UNA DE CAL Y UNA DE ARENA

Caen exportaciones en julio y preocupa la competitividad

Si bien crecen en el año, la gremial advierte: “Necesitamos abaratarnos”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Reuters

Entre enero y julio de este año las exportaciones uruguayas crecieron en comparación con el mismo período de 2016. El medio vaso vacío es que el dato del séptimo mes del año mostró un descenso de las colocaciones nacionales respecto a iguales 31 días del año anterior.

La información divulgada por Uruguay XXI ayer da cuenta de un incremento de 6,3% en el acumulado del año, mientras que la contracción en el mes fue de 3,9%, explicada por menores colocaciones de trigo, concentrado de bebida, arroz, productos lácteos, pescados y otros productos del mar y soja. Durante julio las ventas al exterior sumaron US$ 765 millones (esta cifra incluye lo que salió del país desde zonas francas).

La secretaria ejecutiva de la Unión de Exportadores (UEU), Teresa Aishemberg, dijo ayer a El País que estos datos más recientes muestran que "la recuperación de las exportaciones no es firme, no es permanen-te". Agregó que "en la medida que queda atrás la zafra sojera, los números no son tan auspiciosos".

Más allá de esto, el senior manager de PwC, Marcos Soto, dijo a El País que pese a la contracción de julio, en los primeros siete meses de 2017 hubo un aumento frente al año pasado. "Lo que importa acá es la película, la tendencia", añadió Soto, quien recordó que esto se da, además, tras dos años (2015 y 2016) de descenso en las exportaciones uruguayas.

"Que la tendencia sea creciente es un dato alentador", dijo Soto, quien de todas maneras señaló que datos negativos como el de julio "pueden llegar a preocupar o encender luces amarillas". Especialmente, agregó, por el lado de la competitividad.

El Tipo de Cambio Real (TCR) — si bien no es el único indicador que refleja una mayor o menor competitividad, puede resultar una medida sintética de la evolución de los precios de los bienes domésticos respecto a los del resto de los países— retrocedió en la comparación interanual 8,91% en junio (el último dato disponible). De hecho, cada mes entre enero y junio mostró un deterioro del TCR frente al mismo mes del año anterior.

Soto apuntó que las mejoras de competitividad por tipo de cambio son siempre "artificiales" (sobre todo cuando socios comerciales de peso como Argentina y Brasil tienen monedas "profundamente inestables") y que deberían aprovecharse para "procesar otras mejoras estructurales".

Dentro de la lista de desafíos internos que Uruguay debería encarar para mejorar sus costos están las tarifas (especialmente la de la energía eléctrica), los costos logísticos y de infraestructura, la productividad del trabajo y la concreción de acuerdos comerciales, claves para colocar la producción nacional fuera de fronteras de manera eficiente, enumeró Soto.

Por su parte, Aishemberg también indicó preocupación por la competitividad del país. Para la secretaria ejecutiva de la gremial de exportadores los costos de producción que tiene Uruguay son "altos" en comparación con los que poseen sus competidores.

"Necesitamos abaratarnos en dólares, reduciendo los costos internos", enfatizó la dirigente gremial. "Tenemos costos altos para producir en Uruguay, y tendríamos que tener un dólar más competitivo. Eso no está pasando", agregó. Consultada acerca de qué valor del billete verde desearía la UEU, Aishemberg respondió que no se fija un número, porque la comparación es siempre con el tipo de cambio real de los competidores y eso "es muy diná-mico".

Al igual que Soto, Aishemberg hizo hincapié en "aspectos de mediano y largo plazo" que hacen a la competitividad, como la apertura de mercados —donde mencionó que se "va avanzando" en el demorado acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea—, la reducción de la "burocracia y los trámites", la mejora de la infraestructura y la educación.

Desalineamiento.

Días atrás fue el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, el que se había referido a la competitividad. El BCU tiene "un ojo en la competitividad" y por eso le "preocupa el atraso cambiario", dijo el jerarca cuando fue el orador principal del almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing.

En tanto, el Informe de Política Monetaria del regulador (que se publicó ayer) marca que en el segundo trimestre del año se registró un "moderado desalineamiento del TCR observado respecto de su nivel de fundamentos", que situó en -4,1%.

"El nivel del TCR ha tendido a ubicarse algo por debajo de su nivel de fundamentos", agregó el trabajo.

Podio exportador: soja, carne y celulosa.

Durante julio la soja volvió a coronarse como el producto más vendido por Uruguay en el extranjero. Así, la oleaginosa sumó colocaciones por US$ 132 millones, 5% por debajo del mismo mes del año pasado. Esto es producto de una caída de 8% en los precios, que no se pudo compensar por una expansión de 4% en los volúmenes que se exportaron, indica el informe de Uruguay XXI. En el mes, China fue el gran comprador de la soja nacional: 73% de lo que salió de los puertos nacionales terminó en el gigante asiático. Entre enero y julio, en tanto, la soja acumula ventas por US$ 897 millones, 20% por encima del mismo periodo de 2017.

Con US$ 121 millones, la carne bovina consiguió el segundo puesto dentro del ranking exportador en el séptimo mes de 2017. "Tanto los volúmenes de colocación del producto como los precios se mantuvieron prácticamente incambiados", señala el trabajo de Uruguay XXI en relación a julio del año previo.

El tercer producto más exportado en el mes fue la celulosa, que sumó US$ 106 millones, 2% superior a la cifra de julio de 2016.

Uruguay XXI puso la lupa este mes en la evolución que ha tenido con los años el Mercosur como comprador de productos nacionales.

"En la última década ha representado cerca de un cuarto de las exportaciones uruguayas de bienes, pero llegó a significar más del 50% de las exportaciones uruguayas cuando se creó el bloque", señala. Así, mientras en 1994 concentraba el 47% de las ventas que realizaba el país al exterior, para el año pasado ese guarismo había bajado hasta llegar a 23%, menos de la mitad.

De todas maneras, sus integrantes siguen siendo socios comerciales de peso para el país: el año pasado Brasil fue el segundo destino en relevancia para las exportaciones uruguayas, mientras que Argentina —que en los últimos años perdió la importancia que supo tener por distintas trabas comerciales— quedó quinto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)