía Bridas (los Bulgheroni poseen el 50% y la otra mitad es de la china CNOOC) pagó US$ 700 millones para quedarse con las operaciones de la estadounidense ExxonMobil en la Argentina, Paraguay y Uruguay (básicamente estaciones de servicio y una refinería). Parte de la operativa ya cambió la marca a Axion Energy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)