Señaló que deben hacerse actuaciones selectivas y “agudizar el ingenio”

Canon: ninguna Aduana del mundo puede controlar todo

El director nacional de Aduanas (DNA), Enrique Canon, sostuvo que ninguna oficina de contralor de comercio exterior en el mundo puede controlar todo lo que ingresa o sale del país. Como ejemplo mencionó a la Aduana de Estados Unidos que luego del atentado del 11 de septiembre de 2001 intentó hacerlo y generó un colapso en la actividad económica y comercial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dijo que el 0 kilo también se implementaría en Rivera si fuera necesario. Foto: Ariel Colmegna

Por otra parte, el jerarca destacó que uno de los pilares del nuevo Código Aduanero, que comenzará a aplicarse en marzo, será la posibilidad de realizar controles en las zonas francas.

Lo que sigue es un resumen de la entrevista que Canon mantuvo con El País

—La Aduana es un organismo muy grande, donde hay mucha actividad, pasan muchas cosas. ¿Se puede controlar todo?

—Todo no se puede controlar. Justamente, el secreto aduanero es la gestión de riesgo. Controlar selectivamente usando herramientas de gestión de riesgo como las estadísticas. Eso requiere un historial sobre las variables que sean de riesgo y a apuntar hacia dónde está ese riesgo. No controlar todo. Es imposible, impracticable y además absolutamente contraproducente. Crea cuellos de botella en el comercio exterior. La Aduana de Estados Unidos, por ejemplo, después del 11 de septiembre de 2001 tuvo una mirada casi obligada y legítima de controlar absolutamente todo. Escaneaba todo lo que entraba en el país. Al mes tenía un colapso económico. Ahí, lo que estaba en riesgo no era la defraudación, era la seguridad del país. Pero fue impracticable, no lo pudo hacer. Lo que intentó fue una respuesta refleja. Pero los perjuicios que causó a la economía y a la población de Estados Unidos cuando se escaneaba el 100% de la mercadería fue muy superior a lo que se quiso prevenir. Entonces hubo que hacer un equilibrio entre seguridad y fluidez del comercio.

—Igualmente la situación de Uruguay es diferente a la que sufrió Estados Unidos en aquel momento.

—Acá el riesgo es otro. No quiere decir que estemos absolutamente salvados de cualquier acto de terrorismo, pero no parece ser nuestro riesgo. Lo nuestro va más por lo defraudatorio. Lo que sí hemos hecho es agudizar mas el ingenio e inteligencia para saber qué controlar. Como no se puede controlar todo, sería "donde pongo el ojo, pongo la bala". Y el ojo hay que ponerlo sobre los historiales que comprometen lo que fuera que queremos reservar, por ejemplo, la evasión fiscal. Si hay un evasor consuetudinario, a ese lo vamos a vigilar. La figura que estamos promocionando actualmente y está dentro del Código Aduanero es el Operador Económico Calificado, al cual no vale la pena prestarle atención porque está liberado de cualquier sospecha. Para el evasor, el sospechoso, mayor control y para el resto menos.

—¿Cuáles serían los objetivos de la Dirección Nacional de Aduanas para el próximo quinquenio con su continuidad en el cargo?

—La próxima DNA tendría que consolidar la modernización iniciada y avanzar en los aspectos que hacen a un control más eficiente. En particular, la reestructura que se está llevando a cabo brinda una oportunidad de un gerenciamiento más ágil y moderno. No hay una cultura de gerenciamiento en el Estado. Esto se está implementando con éxito en la DNA.

—Dentro de esa reestructura se encuentra el Código Aduanero que comienza a regir en marzo. ¿Cuáles son algunos de sus pilares?

