Jaime Reusche

"La calificación de Uruguay es relativamente robusta"

Entrevista con el vicepresidente del grupo de riesgo soberano en Moody´s.

—¿Qué tan sostenible es el grado inversor de Uruguay?

—Tenemos calificado a Uruguay con Baa2 con perspectiva estable. Está en el grado inversor, dos peldaños por encima del especulativo. A mediados de año reiteramos la calificación. Estamos viendo varios patrones que ya se avizoraban desde hace varios meses. Uno es que la tasa de crecimiento está convergiendo a niveles más bajos de lo que se vio en los últimos años. Es lo que está ocurriendo en la gran mayoría de los países latinoamericanos y en el caso uruguayo es pronunciada la desaceleración. Entre 2008 y 2013 la economía uruguaya creció a un promedio de 5,5%, en 2014 se dio una desaceleración a 3,5% y este año a 2,5%. Lo vemos como algo relativamente normal. Hubo un buen primer semestre, por lo que se va a ir desacelerando más en la segunda mitad del año por las condiciones de la economía regional y caída de precios de commodities. Los dos grandes vecinos, Argentina y Brasil, presentan riesgos y esto obviamente afecta a Uruguay. Pero, por el momento, no vemos presiones sobre la economía uruguaya que vayan a cambiar nuestra visión sobre la economía ni sobre la calificación. Vemos una calificación relativamente robusta. No vemos factores que la puedan cambiar ni a la baja, pero tampoco al alza. De ahora en adelante va a haber mayor estabilidad en la calificación.

—Con respecto a los lineamientos del Presupuesto, ¿era lo que preveían cuando reafirmaron la nota de Uruguay?

—Efectivamente. El marco fiscal para los próximos cinco años está más o menos en línea con lo que esperábamos; un ajuste muy gradual de las cuentas fiscales, que más que nada se da a nivel del gobierno central. Las empresas públicas que vieron deteriorar sus balances significativamente en los últimos cinco años, durante el mandato del presidente (José) Mujica, ahora esperamos que el ajuste se va a dar por ese lado. Pero, ya teníamos eso considerado dentro de la calificación. Lo otro que vemos es estabilidad en cuanto a los niveles de deuda, algo que es importantísimo dentro de la calificación, no vemos que las cifras de deuda empiecen a mejorar mucho en los próximos tres a cuatro años. Va a ser un período digamos, relativamente aburrido en cuanto a la calificación uruguaya. Para la economía uruguaya podemos pensar que habrá efectos de afuera, pero que no vayan a generar una crisis o descalces fuertes como fue en otras ocasiones.

—La inflación se ha acelerado en los últimos meses y está en 9,5%, ¿cómo ven esto para la calificación?

—Ese es uno de los temas que en cierta forma ha limitado los aumentos de la calificación de Uruguay. Hay tema relativamente estructural con la inflación. La mayoría de los países de la región pudieron dominar más la inflación, traerla a niveles más bajos. Es una economía relativamente pequeña y dentro de la región relativamente abierta, los precios de los combustibles, los alimentos presionan pero también hay varios aspectos que no se han tratado como el de la indexación salarial y otros elementos que para nosotros son una de las debilidades. Está el hecho de que si la inflación siguiera aumentando, eso pudiera llevar a impactos en materia de las cuentas fiscales. Eso es un riesgo, que existe y es un riesgo latente que es algo suficientemente significativo para bajar la calificación. Es algo que no se ve muy a menudo en países con calificación de grado inversor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)