CONSUMIDOR MÁS CAUTELOSO

Cae disposición a comprar y poder adquisitivo en dólares

La moneda rinde menos y se afecta comercialización de bienes durables.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los compradores tiene más cautela actualmente. Foto: AFP

Este año el valor del dólar continuó su proceso de fortalecimiento mientras que la capacidad de compra de los asalariados uruguayos viene en descenso como consecuencia del estancamiento de la actividad. Ambas variables llevaron a que el poder adquisitivo en dólares de los consumidores -medido en base al Índice Medio de Salarios (IMS)- haya descendido aproximadamente 10% en comparación con tres años atrás.

La divisa estadounidense subió su cotización 3,78% en lo que va de 2016 y desde 2014 el incremento es de 44,94%. A su vez, el salario real o poder de compra (IMS menos inflación) creció 1,21% hasta abril y terminó el año pasado con una mejora de 0,39%, que significó la menor suba en 13 años.

Estos números traen consigo una caída del consumo en los sectores con valores en dólares como automóviles, electrodomésticos y viajes, entre otros. Pero los analistas coinciden que más allá del menor poder de compra, la baja demanda es producto de un clima de pesimismo entre los consumidores por la situación económica.

“Está pesando en el ánimo de los consumidores ver una caída de la actividad, del empleo, una inflación de 11%, un gobierno que aumenta impuestos y reduce gastos. Todo eso pesa mucho en la decisión de compra”, dijo a El País la economista de PwC, Mercedes Comas.

En efecto, la predisposición a la compra de bienes durables -una de las variables que conforma el Índice de Confianza del Consumidor- que mide la Cátedra SURA de Confianza Económica de la Universidad Católica y Equipos Consultores, se ubicó en abril en 22 puntos. Se trata del segundo valor más bajo del indicador desde 2007, solo superado por septiembre de 2015 con 20 puntos.

Respecto a las expectativas de los compradores, el economista Santiago Rego de CPA Ferrere expresó que la mayor afectación surge de que “en Uruguay tenemos la idea que cuando el tipo de cambio empieza a subir puede haber algún problema”. En la misma línea, Comas apuntó que por las señales que ven, para los consumidores “puede haber olor a crisis”.

El analista de Equipos Consultores Alejandro Cavallo explicó que “la predisposición a la compra de bienes durables en general cae cuando hay subas del tipo de cambio”, pero agregó que en la actualidad también inciden otros factores como menores expectativas de aumentos de ingresos y más dudas sobre la seguridad laboral.

Ese conjunto de factores, generó un clima donde “es más difícil proponerse compras de bienes semidurables o durables”, sostuvo Cavallo. En ese sentido, Rego señaló que aquellas “decisiones de consumo muy pensadas, como comprar un automóvil, se tienden a postergar” en un escenario como el actual.

“Una cosa es la capacidad adquisitiva en dólares y otra que (los consumidores) quieran comprar”, manifestó Comas. Asimismo, explicó que los asalariados en épocas como esta piensan “mejor guardo (el dinero) por precaución y esperar a ver qué pasa” antes de comprar bienes durables.


Si no puede ver las gráficas haga click aquí

Sectores.

Los cambios en el comportamiento de los consumidores por su menor poder adquisitivo y las peores perspectivas, ya vienen impactando desde hace tiempo en la venta de vehículos cero kilómetro, que llevan 13 meses consecutivos en caída en la comparación interanual, según datos de la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU).
“La suba del tipo de cambio siempre se refleja en las ventas de los autos de menor precio”, donde la cotización en el mercado ronda entre US$ 9.000 y US$ 12.000, dijo a El País el presidente de la Asociación de Concesionarios de Marcas de Automotores (Ascoma), Jorge West.

También explicó que el mercado de vehículos nuevos ya ajustó sus precios hace algunos meses, pero aún no ocurrió lo mismo con los usados porque “los dueños siguen defendiendo el valor de su auto, aunque no tenga relación con los precios reales”.

Por su parte, el ex presidente de la Asociación de Agencias de Viajes (Audavi), Sergio Bañales, manifestó que el nivel de actividad del sector “es bastante dependiente del dólar”. Por tanto, el menor poder adquisitivo de los uruguayos en esa moneda está provocando bajas en las ventas mensuales de entre 12% y 14% respecto al año anterior según informó.

Detalló que ya hubo afectación en la zafra de viajes de verano y las dificultades se están sintiendo aún más en las ventas para las vacaciones de julio. “No hemos vendido muchos paquetes, aparte se encareció Estados Unidos”, principal destino en esa época por los viajes de jóvenes hacia Orlando y Miami.

Bañales agregó que la caída en la facturación de las agencias no fue mayor porque varías aerolíneas internacionales incorporaron promociones a raíz del menor movimiento turístico en Brasil y Argentina.

En tanto, según datos de la Cámara de Comercio, la venta de electrodomésticos cayó 2,4% en los establecimientos del sector y 3,1% en los supermercados en el primer trimestre del año. Esa tendencia se arrastra del año pasado, cuando la venta bajó 11,1% en los locales especializados y 14,8% en las grandes superficies.

Futuro.

Sobre la evolución hacia fin de año del poder de compra, Cavallo indicó que “caerá tanto deflactado por inflación como cuando se calcula en dólares, aunque en este último caso la caída será un poco más”.

Rego manifestó que la capacidad adquisitiva de los uruguayos “se seguirá debilitando” en dólares ya que se mantendrá al alza el tipo de cambio y “los ingresos crecerán a tasas menores que en 2015”.

Por último, Comas plantea un escenario diferente, donde el poder adquisitivo en dólares “no va a variar mucho” respecto al nivel actual dado que no espera una “valorización importante” del tipo de cambio hacia finales de 2016.


No hay consenso sobre la evolución del dólar


Luego de un final de 2015 y un inicio de 2016 con fuerte presión al alza, el valor del dólar se moderó e incluso lleva tres meses consecutivos con caída en el promedio de cotización “punta a punta”. En el inicio del año producto de una alta volatilidad en los mercados internacionales, la divisa llegó a venderse en locales cambiarios arriba de $ 33, pero el último viernes cotizó a $ 31,60.

En ese clima de presiones al alza de la moneda, los analistas locales auguraron a principio de año que en 2016 seguiría el fortalecimiento del tipo de cambio. Había consenso sobre un dólar a $ 35 hacia final de año y hasta algunos arriesgaban que llegaría a $ 38.

Pero el freno de los últimos meses llevó a que algunos economistas varíen su pronóstico. Mercedes Comas de PwC dijo que la última proyección realizada sobre el dólar preveía un valor de $ 34 al final del año, pero señaló que próximamente “se podría revisar a la baja”.

Alejandro Cavallo de Equipos Consultores indicó que inicialmente esperaba un dólar a $ 36 hacia final de año, pero “es posible que tanto por las caídas de la moneda en la región como por las restricciones monetarias domésticas terminemos teniendo una suba menor, cercana a los $ 35”.

A su vez, el economista Santiago Rego de CPA Ferrere expresó que “prevemos que el peso se siga depreciando respecto al dólar, que seguirá fortaleciéndose en el mundo y en Uruguay también”. La proyección de la consultora es que la moneda estadounidense culmine el año cotizando “a $ 35 o un poco más arriba”, señaló Rego.

Según Cavallo, más allá de la moderación de la divisa en las últimas semanas, el país “necesita continuar abaratándose en dólares y para eso se necesita un tipo de cambio” cercano a $ 35 hacia fin de año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)