Crudo de referencia de Ancap cerró con el menor precio desde abril de 2009

Brent sigue en picada; el rublo se desploma y caen bolsas europeas

El barril de crudo Brent para entrega en febrero cerró ayer en el mercado de futuros de Londres en US$ 51,10, con un descenso de 3,78% respecto a la sesión anterior y su mínimo desde el 30 de abril de 2009.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La caída del petróleo arrastra a los mercados bursátiles. Foto: Archivo El País

El petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, acabó la sesión en el International Exchange Futures (ICE) con una reducción de US$ 2,01 respecto a la negociación del lunes, cuando finalizó en US$ 53,11.

El Brent cerró ayer en su valor mínimo en casi seis años, presionado una vez más por el exceso de oferta frente a una descenso de la demanda global.

Con esta persistente tendencia a la baja, se agrava un día más el desplome del precio del petróleo Brent, que comenzó el pasado verano, cuando cotizaba por encima de los US$ 115.

Con el cierre de la víspera, el crudo de referencia de Ancap se ubica US$ 58,9 dólares más barato que el precio de la paramétrica con el cual la empresa pública fija el precio de los combustibles (US$ 110 el barril).

Ancap ya anunció una rebaja en el precio de los combustibles que rondará el 5%, aunque todavía no definió la fecha. La empresa quiere que la nueva paramétrica tome un barril de Brent a US$ 60 y el dólar a $ 24,30 (la actual toma la moneda estadounidense a $ 21,75)

Rusia.

El rublo se desplomó en la víspera en los mercados instigado por la continuada caída de los precios del petróleo y llegó a cambiarse en la Bolsa de Moscú por encima de los 64 rublos por cada dólar estadounidense.

Con el país metido de lleno en un larguísimo puente festivo, que se prolongará aún hasta el próximo lunes, el Banco Central de Rusia mantiene invariable la cotización oficial de la moneda nacional, fijada el pasado 30 de diciembre en 56,23 rublos por dólar.

Tras la apertura el lunes de los mercados bursátiles, el rublo ha llegado registrar una depreciación cercana al 15% en relación a su última cotización oficial, presionado por el precio del petróleo Brent.

Con la marca alcanzada ayer en la paridad entre el rublo y el dólar, la moneda rusa perdió prácticamente el 50% de su valor desde el 1° de enero de 2014, cuando se cambiaba a razón de 32,6 rublos por cada billete estadounidense.

La divisa rusa lleva más de dos meses sometida a diversas y duras presiones que han sumido su cotización internacional en una fuerte inestabilidad, con caídas y ascensos vertiginosos que hacen imposible calcular su verdadero valor actual.

A su vez, la Bolsa de Moscú sufrió un descenso de casi 2%.

Bolsas.

Las principales bolsas europeas volvieron a cerrar ayer una jornada con pérdidas, afectadas de nuevo por los temores que suscita entre los inversores una posible salida de Grecia de la zona euro y el precio del petróleo y del euro.

En Europa, el mercado más bajista fue el español, el IBEX 35, que perdió el 1,22%, seguido de Londres, que cayó 0,79%, París el 0,68%, Milán el 0,25, y Francfort el 0,04%.

Ello a pesar de que los mercados europeos, tras el desplome sufrido el lunes, iniciaron la sesión con una recuperación, que se vio sustentada después por la apertura en positivo de Wall Street. No obstante, tras el desplome del precio del petróleo, volvía a teñirse de rojo.

A todo ello se unía en Europa la incertidumbre sobre el futuro político de Grecia ante las elecciones del próximo 25 de este mes.

Baja de moneda rusa puede afectar a lácteos uruguayos

El desplome del rublo puede pegarle fuerte a los lácteos uruguayos, pues Rusia es el principal importador de manteca desde hace varios años.

A noviembre del año pasado (últimos datos disponibles) Uruguay llevaba exportadas 19.712 toneladas de manteca por US$ 93,6 millones, según datos del Instituto Nacional de la Leche (Inale). Prácticamente toda esa manteca se envió a Rusia. Además, en el sector cárnico años atrás, Rusia fue el principal importador en volumen de carne bovina y menudencias, pero luego fue desplazado por China.

En menudencias, los importadores rusos compraban hígados y corazones bovinos, pero con la reiterada caída de precios, los frigoríficos buscaron otro mercado alternativo que pagara mejores precios: Perú. (Con información de EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)