Presidente del Banco Central se opone ya que son un seguro

Brasil: desempleo en 8,7% y rechazan utilizar reservas

La tasa de desempleo en Brasil subió a un 8,7% en el trimestre hasta agosto y marcó un nuevo nivel histórico de la serie iniciada en 2012, según el sondeo Pnad divulgado ayer por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El sondeo nacional por muestras de domicilio (Pnad, por su acrónimo en portugués) había mostrado que en el trimestre hasta julio la tasa de desempleo había sido de 8,6%.

Con ese panorama laboral y una economía en recesión, el presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini, dijo ayer a legisladores que se opone a utilizar los US$ 370.000 millones en reservas en dólares del país en este momento, ya que son un seguro para la mayor economía de América Latina.

La especulación de que Brasil podría vender dólares de sus reservas en el mercado fue más fuerte el mes pasado cuando el real cayó a mínimos históricos de más de cuatro unidades por dólar.

Tombini advirtió en ese momento que el banco estaba preparado para usar las reservas para frenar un aumento en la volatilidad.

Algunos economistas dicen que Brasil tiene un exceso de reservas en moneda extranjera que podría vender para reducir su deuda pública, en momentos en que el gobierno tiene problemas para equilibrar el déficit presupuestario.

En declaraciones a legisladores durante un desayuno en la sede del banco central, Tombini dijo que no respalda la idea de usar reservas extranjeras para pagar deuda.

"No tocaría las reservas en este contexto", dijo el funcionario, según una grabación de la reunión obtenida por Reuters. Argumentó que las compañías locales no han tenido dificultad en hallar financiamiento externo "pese a la turbulencia internacional y toda la incertidumbre respecto a la economía brasileña".

El real recortó ganancias luego de que Reuters divulgó las declaraciones de Tombini. Igual el dólar bajó 1,68% y cerró en 3,8541 reales.

Por otro lado, la política monetaria en Brasil debe permanecer vigilante para combatir la inflación pese a la incertidumbre respecto a cómo el gobierno lidia con un creciente déficit presupuestario, dijo el Banco Central ayer en las minutas de su más reciente reunión de política monetaria.

El Banco Central mantuvo sin cambios su tasa de interés referencial Selic en un 14,25 % por segunda reunión consecutiva la semana pasada, pese a un fuerte aumento de las expectativas de inflación.

La decisión de mantener las tasas sin cambios dio un respiro a la presidenta Dilma Rousseff, quien lucha por su supervivencia política en momentos en que el país atraviesa su recesión más profunda en 25 años.

En las minutas, el banco resaltó la incertidumbre sobre el ritmo de mejoría de los resultados fiscales y dijo que la realineación de precios relativos, como la tasa cambiaria, ha sido más lenta, pero más intensa que lo previsto.

"En ese contexto, el comité cree que la política monetaria debería permanecer vigilante pese a otras políticas", sostuvo el banco. El uso del término "vigilante" significa que el banco no descarta completamente otra alza de tasas de interés si la depreciación del real y resultados fiscales decepcionantes mantienen a la inflación alta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)