Además cayó la actividad y se aceleró la suba de precios

Brasil perdió más de 115.000 empleos en mayo, un récord

Brasil perdió empleos en mayo a un ritmo sin precedentes para el mes, mientras que la actividad económica se desplomó y la inflación se aceleró más allá de los pronósticos, según datos oficiales publicados ayer, en más evidencia de la fuerte desaceleración de la mayor economía de América Latina.

En mayo, la economía de Brasil perdió la cifra neta de 115.599 empleos, dijo el Ministerio del Trabajo, el peor resultado para el mes desde que empezó la serie actual, en 1992.

Más temprano en la víspera, cifras oficiales mostraron que la actividad económica disminuyó un 0,84% en abril respecto a marzo, más que el doble de lo que esperaba el mercado, y que la inflación escaló a 8,8% a mediados de junio, casi el doble de la meta oficial de 4,5%.

Las cifras resaltan los pronósticos de que en 2015 la economía de Brasil se contraerá al ritmo más acelerado en un cuarto de siglo, aún cuando los datos del Producto Interno Bruto (PIB) todavía no llegan a confirmar una recesión técnica. El declive ha afectado la popularidad de la presidenta Dilma Rousseff y hace peligrar la calificación de grado de inversión del país, mientras disminuyen los ingresos tributarios.

Desde comienzos de año se han perdido más de 200.000 empleos, lo que deja la tasa de desempleo en un máximo de cuatro años de 6,4% en abril.

Economistas afirmaron que el indicador subiría más mientras aumenta la pérdida de empleos, y que potencialmente superaría el 8% durante el segundo semestre del año.

"Por el lado positivo, el ritmo más rápido de incremento en el desempleo debería ayudar a bajar la inflación más rápido de lo que esperan los pesimistas; por el lado negativo, la aceleración del desempleo va a ahogar el crecimiento y muy probablemente creará problemas de calidad de activos", dijeron economistas de Morgan Stanley.

Los rendimientos de los futuros de las tasas de interés de Brasil subían, lo que implica que los mercados apuestan por mayores tasas de interés luego de que esta semana el Banco Central reiteró que quiere que la inflación se reduzca a 4,5% para fines de 2016.

La inflación se ha mantenido alta pese al crecimiento débil, principalmente debido a una serie de alzas en los precios que regula el gobierno desde comienzos de año.

Dentro de las medidas del Ministerio de Hacienda para ahorrar el equivalente a 1,1% del PIB del presupuesto del gobierno de 2015, este año han subido los precios de la lotería, las tarifas de la electricidad y los precios de los combustibles.

La inflación de Brasil subió más de lo esperado en el mes hasta mediados de junio, pese a los esfuerzos del Banco Central por contener las expectativas de precios con sucesivas alzas en las tasas de interés.

Los precios al consumidor medidos por el índice IPCA-15 subieron 0,99% en el mes a mediados de junio, informó ayer el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Analistas consultados en un sondeo de Reuters habían proyectado un alza de 0,85% en el índice. El mes anterior, el índice subió 0,6%.

La inflación anual escaló a 8,8% desde la aceleración de 8,24% hasta mediados de mayo, casi el doble del objetivo oficial de 4,5% y el ritmo más fuerte desde diciembre de 2003.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)