—Uno es la ampliación del territorio aduanero a todo el territorio nacional. Eso implica, lo más significativo, el control aduanero dentro de las zonas francas. Ejercer el control que la ley nos otorga para, además, darle a las zonas francas mayor transparencia de la que tienen ahora, mayor prestigio desde el punto de vista internacional, que no le viene mal a Uruguay y tampoco a las zonas francas. Otro hecho es en materia infraccional, donde se consagra el principio de subjetividad en contrapartida de la objetividad, en la constatación de una infracción. Antes daba lo mismo a los efectos infraccionales si había dolo o culpa. La culpa es una omisión, una impericia; otra cosa es la intención fraudulenta. En este caso, eso se divide y el principio de subjetividad implica que el privado sea quien tenga que demostrar que no hubo intención dolosa. Allí habrá una sanción más leve.

—Mencionó a las zonas francas. Habló de una mayor transparencia. ¿Algunas uruguayas están mal vistas internacionalmente?

—La actuación de un órgano del Estado brinda una mayor transparencia. No es lo mismo una zona franca que tenga la mirada de la Dirección General Impositiva (DGI) a una que tenga además la mirada de la Aduana. Eso le permite a la zona franca presentarse ante el mundo con total transparencia y seriedad. Las zonas francas uruguayas están internacionalmente bien consideradas y que la Aduana tenga un control en ellas las sitúan en un escalón más arriba todavía.

plantilla laboral con juventud y experiencia

n El director de Aduanas señaló que el nuevo Código Aduanero traerá consigo una reorientación del personal dentro de la oficina recaudadora. Añadió que desde la implementación del código habrá una nueva tarea que la DNA actualmente no tiene y es el control de las zonas francas. "Estoy convencido que en materia de cantidad de personal no precisamos mucho más de los que tenemos hoy", sostuvo. Canon informó que la edad promedio de los funcionarios bajó en los últimos tiempos de los 56 a los 50 años.

"Tenemos que tender a bajar esa edad promedio, primero porque hay gente que ha trabajado durante mucho tiempo y tiene todo el derecho a retirarse y segundo por una verdad biológica: generaciones jóvenes vienen más aggiornadas y con conocimiento incorporado", afirmó.

Para Canon el ideal es tener una plantilla laboral que combine la experiencia de esos funcionarios de 50 años con otros más jóvenes. Eso aumentaría la productividad en la oficina.

Hubo 25 funcionarios procesados con prisión

Canon informó que durante todo el período pasado hubo 25 funcionarios aduaneros procesados con prisión y 169 pedidos en total de procesamientos con detenidos. Señaló que la cantidad de personas implicadas en delitos no generaba preocupación en la oficina recaudadora.

"Al revés, me parece un éxito. La gestión de riesgo se aplica sobre lo declarado. Con lo no declarado se hace inteligencia aduanera. Ahí se combina el trabajo del Grupo de Respuesta e Inteligencia Aduanera (GRIA) con cuatro sedes regionales de vigilancia en todo el país y funcionan en tres turnos que vigilan la ruta de acceso del gran contrabando.", explicó el jerarca.

"¿Tiene la Aduana que salir a correr a cada uno de los señores que se plantan en 18 de Julio con cigarrillos para vender? Esa es la función? No. Sería dilapidar los fondos públicos de una manera criminal y sin un resultado, porque de todos ellos agarraríamos una aguja en un pajar e impediríamos el consumo de diez cartones de cigarrillos, con un esfuerzo de participación policial a veces", sostuvo Canon.

En ese sentido, añadió que misión de la Aduana es "vigilar con inteligencia aduanera a los proveedores de esos señores que están en 18 de Julio. Y desbaratar redes de gran contrabando, verdaderas asociaciones para delinquir".

Canon afirmó que a pesar de exitosos operativos realizados por la Dirección Nacional de Aduanas contra el contrabando, es muy difícil que esas organizaciones delictivas dejen de operar en el país.

"El delito siempre va a existir. ¿Eso quiere decir que hay que desfallecer? No, al contrario. Para eso está la Aduana, para prevenir y disminuir el riesgo", sostuvo el jerarca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)